Maestra enseña a los niños el concepto de “equidad” con una sencilla lección de “una curita”

Por E. S. Armstrong
08 de Abril de 2022 2:55 PM Actualizado: 08 de Abril de 2022 2:55 PM

Nadie necesita una curita en el codo para remediar un golpe en la cabeza, un concepto que incluso los niños de tercer grado entienden fácilmente.

Aimee Scott, una profesora de tercer grado de 22 años de Utah, utiliza un simple ejemplo de una curita para enseñar a sus alumnos el concepto, a menudo mal interpretado, de la equidad. Ella explica alegremente el método en su video viral de TikTok.

“El primer día de clase, pido a mis alumnos que levanten la mano si alguna vez se han raspado el codo. Como puedes imaginar, todos levantan la mano”, dice en el video.

A continuación, Scott elige a un alumno para que explique a la clase cómo se ha hecho daño en el codo, y le pone una tirita en el codo. “A continuación, pregunto quién se ha golpeado alguna vez la cabeza. Se levantan más manos, hago que alguien me cuente una historia y luego digo: ‘Siento mucho que te hayas hecho daño en la cabeza. …Aquí tienes una tirita para el codo'”, dice.

(Cortesía de Aimee Scott)

En este punto, Scott dice que los niños la miran como si fuera una “loca”. ¡Qué absurdo es poner una curita a un codo por un golpe en la cabeza! “Se ríen y tratan de corregirme educadamente y yo simplemente los ignoro y actúo como si tuviera todo el sentido tener todas las tiritas en los codos”, explica a The Epoch Times.

A continuación, Scott pregunta a los alumnos quién se ha raspado alguna vez la rodilla y, tras escuchar la historia de un estudiante, se solidariza dulcemente y le ofrece una curita, de nuevo, para el codo. Es entonces cuando Scott detiene la clase para debatir. Las caras de los alumnos muestran que su comportamiento con la curita los ha confundido de verdad, y Scott aprovecha la oportunidad para explicar el concepto de equidad.


(Cortesía de Aimee Scott)

“Un niño empieza a decir que las cosas no son justas a partir de los 3 años”, dice Scott. “Nos han dado respuestas mientras crecíamos, diciéndonos que ‘la vida no es justa’ o que ‘tendrás lo que te toque y no hagas berrinches’, fin de la discusión. Tenemos que dedicar tiempo a explicar a los niños las razones por las que hacemos las cosas”.

Scott dice que la lección de la curita le ha ayudado a abordar con éxito todo tipo de situaciones en el aula.

Por ejemplo, después de la lección, los alumnos comprenden fácilmente por qué un diabético puede necesitar un bocadillo extra durante el día, por qué los alumnos con autismo pueden necesitar auriculares con cancelación de ruido o por qué un niño con TDAH puede necesitar un dispositivo para concentrarse en clase. No todo el mundo necesita lo mismo, al igual que la misma curita para el codo no sirve para todo tipo de dolores.

La lección de la curita no solo ayuda a los alumnos de Scott a entender por qué puede ser necesario un tratamiento diferente en el aula, sino que dice que puede ver visiblemente el alivio de algunos de los niños con diferentes desafíos que pueden haberse “sentido fuera de lugar” antes.

“Saben que van a sentir que pertenecen a mi clase porque se dan cuenta de que todos tienen necesidades diferentes”, dice.

(Cortesía de Aimee Scott)

Según Scott, los profesores han utilizado esta idea de las curitas durante años para enseñar la equidad en el aula. Sin embargo, decidió compartir la lección en Tiktok como una forma de ayudar a otros profesores después de que se encontrara con una avalancha de padres preocupados por sus hijos al principio del curso escolar.

La profesora de tercer grado suele reunirse con los padres por “cualquier cosa, desde cosas indicadas en un Plan Educativo Individualizado (o IEP, por sus siglas en inglés), una adaptación 504 por discapacidad física o mental, o simplemente quieren que sepa que su hijo es tímido y necesita ayuda para hacer amigos”.

“La lista de preocupaciones es interminable y me tomo cada una de ellas en serio”, dice.

Y la lección de la curita ha ayudado a los padres preocupados y a los estudiantes por igual a avanzar con facilidad, no solo en su escuela sino alrededor del mundo.

Desde que su lección viral sobre la equidad en TikTok ha llegado a profesores y padres de todo el mundo, Scott ha recibido respuestas realmente alentadoras. Sus favoritas son las historias de padres que han mostrado el video a los profesores de sus hijos, lo que ha hecho que los niños con necesidades especiales se sientan mucho más cómodos en el aula.

La lección de Scott sobre las curitas no solo ha atraído a padres y profesores preocupados, sino que también ha despertado el interés de los principales medios de comunicación. La alegre profesora de tercer grado ha podido compartirla en podcasts y en conferencias de profesores, e incluso asociarse con empresas de educación y otros negocios.

Quizá lo mejor de todo es que el video de Scott ha contribuido a que el concepto de justicia pase de la idea, a menudo mal entendida, de que debe haber una distribución igualitaria obligatoria, a algo mucho más útil y significativo: que el cuidado auténtico de cada individuo permita un verdadero servicio.

Para Scott y su aula, la lección de las curitas ha llegado para quedarse. Y para sus alumnos de tercer grado, también lo están los encantadores conceptos que ella está ayudando a hacer encantadoramente simples y claros.

“Cada vez que un alumno me dice ‘¡eso no es justo! Solo les digo: ‘¿te acuerdas de las curitas?’ y lo hacen. Se acuerdan todo el año”, concluye Scott.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.