Los reclusos ven que el guardia colapsa, entonces toman su teléfono, su billetera y se mueven rápido

20 de Enero de 2018 Actualizado: 20 de Enero de 2018

Hay un tema común que se desarrolla a través de historias sobre las prisiones en la cultura estadounidense, y es el odio abierto entre guardias y reclusos. De acuerdo con esto, las dos partes siempre están confrontadas en una batalla de voluntades y nunca se llevarán bien.

Pero la realidad puede contar una historia diferente. Los guardias de la prisión no están imponiendo reglas duras y castigando a los reclusos mediante el uso de fuerza excesiva cada hora del día, y los reclusos no siempre intentan escapar. La dinámica entre las dos partes es mucho más moderada que como lo muestran las series de televisión. Y a veces se desarrolla un vínculo real entre ellos que incluso puede salvar vidas.

En un día caluroso en Georgia, seis internos demostraron que, aunque están encarcelados, su solidaridad nunca ha estado en duda

Los reclusos del condado de Polk trabajaban en sus tareas en un cementerio que se preparaba para el Día del Padre, cuando el único guardia de servicio se derrumbó repentinamente.

“Simplemente sucedió de momento”, dijo uno de los presos que vio al guardia caer de rodillas mientras vigilaba a los reclusos.

Sin vacilar, los seis reclusos caminaron de inmediato hacia el guardia que yacía boca abajo y se dieron cuenta de que su respiración se había detenido. “Lo revisamos para asegurarnos de que estaba bien”, dijo otro recluso.

Un minuto después comenzó a respirar pero estaba  errático

Una persona típica podría ver la situación y pensar que el siguiente paso de los reclusos sería correr mientras pudieran. Tenían acceso a la pistola y las llaves del automóvil del guardia y nadie estaba ahí para evitar que escaparan, pero no lo hicieron. En cambio, le quitaron el chaleco al guardia, no para despojarlo de sus pertenencias, sino para ayudar a salvar la vida de alguien al que consideran familiar.

Los seis rápidamente lo despojaron de su cinturón y su chaleco para ayudarlo a respirar mejor, luego sacaron su teléfono para llamar al 9-1-1. Se mantuvieron al lado del oficial de policía , incluso después de hacer la llamada, y se quedaron con él hasta que los paramédicos llegaron para ayudarlo.

“Le quitamos el chaleco y pensamos que sería mejor que lo quitáramos en caso de que tuvieran que hacerle un RCP o algo así porque estaba en mal estado”

El oficial de policía era un hombre al que los seis reclusos conocían bastante bien. Ese mismo día, cuando el oficial comenzó a sentirse mal, confió en los hombres lo suficiente como para decirles dónde guardaba su teléfono en caso de una emergencia. Como más tarde dijo el alguacil del condado de Polk, Johnny Moats, las acciones de los presos en esa emergencia fueron un reflejo de la buena relación de su guardia con ellos.

“Ninguno de mis muchachos corrió”, dijo el alguacil a WXIA.

“Ninguno de ellos hizo algo que no debería haber hecho”

El guardia salvó su vida debido al pensamiento rápido y la bondad incondicional de los reclusos bajo su cuidado. Esta no es una historia que encaja fácilmente en la percepción popular de la relación del prisionero y su guardia, pero es un hecho que ejemplifica el vínculo ideal de confianza que debería existir entre las dos partes.

“Cuando sucedió eso, en mi opinión, no se trataba de quién está en la cárcel y quién no”, le dijo Greg Williams a WXIA uno de los reclusos. “Se trataba de un hombre que había colapsado, y tuvimos que ayudarlo”.

“Se podría haber hecho cualquier cosa, cualquier cosa podría haber sucedido, pero sucedieron todas las cosas correctas y eso es lo que hace que todo el día sea mucho mejor”

Después de que la condición del guardia se estabilizó, los miembros de su familia prepararon la cena con postres para los reclusos como una forma sincera de agradecerles. El sheriff del condado agregó que tenía la intención de disminuir las condenas de los seis reclusos como recompensa por su elección honesta.

El sheriff Moats no fue el único en sentirse complacido por las acciones de los seis hombres. Cuando su ayudante recuperó la conciencia, se sintió profundamente agradecido de saber que ninguno de los reclusos a su cargo había actuado de forma incorrecta. El orgullo y confianza en sus hombres era extremadamente evidente.

“Realmente se sensibilizaron en un momento de crisis y demuestran que se preocupan por mis oficiales”, dijo el alguacil del condado de Polk, Johnny Moats.

“Eso realmente habla mucho sobre mis oficiales también en cómo tratan a estos internos. Ellos los tratan como personas. Como parte de su familia”

Por supuesto, no todas las relaciones entre reclusos y guardias de prisiones son tan positivas. Pocos días antes de este incidente, dos presos asesinaron a sus guardias y escaparon de un transporte de la prisión. Fueron rápidamente perseguidos y arrestados nuevamente.

El hecho de que esto sucediera en el mismo estado, con una semana de diferencia, enfatiza el hecho de que las personas pueden tomar decisiones muy diferentes en circunstancias similares, y sus decisiones a menudo pueden depender de las relaciones que hayan construido en sus vidas.

Mira el informe de 11Alive:

Activa los subtítulos en español en tu navegador, en la barra inferior derecha (Configuración >>> Subtítulos >>> Inglés >>> Subtítulos >>> Traducir automáticamente >>> Español).

TE RECOMENDAMOS