Regala sus Nike de 140 dólares a un vagabundo y el orgulloso mensaje de su mamá emociona a las redes

Por La Gran Época
27 de Febrero de 2019 Actualizado: 28 de Febrero de 2019

¿Qué tan bien se siente ayudar a otra persona necesitada? Por la bondad de su joven corazón, un chico de 15 años le pidió a su madre que se detuviera de camino a Las Vegas. Había visto a un vagabundo.

Fue un día memorable de la primavera del 2015 cuando Michelle Muhlestein se detuvo a cargar gasolina con su hijo adolescente, Zach. Mientras continuaban su camino, Michelle recuerda un artículo que escribió para Love What Matters que su hijo le pidió que se detenga.

Zach salió del coche, y con 5 dólares en la mano, se acercó a un vagabundo al que no podía ignorar. Después de darle al hombre los 5 dólares, volvió con su mamá en el auto, y ellos continuaron su camino.

Tan pronto como continuo el trayecto, Zach le pidió a su madre que se diera la vuelta y regresara con el vagabundo. Parece que aún no había terminado.

“Lo interrogué”, recuerda Michelle, “y me rogó que me diera la vuelta, así que lo hice”.

Una vez más, el joven se bajó del auto por hablar con el vagabundo. “Enseguida vuelvo, mamá”, asegura.

Mientras Michelle observaba a su hijo hablar con el tipo por un minuto más o menos, regresó al auto y abrió el maletero.

“Le pregunté qué estaba haciendo”, escribió Michelle. “Me dijo: ‘Le voy a dar un par de mis zapatos. Usamos la misma talla'”.

Lo siguiente que recuerda es que el hombre estaba de pie junto a su auto mientras Zach se desataba sus propios zapatos, un par de Nike de 140 dólares que su madre le regaló para la Pascua.

Tal vez, sintiéndose un poco incómoda al principio al ver a su hijo regalando un par zapatos tan caros por los que ella trabajó duro para comprárselos, decidió guardar sus emociones para sí misma. Ella no dijo ni una palabra y dejó que su hijo hiciera lo que él creía que era mejor: seguir su corazón.

Los dos tomaron esta foto juntos antes de separarse.

“Una inundación de emociones me invadió al darme cuenta de lo que mi hijo adolescente acababa de hacer. No solo le dio su par de zapatos favoritos a un vagabundo, sino que abrió su corazón a un extraño, pensando desinteresadamente en otra persona, más allá de sí mismo”.

“Él lo entiende. Él entiende el verdadero significado del amor y la felicidad. No dijimos nada durante una hora camino a Las Vegas, yo lloraba y creo que él estaba muy pensativo…”.

No hace falta decir que Michelle está excepcionalmente orgullosa de Zach por su considerado acto. De hecho, se siente bendecida.

Es fantástico ver tanta amabilidad en el mundo, y es importante que escenarios como éste sean grabados y compartidos a lo largo y ancho, porque sirven para inspirarnos y elevarnos a todos.

¡Buen trabajo Zach, tu bondad vale su peso en oro!

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Este niño regala galletas a recolectores de basura

TE RECOMENDAMOS