Maduro dice a los líderes de las FARC que son “bienvenidos” en Venezuela

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
29 de Julio de 2019 Actualizado: 29 de Julio de 2019

El líder del régimen socialista de Venezuela, Nicolás Maduro, habló en Caracas el 28 de julio en la reunión de clausura del Foro de San Pablo, evento que contó con la presencia de grupos de la extrema izquierda, y donde dio la bienvenida a las FARC en el territorio del país.

Sentado junto al líder comunista cubano Miguel Díaz-Canel, Maduro nombró a los comandantes guerrilleros de distintas áreas de las FARC, incluyendo a Jesús Santrich, buscado por la justicia colombiana y la Interpol por presunto narcotráfico, y los definió como los “líderes de la paz”.

“Iván Márquez y Jesús Santrich: bienvenidos a Venezuela y al Foro de San Pablo, cuando quieran venir son líderes de la paz, y Timochenco y (Pablo) Catatumbo. La FARC es bienvenida a Venezuela cuando quieran venir”, enfatizó Maduro.

Timochenko fue el comandante en jefe de la guerrilla y hoy es conocido con el nombre de Rodrigo Londoño Echeverri, líder del partido político que surgió en 2016 tras los acuerdos de paz entre el expresidente Santos y las FARC en La Habana. El partido mantiene las siglas de las FARC, pero con el nombre Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. Timochenko tiene 60 años y ha estado 40 de ellos en guerra directa con el Estado colombiano. Pablo Catacumbo es otro exguerrillero que integra el Consejo Político Nacional del partido FARC.

Maduro también recibió en el foro a los exguerrilleros Carlos Lozada y Rodrigo Granda, quienes llegaron de Colombia en representación de la FARC. Lozada, exdirigente de la guerrilla, es beneficiario del acuerdo de Jurisdicción Especial para la Paz de Santos en La Habana, con un puesto en el Senado.

Lozada es conocido con el alias de “Tornillo” por ser uno de los principales cerebros terroristas y narcotraficantes, así como por ser denunciado por violaciones a hombres y mujeres jóvenes en las filas, según El Nodo.

El líder comunista cubano Miguel Díaz-Canel, su homólogo venezolano Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente del régimen, Diosdado Cabello, son fotografiados durante la ceremonia de clausura del Foro de San Pablo en el Palacio Presidencial de Miraflores en Caracas, el 28 de julio de 2019. (FEDERICO PARRA/AFP/Getty Images)

La presencia de Lozada y sus declaraciones en el Foro, causaron gran inquietud en Colombia.

“Gracias pueblo venezolano, gracias gobierno venezolano por todo el ejemplo, por todo el sacrificio y la enseñanza que nos están dando”, dijo Lozada en el Foro, según un vídeo difundido en Twitter por Margarita Restrepo, presidente de la Comisión de DDHH del Congreso de Colombia.

“Queda claro que las FARC pretenden imponer un gobierno socialista en Colombia, como el de Venezuela, que acabó con la democracia, la libertad y el progreso”, escribió Restrepo, añadiendo, “¡No se lo vamos a permitir”.

“Estamos hablando de grupos terroristas, de grupos que tienen sus manos llenas de sangre”, dijo hoy el fundador de la ONG venezolana Funda Redes, Javier Tarazona, señalando que los líderes de las FARC en Venezuela han estado desarrollando una agenda importante con su presencia en el país.

El director señaló que Granda ha sido llevado por Maduro a la Universidad Rómulo Gallegos en Guaricos, y a varios otros estados de Venezuela.

“La guerrilla está presente no solo en los estados fronterizos sino que estamos hablando de la presencia en más de 14 estados con sus diferentes frentes”. Tarazona también explicó que Santrich, buscado por la Interpol, entró a Venezuela desde el estado de Zulia.

 “Sabemos y conocemos que estuvo en un importante hotel de Caracas, donde hemos conocido por registros fotográficos que incluso hay chinos y rusos custodiándolo”, añadió.

El director denunció también la grave situación del reclutamiento de menores de edad en diferentes colegios del país.

Santrich, invitado como “líder de la paz”

Santrich era uno de los excomandantes de las FARC protagonistas de las negociaciones de La Habana para el fin del conflicto armado. Su nombre real es Seuxis Paucias Hernández Solarte.

Estuvo 25 años en la exguerrilla, a la que ingresó con 27 años, informa la BBC. Pese a que gozaba de los beneficios dados por la negociación realizada en La Habana con el expresidente Santos, la fiscalía colombiana lo acusó de intentar enviar cocaína a Estados Unidos en 2017 y 2018.

Jesús Santrich (3º izquierda), miembro del partido Fuerza Revolucionaria Alternativa Común (FARC), ocupa su escaño de diputado en el Congreso Nacional de Colombia junto a otros diputados que se manifestaron en contra de su presencia en la cámara baja de Bogotá, el 12 de junio de 2019. El ex líder marxista Santrich, buscado por Estados Unidos por narcotráfico, asumió su cargo en la cámara baja de Colombia como uno de los 10 exguerrilleros a los que se les garantizó un escaño en el Congreso. (JUAN BARRETO/AFP/Getty Images)

Santrich permaneció detenido desde el 9 de abril de 2018 hasta el 30 de mayo de 2019, con dos acusaciones de la Fiscalía de Colombia y con un pedido de extradición de Estados Unidos, añade la BBC, pero fue liberado por tener un puesto en el Congreso.

Sin embargo, la Procuraduría solicitó a principios de julio a la Cámara de Representantes aplicar la figura de Silla Vacía para la curul de Seuxis Paucias Hernández, alias “Jesús Santrich”, informó El Colombiano.

A través de un comunicado, la Procuraduría argumenta que la petición surge después de la orden de captura emitida este mes contra el exguerrillero por la Corte Suprema de Justicia, luego de que Santrich no asistiera a una audiencia en su caso por los delitos relacionados con narcotráfico.

Jesús Santrich, miembro del partido político colombiano de las FARC, asiste a una conferencia de prensa en Bogotá el 30 de mayo de 2019. Santrich es buscado por Estados Unidos por presunto tráfico de drogas. (JUAN BARRETO/AFP/Getty Images)

La Silla Vacía es una figura legal que impide que se reemplace a los parlamentarios condenados o contra quienes pesa una orden de captura.

El ministerio público además dice que la silla de Santrich es producto del Acuerdo Final negociaciones y no de la elección popular y que los exguerrilleros en el Congreso “están regulados por las disposiciones constitucionales y legales aplicables a los demás congresistas”.

Desde Buenos Aires, donde se encontraba de gira, en junio el mandatario colombiano Iván Duque condenó el hecho de que el exguerrillero accediera al Congreso.

“¿Cómo puede uno pretender que tengamos un mafioso posesionándose como congresista?”, criticó Duque, según El Portafolio. Duque pidió a la Procuraduría de su país que suspenda al parlamentario.

Iván Márquez, otro “líder de la paz”

Después de que en abril de 2018  Jesús Santrich fuera capturado por su presunta participación en el envío de cocaína a Estados Unidos, Márquez decidió irse, informó El Espectador. El 20 de julio de 2018, Luciano Marín –el verdadero nombre de Iván Márquez– tenía planeado llegar al Senado gracias al Acuerdo de Paz de la exguerrilla, pero no apareció a tomar el puesto. Entonces el Consejo de Estado de Colombia en primera instancia decretó la pérdida de investidura del exjefe.

La Unidad Nacional de Protección (UNP) informó, según cita El Espectador, que el líder de la FARC además renunció voluntariamente al esquema de seguridad que le asignaron y la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN) no tiene registro de que Márquez esté en ningún Espacio Territorial de Capacitación (ETCR), y que además, desconoce su paradero.

Grupo terrorista revolucionario FARC ( LUIS ACOSTA/AFP/Getty Images)

FARC en Venezuela

Según un informe difundido por la ONG Funda Redes, años atrás las guerrillas de las FARC y el ELN ocupaban temporalmente áreas venezolanas en la frontera con Colombia, en los estados de Táchira, Zulia y Apure.

Sin embargo, “en la actualidad su presencia se ha extendido a otros estados, en Barinas, Portuguesa, Trujillo, Amazonas, Bolívar y Guárico, llegando incluso a la sierra de San Luis (estados occidentales Lara y Falcón), estableciendo allí campamentos permanentes, lo que constituye una flagrante violación al principio de soberanía que debe ser resguardado por las Fuerzas Armadas venezolanas”, destaca el informe.

“Actualmente, con la aparición de una nueva organización irregular armada con componente binacional liderada por antiguos miembros de las FARC, la tranquilidad, la seguridad y la vida de los pobladores de la frontera se ve más amenazada que nunca, por lo que Fundaredes elevó una denuncia ante el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo en los estados de Zulia y Táchira en septiembre de 2018 para dejar constancia de la existencia de este nuevo grupo guerrillero que se hace llamar “Colectivo de Seguridad Fronteriza”, dijo la ONG.

Desde hace años, añade el informe de la fundación liderada por Javier Tarazona, grupos similares como las FARC, el ELN, las FBL, entre otras, han estado alterando la paz de las personas, condicionando sus vidas, “violentando los preceptos establecidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como en tratados internacionales relativos a los derechos a la paz, a la seguridad personal, a una vida digna y al trabajo”. 

***

Video relacionado

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

TE RECOMENDAMOS