Los gobiernos deben despertar a la amenaza de China

Por John Robson
14 de Abril de 2020 7:44 PM Actualizado: 14 de Abril de 2020 7:44 PM

Comentario

Los gobiernos actualmente tienen las manos muy ocupadas tratando de contener una pandemia y dar a todo el mundo toneladas de dinero gratis en caída libre con los impuestos. Parece que esa tonta y vieja economía privada importaba después de todo. Pero la geopolítica tampoco se detiene. Así que mientras la marina china está al acecho y Estados Unidos está atracando sus portaaviones para proteger a las tripulaciones, debemos dejar de pensar en cómo debería ser la globalización en el futuro.

La globalización tiene mala fama, especialmente entre los paranoicos. Pero una de mis mejores frases históricas es: “Nunca atribuya a la conspiración lo que puede explicar la estupidez”. Soy muy escéptico cuando dicen que la gente está planeando tanto el comportamiento como el encubrimiento de un enorme complot histórico mundial que francamente parece incapaz de organizar una pelea en un salón.

Recuerden también que una vez desenmascaradas las conspiraciones, éstas tienden a desenmarañarse. La estupidez se queda ahí parpadeando.

Hablando de estupidez, en los años 90 me divertí mucho twiteando con los políticos neoliberales que parloteaban sobre la “era de la información” y pensaban que habían inventado el comercio internacional o algo así.

Era extraño en parte porque era una noticia muy antigua. Antes de 1914 la gente decía que el mundo estaba tan unificado económica, social e intelectualmente que era impensable que sucediera una guerra. Ésta llegó de todos modos. Y en “Los viajes de Gulliver”, que se remontan a más de un cuarto de milenio, había un reconocimiento temprano de la globalización: “Toda la tierra debe dar al menos tres vueltas antes de que una de nuestras mejores mujeres Yahoos pueda conseguir su desayuno, o una taza para servirlo”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Así que no importan las maravillas de la Edad de Vapor. El punto es que nuestros líderes han sido monumentalmente estúpidos con respecto a la forma del mundo globalizado del siglo XXI, no por algún complot dirigido por la ONU para esclavizarnos a todos, sino porque muchos de ellos sostienen ideas muy estúpidas con la tenacidad que solo los intelectuales pueden manejar. Principalmente que la China comunista es, o podría ser domesticada, como un participante normal en los asuntos mundiales al ser amable con ella y fingiendo no notar que ha realizado cosas horribles.

Incluso esta característica no es una novedad. Lo hicimos en el siglo XX dos veces, con la Unión Soviética durante gran parte de la Guerra Fría y antes de eso con Hitler. Si los marcianos nos invadieran para cultivarnos para comer, lo haríamos con ellos. Es lo que hacemos. Pero despertar es también algo que hacemos, al menos en Occidente.

Cuando la crisis pase, tendremos algo que decir sobre los políticos de todo el espectro que inicialmente no reaccionaron ante el COVID-19, desde el alcalde de Nueva York Bill de Blasio que dijo virus schmirus, vayan a comer a un restaurante chino, hasta el Primer Ministro de Ontario Doug Ford que dijo virus schmirus, vayan a disfrutar de las vacaciones de marzo. Y los políticos para quienes el empleo privado fue solo un rumor distante y que luego entraron en pánico, reaccionaron exageradamente y trataron de cerrar la economía por, digamos, medio año y darle a todo el mundo dinero del Monopoly. Pero guardemos algunas palabras duras para las personas que resultaron ser idiotas inútiles para Beijing.

Lenin los llamó “idiotas útiles”. Pero esta gente no ha sido útil ni siquiera para el Politburó, y mucho menos para ellos mismos. Como Theresa Tam, Jefa de Salud Pública de Canadá y consultora de la Organización Mundial de la Salud, quien cuando los diputados de la oposición sugirieron el cierre de la frontera respondió: “La OMS no recomienda ningún tipo de restricción de viajes y comercio”. Y después de elogiar a “cierto país que se esfuerza por hacer lo mejor posible (…) de forma transparente” burbujeó, “Creo que la idea es apoyar a China”.

Estoy dispuesto a apoyar a cualquier país que esté luchando contra la adversidad. Pero ayudar a un régimen tiránico a ocultar los errores y mentiras que mataron a personas en todo el mundo retrasando una respuesta agresiva al COVID-19 no es parte de su encargo. O eso espero.

Para repetir, la gente no está conspirando con Fu Man de la OMS para apoderarse de todo. Más bien, están dispuestos a creer que la soberanía nacional egoísta y retrógrada finalmente está cediendo ante un gobierno mundial benigno, como la empresa privada egoísta y retrógrada lo es ante un gobierno nacional benigno. Cuando los principales medios de comunicación todavía tratan las estadísticas chinas como fiables, como lo hizo Reuters el 14 de abril, no es una conspiración. Es una estupidez.

También es corrupción. Como demasiadas agencias internacionales, la OMS está en el bolsillo de China; de ahí esa humillante entrevista telefónica en la que el canadiense Bruce Aylward, asesor principal del director general de la OMS, fingió que no podía oír la palabra “Taiwán” y luego colgó y se fue. Y es un mal hábito mental. Cuando los periodistas expresaron su consternación por el hecho de que la Ministra de Salud canadiense Patty Hajdu negara que los datos de China “fueran falsificados de alguna manera” y los acusara de alimentar “teorías de conspiración”, para aplaudir a los “periodistas” de China, nuestra Viceprimera Ministra Chrystia Freeland fingió que no podía oír “China”.

Finalmente, resulta peligroso. Las autoridades taiwanesas advirtieron de la transmisión del virus de persona a persona en diciembre, cuando la OMS estaba repitiendo como un loro las mentiras de China. Ahora el dudoso Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, acaba de doblar la apuesta, acusando a Taiwán de orquestar un ataque racista durante meses contra él. Sí, el mismo Taiwán fue despojado de su estatus de observador de la OMS a instancias de China. Y el mismo Tedros aún sigue alabando la transparencia de China ante la pandemia y como ministro de salud de Etiopía se le acusa de haber encubierto epidemias locales de cólera con la ayuda de China. Y quien eligió al amigo de China y maníaco genocida Robert Mugabe como embajador de buena voluntad de la ONU tuvo que retirarlo después de una protesta. Están haciendo un gran trabajo.

En una crisis, la mente moderna es propensa a acariciar la larga barba gris de otra persona y el zumbido “dicen los expertos”, una frase que yo prohibiría en los titulares. Pero el gobierno canadiense se apoyó en la OMS no porque estos últimos sean la “crème de la expertise” o como parte de una conspiración del Código Genético DaVinci que abarca siglos y continentes. Es porque los consejos de la OMS encajan con sus preconceptos PC, desde la intolerancia hasta la geopolítica. Y son esos preconceptos son los que debemos desafiar.

La globalización trae muchos beneficios. Y también costos, como las cadenas de suministro, tan frágiles como eficientes. Pero el deber de nuestros gobiernos es para con sus ciudadanos, no con el mundo colectivista más brillante del futuro imaginario. Y deben actuar en consecuencia.

Incluso Neville Chamberlain volvió de Munich en 1938 y ordenó a Gran Bretaña que aumentara la producción militar. Pero como Brian Lilley acaba de escribir en el Toronto Sun, Canadá aparentemente ” puso en práctica toda su política de salud durante esta crisis de COVID-19 ante la Organización Mundial de la Salud” en un continuo “abandono del deber”, incluyendo el Ministerio de Salud de Canadá que ahora se niega a aprobar “una prueba rápida y barata para el COVID-19 (…) hecha en Canadá” y en uso mundial, porque la OMS dijo que no.

Permítanme saludar a las personalidades, entre ellas los investigadores del Instituto Macdonald-Laurier, que acaban de firmar una carta abierta al pueblo estadounidense en la que llaman al COVID-19 “el momento de Chernóbil de China” y advierten que el Partido Comunista Chino es una amenaza maligna y agresiva, incluso en su manipulación a la OMS.

Si no lo puede ver, usted es demasiado tonto para organizar una pelea en un salón y mucho menos una vasta conspiración internacional. Y ciertamente es demasiado tonto para que se le permita dirigir un país.

John Robson es un documentalista, columnista del National Post, editor colaborador del Dorchester Review y director ejecutivo de Climate Discussion Nexus. Su más reciente documental es “El Medio Ambiente: Una historia real”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Legisladores se oponen al nombramiento de China en el Consejo de DDHH

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.