Los talibanes llevan a cabo una guerra psicológica con asesinatos selectivos, dicen expertos

Por Venus Upadhayaya
10 de Agosto de 2021
Actualizado: 10 de Agosto de 2021

NUEVA DELHI—Desde el lanzamiento de su ofensiva en abril de este año, los talibanes han comenzado a asesinar con mayor frecuencia a periodistas, pilotos, artistas y altos funcionarios del gobierno, como parte de una estrategia asimétrica que los expertos denominan guerra psicológica.

Un organismo de control de EE. UU. en Afganistán, el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), en uno de sus recientes informes trimestrales para el Congreso de EE. UU., expresó su preocupación por los asesinatos selectivos de pilotos afganos cuando están fuera de la base.

“Otro acontecimiento preocupante que afecta a las tripulaciones de las Fuerzas Aéreas fue un artículo periodístico según el cual los talibanes están atacando deliberadamente a los pilotos afganos. Según Reuters, al menos siete pilotos afganos han sido asesinados fuera de la base en los últimos meses”, afirmó el SIGAR en el informe (pdf) publicado el 30 de julio.

Enayat Najafizada, fundador y CEO del Instituto Afgano de Estudios sobre la Guerra y la Paz, con sede en Kabul, dijo por teléfono a The Epoch Times que los talibanes, en su intento de rodear y presionar al gobierno de Kabul, ya han seguido una estrategia de tomar primero los distritos y luego las capitales de provincia. Los asesinatos selectivos prolongan e intensifican esta estrategia de presionar al gobierno.

“Sus objetivos son blandos. Apuntan a las mujeres, a individuos de diferentes sectores. Por ejemplo, periodistas, activistas de la sociedad civil. Anteayer mataron al director del Centro de Información de los medios de comunicación del gobierno. Así que al apuntar a individuos clave que son muy populares, quieren desmoralizar al público en general”, dijo Najafizada.

Una fuente con sede en Kabul, bajo condición de anonimato, dijo a The Epoch Times que solo en el mes de junio se registraron 51 asesinatos selectivos cometidos por “hombres desconocidos” en todo el país.

Los talibanes no se han atribuido la mayor parte de los asesinatos selectivos, que son de civiles, desde que se firmó el acuerdo de paz entre EE. UU. y los talibanes en febrero de 2020. El acuerdo limita el tipo de ataques que los terroristas pueden llevar a cabo, y el hecho de que los talibanes no asuman el mérito está relacionado con la diplomacia de la paz, según un artículo de la revista Gandhara publicado en enero.

Los miembros de la sociedad civil, los periodistas y los funcionarios del gobierno en las grandes ciudades como Herat, Kabul y Mazare Sharif están bajo el temor de ser blanco de los talibanes, y la campaña de terror y asesinatos selectivos de los talibanes continuará en los próximos meses, según Najafizada.

Los talibanes también han advertido que se llevarán a cabo más ataques selectivos contra los líderes del gobierno.

Rajiv Dogra, antiguo diplomático indio y autor de “Durand’s Curse” (La maldición de Durand), un best-seller aclamado por la crítica sobre la división del territorio que hizo el Imperio británico en Afganistán, dijo a The Epoch Times que los asesinatos selectivos llevan un mensaje de los talibanes: “La resistencia invitaría a la violencia”.

“Los talibanes utilizan toda la gama de tácticas de guerra asimétrica. Se han entregado a los atentados suicidas, han tomado como objetivo a altos funcionarios del gobierno y han luchado contra unidades del ejército. Las mujeres y los niños han constituido una gran proporción de víctimas en la primera mitad de 2021. Los asesinatos selectivos y los ataques con artefactos explosivos improvisados fueron la causa de muchas de las víctimas civiles”, dijo Dogra en un correo electrónico.

Más recientemente, los talibanes han llevado a cabo asesinatos selectivos con bombas adhesivas, que en realidad son bombas magnéticas pegadas a los vehículos de las personalidades objetivo y detonadas a distancia.

La víctima más reciente de un asesinato selectivo de este tipo con la bomba adhesiva fue un piloto de la Fuerza Aérea Afgana, Hamidullah Azimi, que fue asesinado el 7 de agosto. Los talibanes reivindicaron el atentado, según Reuters.

Azimi estaba entrenado en el pilotaje de los helicópteros UH60 Black Hawk, fabricados en EE. UU., que dan ventaja a las Fuerzas Nacionales Afganas en la guerra, ya que los talibanes no tienen fuerza aérea.

El UH60 Black Hawk está destinado al “transporte primario de utilidad media y es también una aeronave de asalto aéreo” que se equipa con una variedad de sistemas de armas, según los detalles del equipo por Military.com, una página web de recursos para los miembros militares.

Asesinatos de alto perfil

Los talibanes ejecutaron brutalmente al fotoperiodista indio de Reuters Danish Siddiqui en Afganistán el 16 de julio mientras cumplía una misión. Este no fue el primer periodista asesinado. Los talibanes reivindicaron la responsabilidad de la muerte de Siddiqui, ganador del premio Pultizer, pero hubo otros antes que él que fueron asesinados por atacantes no identificados.

El más reciente es el asesinato de Toofan Omari, redactor jefe de la emisora de radio Paktia Ghag, que fue asesinado en el distrito de Deh Sabz, en Kabul, el 8 de agosto, mientras que otro periodista fue tomado como rehén en la provincia de Helmand por los talibanes. Nadie ha reivindicado aún la autoría del asesinato de Omari.

“La ‘rendición de Doha’ (en mi opinión) firmada por Khalilzad el 29 de febrero de 2020, fue tomada irónicamente como una carta blanca por los talibanes para intensificar sus ataques. En esta fase, los asesinatos selectivos de intelectuales, gente de los medios de comunicación y altos funcionarios del gobierno se convirtieron en una prioridad. Las residencias del ministro de Defensa y del presidente Ghani también fueron objeto de ataques talibanes. Básicamente, quieren acabar con todas las fuerzas liberales y con todos los que defienden la democracia”, dijo Dogra.

Otro asesinato selectivo que sacudió la conciencia de la opinión pública afgana fue el del cómico Nazar Mohammad, conocido popularmente como Khasha Zwan, que fue sacado de su casa y posteriormente asesinado por hombres armados no identificados.

Los talibanes negaron inicialmente su implicación en el asesinato, pero más tarde lo admitieron.

Najafizada dijo que la gente está escapando de los territorios controlados por los talibanes porque éstos están recurriendo a la violencia para aterrorizarlos.

El terror, dijo Najafizada, se debe en parte a la composición de los talibanes, que es “un movimiento sostenido por los combatientes extranjeros de diferentes organizaciones terroristas internacionales, de países vecinos. No tienen una agenda nacional, ni local, ni afgana”.

Los talibanes están utilizando el cañón de la pistola para obligar a la gente a aceptarlos porque no tienen nada que ofrecer al público y no pueden proporcionar un “Estado de derecho”, dijo Najafizada.

“Desde el suroeste, acabo de recibir un mensaje de audio de un comandante talibán hablando en una mezquita hace un par de días, cuando invadieron la capital provincial del Zaranj. Pidieron a la gente que trajera a sus hijas para que se casaran con sus combatientes porque creen que han estado luchando por la religión. Por eso se dan el derecho”, dijo.

Dogra dijo que el tamaño de las fuerzas de los talibanes y el equipo militar que están utilizando demuestran que están apoyados y asesorados por un “organismo estatal organizado”, y señaló a Pakistán.

“La estrategia y el rápido cambio de táctica es otro indicio de una gran aportación profesional. Un tercer indicio es que los talibanes están utilizando algunas de las tácticas, como el asesinato de objetivos, que grupos como LeT [el grupo terrorista Lashkar-e-Taiba] han empleado en Cachemira. Si hace falta alguna prueba más de la implicación del ejército pakistaní, la proporcionan las bolsas con cadáveres de soldados pakistaníes que se traen regularmente a Pakistán desde Afganistán. Las consultas regulares de los talibanes con el ISI son la prueba definitiva de quién maneja los hilos”, dijo Dogra.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS