Los trillizos más raros del mundo fueron operados a la vez en un caso histórico de “1 en un trillón”

Por La Gran Época
22 de Marzo de 2019 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

Lo trillizos triplican la alegría y el amor, pero también se triplican los riesgos. Jackson, Hunter y Kaden Howard, fueron los primeros trillizos sometidos a una operación para tratar una condición craneal, tan extraña que fueron denominados “los trillizos más raros del mundo”.

Procreados por Amy y Michael Howard en octubre de 2016, este adorable conjunto de trillizos nació con craneosinostosis, una rara deformidad en la que los cráneos se fusionan en el útero, lo que propició que surgieran deformidades en los cráneos de estos pequeños.

Esta condición puede conducir a complicaciones que solo pueden ser eliminadas al nacer, con malestares como dolores de cabeza, problemas de la visión, e incluso subdesarrollo del cerebro, por lo que era necesario operar lo más pronto posible.

Afortunadamente, los niños fueron diagnosticados en una semana y quedaron bajo el cuidado de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) del Hospital de niños Stony Brook de Nueva York.

Así es como en solo 9 semanas después de su nacimiento, estos bebés se convirtieron en los primeros trillizos en someterse a una cirugía craneana simultánea, según reportó People.

Cinco meses más tarde, el Daily Mail se encontró con Amy y Michael en el Centro Moriches en Long Island para conocer el progreso, y estaban felices de decir que los trillizos gozaban de buena salud.

Amy, de 38 años, dijo: “Estaba realmente nerviosa antes de la cirugía”. “Pero ahora están muy bien. Es asombroso”.

A pesar de admitir que cuidarlos es un “desafío”, Michael, de 41, felizmente confesó: “¡Pero no los cambiaría por nada del mundo!”.

Al ser este su primer embarazo, optaron por un proceso espontáneo y natural. De hecho, no descubrieron que esperaban tres hasta su segunda visita con el obstetra.

Amy admite que cuando vio por primera vez a los bebés, no se dio cuenta de que había algo de qué preocuparse, incluso al ver sus frentes sobresalientes y cabezas alargadas. Por lo tanto, cuando finalmente los tuvo entre sus brazos después de su nacimiento, el 22 de octubre, a las 9:37 a.m., no vio que tuvieran una deformidad en el cráneo estaba lejos de su mente.

“No estaba seguro. Podría decir que había algo raro con Jackson y Kaden, pero Hunter no era y tan evidente. Los dos pensábamos que era algo normal.

El cirujano de los chicos, el Dr. David Chesler, dijo que pudo ver inmediatamente que había un problema y estaba perplejo.

Jackson y Hunter tenían sinostosis sagital, mientras que su tercer hermano hermano Kaden, tenía sinostosis metópica, que es la misma condición solo que los huesos que se removieron durante la cirugía eran diferentes.

El doctor Chesler dijo a People: “La probabilidad de tener trillizos es de 1 en 1.000. La probabilidad de sinostosis sagital es 1 en 4.000. La probabilidad de sinostosis metópica es 1 en 10.000”.

Añadió: “Si cruza supera todos los números, la probabilidad de tener trillizos con estas condiciones es de 500 trillones”.

Chesler comentó que la frecuencia con esto sucede es muy, muy rara, al punto que nunca se había documentado y nadie había visto algo así antes.

Considerando que cada niño tenía deformidades significativas, el Dr. Chesler decidió hacer una tomografía computarizada para cada uno, para comprender mejor las necesidades de la cirugía.

Aunque el diagnóstico se hace por la forma de la cabeza, considerando las circunstancias la tomografía era la mejor manera ya que no les haría daño.

La cirugía tuvo lugar en la primera semana de enero, donde cada niño fue operado individualmente durante el transcurso de dos días. Se trataba de extraer un hueso del cráneo, liberando la sutura prematuramente cerrada a través de dos pequeñas incisiones.

Una operación de esta magnitud toma entre 90 a 180 minutos y solo requiere en promedio de una noche de hospitalización. Afortunadamente, en las cirugías endoscópica a diferencia de las cirugías de cráneo abiertas, rara vez se necesitan transfusiones de sangre, ya que las posibilidades de pérdida de sangre y otros riesgos se reducen significativamente.

Amy siente que no se afligió hasta que pasaron unas semanas después de enterarse de que necesitaban cirugía.

“Empecé a preocuparme por el daño cerebral, si sus cerebros no podrían crecer, ¿qué significa exactamente eso? No hay datos claros sobre los vínculos entre la craneosinostosis y el desarrollo cerebral”.

Pero el doctor Chesler le aseguró que estarían bien.

De hecho, los fuertes bebés superaron el post operatorio y llevaron con valentía cascos de tamaño personalizado, 23 horas al día, 7 días a la semana por 6 meses con el fin de moldear y desarrollar sus cráneos de forma normal a medida que crecen.

En cuanto a las medidas de precaución, los trillizos tendrán que hacerse dos chequeos cada año, hasta que tengan seis años.

Aunque esta condición es extremadamente rara y la primera vista en trillizos, los número dan un resultado tranquilizador. En el 95%  de los casos muestra un desarrollo normal de la cabeza, después de la cirugía y la recuperación.

Felicitamos a estos padres primerizos, Amy y Michael, por los hermosos trillizos ¡Parecen más que listos para enfrentar el mundo!

Mira el video a continuación:

Esta niña supera leucemia y con alegría toca la campana que anuncia una nueva vida

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS