Los franceses debieron haber visto venir la cancelación del acuerdo de submarinos: analista

Por Daniel Y. Teng
04 de Octubre de 2021 1:21 PM Actualizado: 04 de Octubre de 2021 1:21 PM

Las autoridades francesas, aunque molestas por haber sido mantenidas al margen del AUKUS, no deben sorprenderse por la decisión de Australia de cancelar el problemático Programa de Submarinos del Futuro, de 90,000 millones de dólares australianos (65,000 millones de dólares estadounidenses), según un experto en defensa, que ahora dice que es el momento de que los gobiernos sigan adelante.

Greg Copley, presidente de la International Strategic Studies Association, dijo que el acuerdo trilateral AUKUS entre Estados Unidos, Australia y el Reino Unido tuvo que mantenerse en secreto hasta su presentación el mes pasado, lo que sorprendió a muchos.

“El problema era que para mantener el secreto de esta nueva alianza —que iba a ser controvertida— se corría el riesgo de alienar a algunos otros aliados, en particular a Francia”, dijo al profesor emérito de Derecho David Flint en un episodio de Australia Calling.

“Así que los franceses se sintieron, en cierto sentido, justamente ofendidos y humillados por el repentino anuncio de que los estadounidenses o los británicos proporcionarían los submarinos”, añadió, señalando que el AUKUS supuso la cancelación del Programa de Futuros Submarinos, que fue firmado en 2016 por el ex primer ministro Malcolm Turnbull.

El plan original era que el contratista de defensa francés Naval Group convirtiera 12 de sus nuevos submarinos nucleares de la clase Barracuda en submarinos de la clase Attack con propulsión diésel y equipados con sistemas de armas de EE. UU.

El predecesor de Turnbull, Tony Abbott, había querido en un principio comprar submarinos listos para usar, de la clase Soryu, a Japón, evitando la necesidad de que la industria australiana construyera el proyecto.

Sin embargo, se enfrentó a la resistencia interna de sus compañeros de partido, que deseaban que los submarinos se construyeran en Australia (una maniobra política habitual para utilizar los proyectos de defensa como fuentes de empleo).

El proyecto pionero e híbrido que resultó estuvo plagado de continuos retrasos y de cambios en los costes, desde las estimaciones originales de 10,000 millones de dólares australianos hasta las de 89,700 millones. Recientemente, el actual primer ministro Scott Morrison —que canceló el acuerdo— reveló que ya se habían invertido 2400 millones de dólares (1700 millones de dólares estadounidenses) en el proyecto antes de que comenzara la construcción.

Los ministros franceses han reaccionado airadamente a su cancelación, acusando a Australia y a Estados Unidos de “apuñalarla por la espalda” y retirando a sus embajadores de Canberra y Washington D.C.

Las discusiones sobre el acuerdo comercial entre la Unión Europea y Australia también se han pospuesto.

“La realidad es que los franceses debieron haber visto venir esto. Debieron haber visto el hecho de que el submarino que habían vendido a los australianos bajo el gobierno anterior no funcionaba”, dijo Copley. “No veríamos este nuevo submarino de diseño francés en el ejército australiano hasta dentro de al menos 20 años”.

“Esto es absolutamente inaceptable en términos económicos, políticos o estratégicos porque no sabemos cómo será el entorno estratégico dentro de 20 años”, añadió. “Y los franceses persistieron en esto sabiendo que se trataba de una gran estafa del dinero de los contribuyentes australianos por un producto que no existía”.

El HMAS Waller (SSG 75) de la Marina Real Australiana, un submarino diesel-eléctrico de la clase Collins, en el puerto de Sídney el 2 de noviembre de 2016. (Peter Parks/AFP/Getty Images)

Señaló que los franceses no eran los únicos culpables, ya que Turnbull, el exministro de Defensa Christopher Pyne y altos funcionarios de la marina australiana habían apoyado el programa.

“Los franceses debieron haberse ocupado de cortarse las venas como forma de disculpa por haber intentado robar tanto dinero a Australia”, dijo Copley.

“Pero la hazaña está hecha y ahora Australia pasa a una nueva era, al igual que Gran Bretaña y Estados Unidos”.

El pacto AUKUS no solo hará que los gobiernos de EE. UU. y del Reino Unido ayuden a Australia a adquirir submarinos de propulsión nuclear (una medida que cambiará significativamente el equilibrio de poder en el Indo-Pacífico), sino que también estimulará una mayor colaboración en el desarrollo de la cibernética, la inteligencia artificial, las tecnologías cuánticas y las capacidades submarinas.

Los ejércitos de EE. UU. y del Reino Unido también estudiarán la posibilidad de estacionar más tropas y fuerzas militares de forma permanente en Australia.

Copley señaló que es probable que surja una industria nuclear tras la adquisición de los submarinos, pero dijo que la discusión en torno al armamento nuclear estaba fuera de lugar.

“Las armas nucleares son muy del siglo XX. Han sido eclipsadas por tecnologías más nuevas. No necesitamos los costes masivos, no solo de la creación sino del mantenimiento de las armas nucleares cuando otras armas pueden realizar estas misiones estratégicas de forma mucho más eficaz”, dijo.

“Esas otras armas se construyen en gran medida en torno a las armas cibernéticas y las basadas en el espacio y, hasta cierto punto, a las armas cinéticas —como las hipersónicas— en las que se puede utilizar el impacto cinético de las armas no nucleares para eliminar objetivos clave. La realidad es que muy pocas guerras se ganan con la destrucción de poblaciones urbanas masivas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.