Los que vivieron una experiencia cercana a la muerte regresaron con el mismo mensaje esperanzador

Por Catherine Yang
15 de Abril de 2023 4:37 PM Actualizado: 15 de Abril de 2023 4:37 PM

Scott Drummond murió en la mesa de operaciones cuando tenía veintiocho años, y experimentó algo que cambió por completo su forma de ver la vida antes de ser reanimado veinte minutos después.

Pero no se lo contó a casi nadie hasta cuarenta años después.

Durante la pandemia de COVID, Drummond sintió que el mundo necesitaba esperanza mientras millones de personas se enfrentaban a cuestiones de vida y muerte y a la pérdida de sus seres queridos. Aceptó contar su historia en un video que ya tiene veintiún millones de visitas, ahora con el título de “La experiencia cercana a la muerte más vista de todos los tiempos”.

Habló de cómo perdió el miedo a la muerte, de lo que sintió en presencia de un ser al que no podía mirar pero que sabía que era Dios, de la belleza del cielo y de la inmensa paz y sensación de amor que recibió. En los más de cuarenta y siete mil comentarios, muchos comparten sus historias de pérdida, duelo y sanación.

Drummond había compartido su experiencia en pequeños fragmentos con su esposa, pero casi con nadie más. Le pidió su opinión antes de acceder a contar su historia; estaba inseguro porque no quería que la gente degradara la experiencia que había vivido, y quería que supieran que era real. Ella dijo que lo harían, y Drummond elevó una plegaria a Dios, diciendo que si eso era lo que Él quería, Drummond lo haría. En la respuesta que recibió, Drummond decidió que si podía impactar positivamente en una persona, valdría la pena. Un año después, en una entrevista de seguimiento, contó que había recibido innumerables historias de otras personas que habían tenido experiencias similares.

¿Qué es una experiencia cercana a la muerte?

El término “experiencia cercana a la muerte” fue acuñado por el Dr. Raymond Moody en su libro de 1975 “La vida después de la vida”, pero el concepto existe desde la antigüedad. De hecho, Moody atribuye su interés por el fenómeno a Platón, que escribió sobre la experiencia extracorpórea de un guerrero que rozó la muerte.

En la década de los 60, las técnicas de reanimación cardiopulmonar se adoptaron en todo el país, lo que significó que muchas personas con paros cardíacos podían ahora ser devueltas a la vida. Los profesionales de la medicina empezaron a escuchar más historias de sobrevivientes que experimentaban algo cuando, dada su falta de actividad cerebral y cardíaca, debería haber sido médicamente imposible que los pacientes tuvieran algún tipo de consciencia. A medida que los médicos empezaron a investigar, escribir y hablar sobre estos eventos, creció la concienciación y surgió un campo de investigación.

La Fundación para la Investigación de Experiencias Cercanas a la Muerte (NDERF) define una experiencia cercana a la muerte como “una experiencia lúcida asociada con la conciencia percibida aparte del cuerpo que ocurre en el momento de  la muerte inminente real o amenazada”.

El profesor y psiquiatra Bruce Greyson desarrolló en los años 80 una escala para medir (pdf) la profundidad de tales experiencias tras investigar las características de ochenta experiencias cercanas a la muerte. Greyson, catedrático emérito de Psiquiatría y Ciencias Neuroconductuales de la Universidad de Virginia, es uno de los principales investigadores y expertos en el tema, y cofundador de la Asociación Internacional de Estudios sobre experiencias cercanas a la muerte (IANDS).

NDERF ha recopilado más de cinco mil historias de  experimentadores cercanos a la muerte, lo que lo convierte en el mayor sitio web de su tipo. El Dr. Jeffrey Long, fundador de NDERF, elaboró una encuesta detallada para que la llenaran los participantes y, a partir de ella, recopiló varios puntos en común que existen en las experiencias cercanas a la muerte. Entre ellas se encuentran las experiencias extracorpóreas en las que el experimentador es testigo de su propia reanimación, la rápida aceleración a través de la oscuridad, el encuentro con un ser de luz descrito a menudo como un poder superior y una abrumadora sensación de amor, ya que la gran mayoría relata una experiencia positiva y placentera.

Los investigadores no tardaron en discernir que las experiencias cercanas a la muerte no eran creadas por el cerebro ni, aparentemente, por el cuerpo, sino que las personas que las vivían estaban muy conscientes.

“Una experiencia cercana a la muerte es una inmersión en una realidad alternativa”, declaró a The Epoch Times el Dr. Jan Holden, presidente de la IANDS. “Y es una experiencia que, especialmente en el mundo occidental, particularmente en los EE. UU., nuestra cultura  simplemente no prepara a las personas para esta posibilidad”.

“Ahora bien, ese mensaje es limitado en el sentido de que todos los que relatan una experiencia cercana a la muerte no se quedaron muertos; no sabemos cómo podrían cambiar las cosas una vez que el cuerpo está muerto de forma permanente e irreversible”, dijo Holden. “Pero hay muchos indicios, procedentes de otros fenómenos como la comunicación después de la muerte, los recuerdos de vidas pasadas, etc., que también apuntan a la supervivencia de la conciencia después de la muerte corporal permanente, irreversible y física”.

Holden es el editor en jefe de la Revista de Estudios Cercanos a la Muerte y ha editado y coeditado numerosas publicaciones sobre experiencias cercanas a la muerte. Ha formado parte durante treinta y un años del cuerpo docente del Programa de Asesoramiento de la Universidad del Norte de Texas y ha desarrollado cursos para profesionales de la salud sobre el asesoramiento a quienes han tenido este tipo de experiencias.

“Cuando ocurre, la mayoría de la gente se sorprende, se confunde, no  necesariamente tienen un contexto en el que ubicar la experiencia”, afirma Holden.

Esta es una de las razones por las que muchos experimentadores cercanos a la muerte no comparten lo que han experimentado.

Las encuestas muestran que la inmensa mayoría de los que han tenido esta experiencia se han sentido transformados para mejor. Algunas de las historias más conocidas de experiencias cercanas a la muerte podrían calificarse de milagros: personas que habían perdido toda esperanza en la vida experimentan algo que les permite afrontar todos los retos de ahora en adelante con positividad y valentía, personas que habían perdido toda fe se encuentran con Dios y experimentan un amor y un perdón omnímodos que llevan al resto de sus vidas, o personas con enfermedades terminales o lesiones que deberían haberles matado se curan rápidamente.

Pero muchas de estas historias surgen a la luz de los años, incluso décadas, después de que alguien haya tenido la experiencia. Holden señala que, según las investigaciones, el promedio es de siete años antes de que alguien haya integrado plenamente la experiencia en su vida.

“Regresar y ser transformado puede ser muy desafiante y, como resultado de los cambios que experimenta la persona hay repercusión en su vida social”, explica. Algunas personas cambian de profesión, de círculo social o de pareja. “Sus valores han cambiado”. Los cambios tienden a crecer con el tiempo, y los datos muestran que esta transformación es significativamente mayor que los cambios de valores, actitud o vida que uno podría hacer  sin una experiencia cercana a la muerte, añadió Holden.

Otra razón por la que están surgiendo más historias es simplemente una mayor conciencia, según compartieron varios experimentadores cercanos a la muerte. Hoy en día existe un vocabulario para este fenómeno, hay lugares para que las personas puedan compartir sus historias, y cada vez más profesionales de la medicina y la población en general son conscientes de lo que es y lo que no es una experiencia cercana a la muerte.

Bárbara Bartolomé, quien dirige la sección de Santa Bárbara de la IANDS, cuenta que cuando tuvo una experiencia cercana a la muerte en los años 80, el personal médico la despidió rápidamente y no volvió a hablar de eso hasta doce años después. Recientemente dio una charla en el hospital local y el organizador le dijo que había atraído a una de las mayores multitudes de su serie de charlas, con unos sesenta médicos y cuarenta enfermeras.

“Creo que se están dando cuenta, lenta pero inexorablemente”, afirma.

El mensaje

Los que dicen que estas experiencias son malignas o del demonio son una minoría, ya que la investigación simplemente no respalda esto, dijo Holden.

“Estas experiencias son espiritualmente compasivas”, dijo Holden. Una “prueba de fuego” para esto existe en la Biblia, donde se dice que una experiencia que proviene del Espíritu Santo produce amor, alegría, paz, paciencia, bondad, mansedumbre, fidelidad y autocontrol, y la investigación muestra que estas experiencias aumentan uno o más de estos rasgos y promueven el desarrollo espiritual hacia esas cualidades.

La inmensa mayoría de los experimentadores cercanos a la muerte comparten un mensaje sobre el amor.

“Lo único que importa es cómo tratamos a los demás con amabilidad y amor”, escribió una persona de Alemania que tuvo un accidente automovilístico en un desierto de Sudáfrica.

“Hemos sido enviados a la Tierra para amar y ser amados incondicionalmente”, escribió una mujer que tuvo la experiencia a los doce años. “Me dijeron que mi misión era hablar al mundo de mi experiencia y enseñar que Dios es amor y que nuestro propósito aquí es mostrar amor y bondad a todo el mundo. El Cielo es REAL”.

“Toda la experiencia giraba en torno a este amor. Es la base de todo, la fuente de todo y lo llevamos dentro. Este amor es tan poderoso que podría destruirnos y quemarnos, pues su intensidad es inimaginable. Este amor no tenía nada que ver con el deseo carnal ni con los sentimientos amorosos clásicos, era una Fuerza, un Poder una Energía inconcebible que no tenía nada en común con lo que en la tierra llamamos “amor”. Este amor era constitutivo de la esencia de las cosas y del mundo mismo. Estaba al mismo tiempo en nosotros y a nuestro alrededor”, escribió un francés.

“La luz no cegaba y era tan hermosa. Y, sobre todo, tan cálida. Este lugar blanco estaba lleno de amor, dulzura, calidez y paz. Pero sentí el Amor en su máxima expresión cuando tres inmensas columnas de luz aparecieron frente a mí”, escribió una mujer de Italia que experimentó múltiples experiencias cercanas a la muerte cuando era joven. “El Amor es totalmente incomprendido y la Tierra es una gran escuela y oportunidad para enseñarnos sobre el Amor”.

“Si más personas entendiera este mensaje, el mundo sería un lugar mejor”, dijo Holden.

“Una vez que [la gente] comprende la realidad de la experiencia cercana a la muerte, ahí es donde las cosas se ponen realmente emocionantes, y pueden empezar a aprender sobre las lecciones más profundas de la experiencia cercana a la muerte, como Dios … la conciencia, la vida después de la muerte”, dijo Long de NDERF, a The Epoch Times. “Quiero decir que éstas son algunas de las grandes preguntas a las que se ha enfrentado la humanidad a lo largo de toda su existencia. Y aquí parece haber, a través de las experiencias cercanas a la muerte, por así decirlo, un portal para una mejor comprensión… lo que podemos aprender es quizá el mensaje más poderoso y positivo para la humanidad que yo pueda siquiera concebir”.

“Espero que aprender sobre las experiencias cercanas a la muerte también les dé la chispa para reevaluar su vida y reconectarse con las cosas que la llenan de mayor significado y alegría”, escribió.

Se estima que uno de cada veinte o veinticinco estadounidenses ha tenido una experiencia cercana a la muerte, y las encuestas revelan que entre el 5% y el 18% de las personas que sufren un paro cardiaco han tenido una experiencia cercana a la muerte.

Nada en la investigación responde por qué algunas personas tienen experiencias cercanas a la muerte y otras, incluso en condiciones médicas exactas, no.

“Con todo lo que hemos hecho para tratar de comparar estos dos grupos, no hemos llegado a nada”, dijo Holden. “Hemos analizado ¿Cuánto tiempo estuvieron muertos? ¿Cuáles fueron las circunstancias de su muerte? Todo, hasta su sexo, orientación sexual, si eran buenas o malas personas. Nada nos explica por qué algunas personas tienen ECM y otras no”.

Como era de esperar, mucha gente que aprende sobre las experiencias cercanas a la muerte quiere saber qué se siente.

“Si mucha gente tiene esta experiencia y se vuelve más compasiva, más servicial, etc., podría cambiar el mundo”, afirma. Por supuesto, no quieren casi morir para hacerlo, añadió Holden.

Muchos investigadores y experimentadores también afirman que no es necesario vivir una experiencia cercana a la muerte para tener una experiencia positiva y transformadora, y de hecho muchos de los que escuchan o leen relatos de experiencias cercanas a la muerte se van con algunos cambios similares: pueden ser más compasivos, caritativos, menos materialistas y/o perder el miedo a la muerte, entre otras cosas.

“La mayoría vuelve con el mensaje o el aprendizaje de que cada una de nuestras vidas tiene sentido, y de que el propósito de nuestra vida en la Tierra es avanzar en nuestra capacidad de amar y también de adquirir conocimientos… son actitudes o intenciones que dan esperanza a las personas”, afirma Holden.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí