Maduro anuncia inversión “inmediata” en Huawei, la empresa china acusada de espionaje

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
24 de Mayo de 2019 Actualizado: 24 de Mayo de 2019

Desde las instalaciones del Círculo Militar en Caracas, el líder del régimen de dictadura socialista comunista en Venezuela, Nicolás Maduro, firmó un decreto y ordenó invertir en la empresa acusada por espionaje internacional Huawei y en otras tecnologías chinas y rusas. 

Además anunció que va a articular en una sola a las empresas CANTV, Movilnet, Telecom, Red de Transmisiones de Venezuela, Comunicaciones Gran Caribe e Ipostel, con un control unificado de las telecomunicaciones.

“He ordenado hacer una inversión inmediata junto a nuestros hermanos chinos y la tecnología de China, la tecnología de Huawei, de ZTE y todas las empresas chinas y rusas para nosotros elevar las capacidades de telecomunicaciones y hacer realidad en Venezuela el sistema 4G a nivel nacional”, dijo Maduro el 23 de mayo en cadena nacional de radio y televisión, según el portal del régimen.

La compañía Huawei es parte de muchos de los proyectos de monitoreo y vigilancia del régimen chino, incluyendo el Proyecto Escudo Dorado, el Proyecto Skynet y el Proyecto Xueliang. También es un activo fundamental en la ambición de Beijing de dominar la emergente tecnología 5G.

Huawei, fundada por el ex oficial del Ejército Popular de Liberación (EPL) Ren Zhengfei, se dice que tiene vínculos con el ejército rojo, el aparato de seguridad pública chino y el ex líder del régimen chino Jiang Zemin. El EPL lanzó por primera vez una estrategia de guerra mediática, legal y psicológica en 2003, empleando Huawei en sus tácticas hacia Taiwán. Ahora la misma estrategia estatal se está aplicando en la batalla de Huawei contra Estados Unidos y Canadá.

Huawei Technologies Co. en Beijing, China el 29 de enero de 2019. Imagen de archivo.(Photo by Kevin Frayer/Getty Images)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso una orden ejecutiva días atrás que prohíbe a las compañías estadounidenses hacer negocios con Huawei y empresas extranjeras que son parte de redes de espionaje.

Después de ello Google retiró días atrás las actualizaciones a los productos de Huawei, lo que le impide a los equipos chinos acceder a todas las ‘apps’ que no estén en código abierto diseñadas para el sistema Android, que usa la marca.

Investigadores del gigante tecnológico estadounidense Microsoft revelaron en marzo que descubrieron una puerta trasera en ciertos equipos Huawei que permitiría a los usuarios sin autorización acceder a todos los datos de las computadoras portátiles.

La directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada por una solicitud de extradición de Estados Unidos en el aeropuerto de Vancouver en diciembre de 2018, por de violar las sanciones contra Irán y robar secretos comerciales de la compañía de telefonía móvil estadounidense T-Mobile.

La computadora portátil MateBook X Pro de Huawei fue presentada en una conferencia de prensa en el Mobile World Congress en Barcelona, España, el 25 de febrero de 2018. Microsoft reveló recientemente cómo encontró una vulnerabilidad de puerta trasera en los portátiles Matebook. (JOSEP LAGO/AFP/Getty Images)

Haciendo caso omiso a las prohibiciones estadounidenses, Maduro firmó un decreto el 23 de mayo para implementar sus planes, que formaliza el nacimiento de “una nueva corporación elevada y poderosa como va a ser y es a partir de hoy la corporación socialista del sector de las telecomunicaciones y servicios postales del país”, informó el portal del régimen.

La corporación tecnológica de Maduro estará liderada por el coronel de la Guardia Nacional Bolivariana Jorge Márquez Monsalve, quien es también presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (CONATEL) y actual ministro del Despacho de la Presidencia, Seguimiento y Control de la Gestión de Gobierno.

El hecho de que Maduro invierta en Huawei y en la estrategia de control que tiene China a través de sus sistemas de telecomunicaciones se ve como un paso más para intentar mantener el control en su país, pese a que para sus opositores será en vano.

***

A continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS