“Hasta que la muerte nos separe”: antiguos rituales matrimoniales que forjaron esta sagrada unión

Por ANN LIN
18 de Mayo de 2021
Actualizado: 18 de Mayo de 2021
De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre
— Mateo 19:6

Desde los tiempos bíblicos, hemos estado buscando a nuestra otra mitad, deseando cabalgar hacia la puesta de sol con nuestro único y verdadero amor, y casándonos con el amor de nuestra vida. Pero las tradiciones matrimoniales a través de los tiempos han variado de alegres a sombrías. Algunas tradiciones matrimoniales antiguas hacían hincapié en los retos que esperaban a los recién casados y en la pérdida que suponía alejarse de sus familias. Si una palabra pudiera captar el ideal universal del éxito matrimonial, probablemente sería “armonía”, a partir de la historia de nuestros primeros antepasados.

Y el Dios Yahveh dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea para él”
— Génesis 2:18

Según la Biblia hebrea, toda la humanidad desciende de Adán y Eva. Dios sintió que Adán necesitaba una pareja y creó a Eva tomándola de la costilla de Adán. Así se formó la primera pareja del mundo.

Eva nació para nutrir y acompañar a Adán, y a cambio, Adán se comprometió a protegerla y mantenerla. Eran las dos caras de una misma moneda: nacidos del mismo cuerpo y, por la bendita unión de Dios, reunidos de nuevo en uno para ser fructíferos.

Una pareja de gansos se refugia entre los juncos durante el mal tiempo. A finales de la dinastía Song, este tipo de pintura simbolizaba a la pareja que sufría junta y seguía amándose. (Cortesía del Museo del Palacio Nacional)

El verdadero significado del matrimonio

En la antigua China, se decía que los hombres y mujeres solteros estaban incompletos. Solo cuando encontraban su otra mitad y se casaban se les consideraba completos. Según el “Yili Zhushu”, un texto de la época anterior a la dinastía Han, “el padre y el hijo, el hombre y la mujer, [y] los hermanos son también un solo cuerpo”. Este pasaje ilustra la importancia que se daba al matrimonio en la antigua China. Mientras que los hermanos, los padres y los hijos están unidos por la sangre, los esposos y las esposas están conectados solo por el amor y la lealtad.

En “El libro de los ritos”, Confucio dice: “De la distinción entre hombre y mujer surgió la rectitud entre marido y mujer”. Al igual que las creencias bíblicas, la gente de la antigua China pensaba que los hombres y las mujeres tenían diferentes responsabilidades. Se esperaba que el marido mantuviera a su mujer y a su familia, mientras que la mujer debía ocuparse de las tareas domésticas. Este intercambio de responsabilidades daba lugar a un entendimiento y respeto mutuos, que los antiguos denominaban “rectitud”.

El matrimonio era una base importante de la sociedad en la antigua China, y a menudo desempeñaba un papel importante en la organización del clan y la política. Pero el objetivo principal del matrimonio era criar a los hijos para que se convirtieran en miembros íntegros de la sociedad y transmitieran la herencia de cada familia. Como dice el “Libro de los ritos”: “La ceremonia del matrimonio pretendía ser un vínculo de amor entre dos [(familias de diferentes]) apellidos, con el fin, en su carácter retrospectivo, de asegurar los servicios en el templo ancestral, y en su carácter prospectivo, de asegurar la continuidad de la línea familiar”.

Rituales antiguos

Debido a la naturaleza sagrada del vínculo matrimonial en la antigua China, existían estrictas normas de etiqueta en torno a él. Para que un matrimonio se considerara válido, debía ser aprobado por los padres de la pareja. Un matrimonio no era solo una unión entre la pareja, sino entre sus dos familias. De hecho, los padres solían actuar como casamenteros. Los matrimonios concertados eran muy comunes.

El proceso de cortejo comenzaba con un casamentero que presentaba a las dos personas. Se consideraba impropio que los hombres y mujeres solteros se conocieran de cerca fuera de los procedimientos formales de emparejamiento. Una vez que se había concertado el matrimonio, la familia tenía que comunicar la noticia al monarca. Entonces se organizaba una fiesta y todo el pueblo se reunía para celebrar la unión de la nueva pareja.

El proceso oficial de la propuesta implicaba los “seis ritos”, que se originaron en la época clásica. Desde la dinastía Zhou Occidental, se practicaba principalmente entre la élite. Pero en la dinastía Tang se extendió ampliamente entre la gente común. Para que una pareja se considere correctamente casada, los ritos debían realizarse en orden.

Una pareja de recién casados presenta sus respetos en la capilla de su boda. El procedimiento de tres pasos consiste en rendir respeto primero al cielo, luego a los padres del novio y finalmente al otro, sellando su condición de marido y mujer. (Dominio público)

El primer paso consistía en que el hombre le propusiera matrimonio con un regalo. Si la familia de la dama decidía aceptar la propuesta, podían pasar al segundo rito, que consistía en “averiguar el nombre y la fecha de nacimiento de la dama”. Esto se hacía para asegurarse que la pareja no tenía ningún pariente de sangre. El tercero era “la adivinación aprobatoria”, que aseguraba que la unión sería equilibrada. El cuarto rito consistía en que el marido hiciese ofrendas a la familia de la dama, y el quinto era discutir sobre la fecha de la boda. Por último, los seis ritos concluyen con el encuentro de los novios en persona.

La versión de la dinastía Qing de “Subiendo el río durante el Qingming”, una pintura de pergamino que representa a un novio yendo a la casa de la novia para acompañarla a su boda. (Cortesía del Museo del Palacio Nacional)
La versión de la dinastía Song de la misma escena. (Cortesía del Museo del Palacio Nacional)
“Subiendo el río durante el Qingming” de la dinastía Ming. (Cortesía del Museo del Palacio Nacional)

Un asunto solemne

Hoy en día, las ceremonias de boda se consideran celebraciones y suelen tratarse como una gran fiesta. Sin embargo, en ciertas épocas y lugares, como la dinastía Zhou de China, eran asuntos solemnes y serios. Como relata “El libro de los ritos”: “En la ceremonia del matrimonio no se empleaba la música, en referencia al sentimiento de soledad y oscuridad [natural a la separación de los padres]. … No se felicitaba por el matrimonio, que indica cómo [una generación de] hombres sucede a otra”. Este sentimiento estaba presente en las sombrías ceremonias nupciales de la dinastía Zhou occidental, que no tenían música, palabras de felicitación, comida ni bebida.

Traje de boda de la dinastía Zhou para el novio (izquierda) y la novia (derecha). (Manuel Alejandro Hung/PxHere)

Después de la ceremonia nupcial, la familia de la novia no podía encender velas durante tres noches, para mostrar su tristeza por la separación de su hija. En casa del novio, se prohibía la música, el canto y el baile durante tres días para demostrar que era un hombre serio que podía asumir la responsabilidad de formar una familia.

También había muchas tradiciones que tenían lugar durante la primera noche de la pareja bajo el mismo techo. Para simbolizar el comienzo de su nueva vida como marido y mujer, los dos bebían juntos de una calabaza. La calabaza se partía en dos trozos y cada mitad se llenaba de vino. Se utilizaba un cordel para unir las dos mitades, lo que indicaba que, aunque la pareja no se conocía, el destino los había unido. La calabaza y el vino suelen tener un sabor amargo, lo que significa que la pareja tendrá que pasar por dificultades en el futuro. Una tradición común en toda China era que el marido y la mujer se cortaran un mechón de pelo y lo ataran juntos para simbolizar la unidad y un vínculo eterno.

Un cazo de calabaza de jade blanco del Imperio Mogol. En la antigüedad, los novios bebían de un cazo de calabaza, simbolizando que compartirían la carga de las dificultades que pudieran surgir. (Cortesía del Museo del Palacio Nacional)

Aunque el proceso matrimonial ha cambiado drásticamente a lo largo de los siglos, el día de la boda sigue siendo uno de los momentos más importantes de la vida. Ahora que el mundo ha puesto tanto énfasis en el individuo y se ha dividido en miles de subculturas, encontrar a dos personas que estén de acuerdo en el significado y la función del matrimonio es cada vez más raro. Pero la esperanza sigue siendo universal: si Dios quiere, cada uno de nosotros encontrará su pareja perfecta y caminará del brazo por el resto de su vida.

Traducido al inglés por Angela Feng.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS