Madre de Texas busca su “belleza interior” después de un extraño accidente con un rizador

Por Simon Veazey - La Gran Época
24 de Abril de 2019 Actualizado: 25 de Abril de 2019

Una madre de Texas que perdió la mitad de su cara cuando se cayó sobre un rizador hirviente durante un ataque epiléptico está decidida a usar sus cicatrices y experiencias, para ayudar a otros y para encontrar una definición más profunda de la belleza.

Más de un año después de sufrir un extraño accidente, Brittney Sullivan, de 32 años, aún enfrenta más operaciones y ha sufrido reveses debido a que los injertos de piel no han sido aceptados por su cuerpo y ha protagonizado más ataques. Aún así manifestó se muestra decidida a compartir el mantra que siente se forjó a través de la experiencia: la belleza interior.

La hija de 8 años de Sullivan la encontró boca abajo sobre su hierro rizado caliente e inconsciente una mañana de enero del año pasado.

“Estaba de pie en mi baño, me ondulaba el cabello y me preparaba para ir al trabajo”, le dijo a Mirror. “Lo siguiente que supe fue que me desperté en el hospital”.

Sullivan, a quien se le diagnosticó epilepsia en 2013, sufrió quemaduras de tercer grado en la cara, pero su ojo quedó milagrosamente sano.

Después de 12 días en el hospital, comenzó un arduo camino de la construcción facial. En lugar de usar un injerto de piel de otra parte de su cuerpo, los cirujanos estiraron la piel restante de su mejilla gradualmente sobre una prótesis redonda, hasta que fue lo suficientemente grande como para sobrepasar su cicatriz.

“Puedo prometerles que ha habido días en los que me he sentido derrotada y me he predispuesto a rendirme”, escribió en Facebook a fines de marzo. “Pero sé que rendirse no es la respuesta”.

“Fui creada para un momento como este y no dejaré que el demonio gane”. “No dejaré que gane la epilepsia, y no dejaré que la fealdad del mundo me haga sentir que soy menos que hermosa”.

Sullivan estaba escribiendo en una página de Facebook titulada Beauty Within Brittany, donde ha trazado su recuperación y donde espera pueda inspirar a otras personas.

Ella declaró al medio WFAA el año pasado que la belleza siempre era importante para ella y que luchaba contra la inseguridad.

“Yo era una niña pesada mientras crecía. Siempre pensé que tenía que ser hermosa, no podía salir de casa sin maquillaje y no podía salir de casa sin mi cabello arreglado”, dijo Sullivan a la estación de noticias.

Lo que ahora hace, explicó a continuación, es recurrir a su fe mientras lucha por aceptar sus lesiones y enfrenta los pensamientos negativos que corren por su mente.

“Un millón de cosas pasaron por mi mente: ¿Mi esposo me va a dejar? ¿Me van a temer mis hijos?

“Me puse de rodillas y oré, pidiéndole a Dios que me respondiera y me dijera qué hacer”, dijo Sullivan.

“Me dije a mí mismo que estoy cansada de ser esa persona insegura. Ya no quiero ser ella, así que seré hermosa y le mostraré a todos la belleza que hay dentro de mí”, dijo.

Sullivan todavía se está moviendo a través del proceso de reconstrucción facial. Varias imágenes muestran su rostro con el ojo cubierto por un injerto: esta es una etapa temporal durante la cual el injerto se une.

En su página de Facebook contó que ha sufrido muchas convulsiones desde su accidente, con tres que la asustaron. “Una de ellas sucedió mientras estaba sentada en mi porche delantero, otra mientras estaba de pie en el dormitorio una mañana y otra mientras estaba acostada”.

“La epilepsia es un miedo cotidiano. El miedo se convierte en ansiedad y preocupación. Preocuparse de que en cualquier momento voy a sufrir un ataque”.

Sin embargo mientras que Sullivan puede tener miedo de las convulsiones, ella no se asusta con el rizador que volcó su vida de adentro hacia la superficie.

“No da miedo usar peinadores calientes”, dijo, según el Mirror. “Soy mucho más cautelosa pero no temerosa.

“Enseño a mis hijas los peligros, pero no quiero que tengan miedo por lo que me pasó”.

Sullivan relató que está orgullosa de todos sus hijos, incluida, por supuesto, Makennah, la hija que la encontró en el piso del baño hace un año.

“Cada uno de ellos ha aprendido tanto de su madre que le haya sucedido algo tan extremo, pero Makennah es mi salvavidas”.

***

A continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS