Madre advierte que la dieta alta en proteínas de su hija fisicoculturista la llevó a la muerte

Por Jack Phillips
15 de Julio de 2019 Actualizado: 16 de Julio de 2019

Una madre australiana está advirtiendo a otros sobre los peligros potenciales de los batidos de proteínas y suplementos alimenticios después de que su hija, una fisicoculturista, aparentemente murió después de consumirlos.

Michelle White dijo que su hija, Meegan Hefford, desarrolló una obsesión malsana por el acondicionamiento físico después de tener su segundo hijo.

“Ella sufrió una depresión postnatal devastadora”, escribió White a The Daily Mirror el 14 de julio. “Después de ver a un médico, le recetaron algunos medicamentos, que la ayudaron, pero hubo un problema. Las tabletas hicieron que Meegan ganara un lapidario sobrepeso”.

White relató que originalmente apoyó los intentos de su hija de 25 años de ponerse en forma, pero dijo que se volvió en algo enfermizo después de que se involucró en competencias de fisicoculturismo, lo que la obligó a seguir una dieta estricta y maximizar su ingesta de proteínas.

Ella declaró al medio británico que en cada comida Hefford tenía que tomar batidos de proteínas junto con un número de suplementos diferentes.

“Había estado ganando trofeos por su físico esculpido, pero una mañana cuando me pasé a verla a ella y a los niños, noté que le temblaban las manos mientras se tomaba otro batido de proteínas con sus suplementos de físicoculturismo”, dijo White al Mirror.

La madre recuerda que el momento en que recibió una llamada telefónica de los paramédicos que atendieron a su hija fue algo devastador.

“Por casualidad, dos mujeres que hacían una inspección del alquiler la encontraron inconsciente en el suelo de su dormitorio”, dijo White. “Corrí al hospital para ver a mi niña, normalmente sana y en forma, acostada en una cama cubierta de alambres”.

White dijo que los médicos declararon que Hefford estaba con muerte cerebral. Además le explicaron que habían encontrado que su hija tenía una afección genética no diagnosticada que afectaba la forma en que su cuerpo manipulaba las proteínas: Trastorno del ciclo de la urea.

Según la Fundación Nacional de Trastornos del Ciclo de la Urea, los que sufren de este trastorno tienen una acumulación de amoníaco en el torrente sanguíneo, lo que puede causar daño cerebral. El amoníaco puede llegar al cerebro a través de la sangre, donde puede causar daño cerebral irreversible, coma y/o muerte.

“La aparición y gravedad de los trastornos del ciclo de la urea es muy variable. Esto depende de una mutación específica involucrada y se correlaciona con la cantidad de función de la enzima del ciclo de la urea. Las mutaciones severas producen de cero a muy poca función enzimática y capacidad para desintoxicar el amoníaco y causan trastornos severos del ciclo de la urea”, dice la Fundación.

Después de describir los últimos momentos de vida de su hija, White dijo que supo que ella también tiene el mismo trastorno junto con una hija de Hefford, Alexa.

“Afortunadamente, si se diagnostica, se puede controlar con medicamentos y dieta, así que lo que le pasó a mi hija no le pasará a su hija pequeña”, advirtió.

White recordó haber encontrado un plan de dieta perteneciente a su hija que fue creado por su entrenador personal, el cual estaba lleno de proteínas.

“También encontré suplementos proteínicos en los armarios de su cocina”, añadió destacando que los polvos proteínicos también contienen “sustancias químicas ocultas” como “plomo, arsénico, cadmio, mercurio, pesticidas y otras sustancias” que están relacionados con condiciones de salud adversas.

Antes de morir “pensé que ella se veía más saludable que nunca, así que no pensé dos veces acerca de la dieta”.

“Todo me parecía una comida saludable, ya que comía mucho pero rechazaba cualquier cosa azucarada”, explicó.

***

Descubra

“”Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a alguien””.

TE RECOMENDAMOS