Los peces reconocen rostros humanos, demuestra nuevo estudio

08 de Junio de 2016 Actualizado: 29 de Abril de 2017

Investigadores del Reino Unido y Australia se encontraron con la sorpresa de que los peces arquero, que viven en agua dulce y cuentan con un cerebro pequeño y simple, son capaces de aprender y reconocer los rostros humanos con un alto grado de precisión.

Los científicos, al presentar su estudio el 7 de junio, explicaron que querían corroborar la vieja hipótesis de que solo cerebros complejos y grandes como los de los seres humanos estaban en condiciones de hacerlo.

“El cerebro humano tiene una región especializada que se utiliza para el reconocimiento de las caras humanas (…) Quisimos determinar si otro animal con un cerebro más pequeño y más simple, y sin necesidad evolutiva de reconocer rostros humanos, también era capaz de hacerlo”,  informó el equipo de la Universidad de Oxford, quien trabajó en conjunto con la Universidad de Queensland, Australia.

El resultado: los peces arquero reconocieron los caras humanas perfectamente.

Fue una hazaña impresionante, dado que esta tarea requiere capacidades de reconocimiento visual sofisticadas”, destacaron los autores.

Los peces arquero suelen escupir un chorro de agua de su boca para derribar insectos de las ramas encima del agua. Lo que se hizo fue poner un monitor encima de los acuarios con imágenes de caras, y se los entrenó para escupir a una cara en particular. Luego de aprender cual era la cara se les mostró otras caras diferentes.


“En todos los casos, el pescado continuó escupiendo a la cara que había sido entrenado para reconocer, demostrando que eran capaces de definir entre dos diferentes. Incluso cuando hicimos esto con caras que eran potencialmente más difíciles porque estaban en blanco y negro y la forma de la cabeza fue estandarizada, los peces eran todavía capaces de encontrar la cara que fueron entrenados para reconocer”, destacaron los autores.

El equipo de investigación concluyó que “los cerebros complicados no son necesariamente necesarios para reconocer rostros humanos”.

Aún así, destacando el rol del cerebro mismo, el Dr. Cait Newport, del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford, y primer autor del estudio, explicó que probablemente las estructuras especiales para el reconocimiento facial que tienen los seres humanos, “les permite procesar un gran número de caras muy rápidamente o bajo una gama amplia de condiciones de visión”.

El reconocimiento de las caras humanas fue demostrado previamente en aves por otros autores, sin embargo según el Dr. Newport, los peces tienen aún un cerebro más simple.

También se conoce otro estudio precedente que ha impactado a la opinión pública, ya que fue realizado en las plantas. Pese a que estas simplemente no tienen cerebro, también son capaces de reconocer a las personas, de acuerdo al descubrimiento del fallecido Cleve Backster, realizado en 1966.

Es posible que el rol del cerebro no sea tan relevante -como se piensa- en las tareas mentales sofisticadas.

Ser capaz de distinguir entre un gran número de rostros humanos es una tarea sorprendentemente difícil, debido principalmente al hecho de que todos los rostros humanos comparten las mismas características básicas. Todas las caras tienen dos ojos por encima de una nariz y la boca, por lo tanto, para decirle a la gente que además deben ser capaces de identificar diferencias sutiles en sus características, si se tiene en cuenta las similitudes existentes entre algunos miembros de la familia, esta tarea puede ser muy difícil”, destacó el Dr. Cait Newport.

TE RECOMENDAMOS