Maduro y Díaz-Canel dicen querer aprovechar el debilitamiento de la derecha contra el “imperialismo”

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
04 de Noviembre de 2019 Actualizado: 04 de Noviembre de 2019

El dictador de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y de Venezuela, Nicolás Maduro, hicieron este domingo 3 de noviembre un llamado a la izquierda latinoamericana para enfrentar unidos el “imperialismo” aprovechando un debilitamiento de la derecha y el retorno de gobiernos progresistas en Argentina y México, informó la agencia Efe.

Ambos líderes intervinieron en la clausura del “Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo”, celebrado en La Habana durante tres días. 

“La esperanza se ha levantado y (también) la fuerza que representamos en América Latina, en el Caribe y en EE.UU. y en el mundo”, señaló Maduro en un mensaje televisado, al mencionar al modelo revolucionario que partió en Cuba con Fidel Castro.

Luego expresó que “el frente progresista” formado por el Gobierno de México, con Andrés Manuel López Obrador, y el futuro presidente que asumirá al poder en Argentina, el peronista Alberto Fernández, jugarán “un papel clave” en los próximos años para el movimiento revolucionario de Latinoamérica, según una cita de la agencia Efe.

También mencionó que en modo paralelo están actuando “el frente de los pueblos en la calle” dentro de las recientes protestas populares en Chile, Ecuador y Perú.

Por su parte, Díaz-Canel saludó durante su turno a los líderes revolucionarios presentes de Asia, América y Caribe, y se manifestó contra quienes “arremeten” contra la revolución bolivariana, la revolución sandinista, el foro de Sao Paulo, los liderazgos políticos de la izquierda brasileña, boliviana, argentina y los movimientos sociales populares progresistas de toda la región”.

“Con Raúl y con Maduro, a los yankis le estamos dando duro”, dijo el líder comunista, atacando a las sanciones aplicadas por la Ley Helms Burton de Estados Unidos.

Los ciudadanos estadounidenses, gran parte de origen cubano, que vieron confiscadas sus propiedades en Cuba tras la Revolución de 1959 pueden demandar en tribunales del país norteamericano a cualquier empresa extranjera que se beneficie de ellas, en virtud del título III de la ley Helms-Burton de 1996.

El líder cubano también mencionó al Tratado de Apoyo Recíproco (TIAR), acordado por los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), en favor a restituir la democracia en Venezuela y expulsar la dictadura de Maduro.

“Los sectores progresistas están conscientes de la urgencia de la unidad si realmente queremos construir juntos un proyecto emancipador antiimperialista, comprometido con la genuina y tantas veces postergada integración”, añadió a continuación Días-Canel, según Efe.

Maduro a su vez agregó que la población “irá abriendo camino”.

“Hay un insurgencia general del pueblo”. El líder de la dictadura bolivariana advirtió que Chile tuvo “sus primeros ensayos” con el gobierno socialista de Salvador Allende, que sucumbió ante el golpe de Estado de Augusto Pinochet en 1973. Pinochet realizó un golpe de Estado ante las amenazas de Allende de aplicar su política por la fuerza.

Un modelo del hambre

La abogada de Derechos Humanos, Tamara Suju, comentó sobre la reunión en la Habana, a la que también asistió el expresidente de El Salvador, Salvador Sánchez.

“El tirano Nicolás y el dictador Miguel llaman a que repunte el modelo fracasado y hambreador en América. Ambos, criminales y corruptos, cuyos pueblos viven en la miseria y huyen buscando mejor vida, son “El modelo” a seguir. Pobre América. De donde sacan los $$ para…”, escribió Suju en su cuenta Twitter.

“Hacer este tipo de ‘cumbres’ donde ¿hasta Sánchez el ex de El Salvador se fue a aplaudirlos?¿Para esto sí hay dinero Nicolás? ¿Para ir de país en país llorando por las sanciones? Las minas venezolanas están siendo saqueadas y nuestras riquezas financian la acción de estos criminales”, añadió en otro mensaje.

Amenazas

Durante su discurso, Maduro amenazó al presidente de El Salvador, Nayib Bukele, un mandatario legítimamente electo por mayoría ciudadana.

“Tenga la seguridad que el pueblo del Salvador que, ningún amigo del imperialismo, como el tal Nayib Bukele, va a separar a los pueblos del Salvador y de Venezuela”, dijo Maduro. “Ningún mequetrefe va a separar a los pueblos de El Salvador y Venezuela”.

“El que se mete con nosotros se seca, y se secará Bukele”, añadió Maduro.

El presidente Bukele, en respuesta, pidió al dictador venezolano este domingo más respeto, ya que Maduro también lo llamó “pelele del imperialismo”, tras su decisión de expulsar al cuerpo diplomático designado por el régimen.

“Más respeto Sr. Nicolás Maduro. Habla de un presidente electo democráticamente, a diferencia suya”, expresó Bukele en su cuenta de Twitter, haciendo referencia a que el líder socialista usurpó el poder con elecciones inconstitucionales e ilegítimas en 2018.

Bukele además resaltó que “en El Salvador, sin estar sobre mares de petróleo, un rollo de papel higiénico no nos cuesta el salario de un mes”.

El presidente de El Salvador, desde que asumió en el poder en junio de 2019, solo reconoce al presidente encargado Juan Guaidó como legítimo mandatario de Venezuela.

Video relacionado

¿Puede Putin ayudar a Venezuela?

TE RECOMENDAMOS