Mal día para Neymar: declara en España y la fiscalía en Brasil lo acusa

02 de Febrero de 2016 Actualizado: 02 de Febrero de 2016

El astro brasileño Neymar pasa el mejor momento de su trayecto deportivo en el Barcelona, pero externamente de los campos de juego tuvo un día para el repudio: fue citado y asistió a la justicia española y compareció la fiscalía brasileña, la cual lo acusó de evasión y falsificación de documentos.

El joven delantero declaró este martes ante el juez de la Audiencia Nacional (principal instancia penal española) José de la Mata, que él sólo firmaba los contratos que le daba su padre y que desconoce los detalles, informaron fuentes presentes en el interrogatorio.

Neymar Jr. insistió en que él sólo sabe jugar al fútbol, en presencia ante el juez,  en la investigación por un aparente caso de “estafa” y “corrupción entre particulares” por el transferencia del delantero al Barcelona en 2013, tras una demanda interpuesta por el fondo de inversión Brasileño DIS, que poseía un 40% de los derechos deportivos del jugador.

El delantero brasileño, de 23 años y declaró como investigado durante noventa minutos, luego  abandonó el tribunal sobre las 17h30 GMT, compartio con los aficionados y se tomó varios selfies y firmo autógrafos antes de subir a una furgoneta negra y marcharse.

El padre de Neymar se quedó con el juez, el cual independizó a su hijo de los contratos e instó en que se trata de un asunto que atañe sólo al Santos, club de procedencia de Neymar, al Barça y a DIS.

“Mi hijo sólo sabe jugar al fútbol”, dijo ante el juez Mata.

En un primer tiempo, el Barcelona cifró legalmente el traspaso de Neymar en 57,1 millones de euros (40 millones para la familia de Neymar y 17,1 para el Santos brasileño), pero la justicia española deduce que fue al menos de 83,3 millones de euros. DIS, que recibió 6,8 millones de euros de los 17,1 pagados al Santos, se considera doblemente perjudicado.

Primero, por un acuerdo entre Neymar y el Barça por 40 millones de euros para asegurarse el fichaje del jugador, que según DIS impidió a otros clubes pujar por el delantero, vulnerando el libre mercado y pudiendo constituir un “delito de corrupción entre particulares”.

Por otro lado, suponen que unos contratos anexos se dieron para ocultar el precio real pagado al Santos y, por lo tanto, la parte que le correspondía, lo que supondría un delito de “estafa por simulación contractual”.

Neymar padre, a lo largo de tres horas de declaración como investigado, durante la declaración siempre argumento que los contratos con el Barcelona estaban bien elaborados  y que su hijo nunca vislumbró irse a otro equipo.

A la salida de los juzgados, se mostró muy antipático con el hecho de que él y su hijo tuvieran que comparecer y no disimuló que la renovación del jugador por el Barça puede verse afectada por los problemas judiciales.

El lunes, comparecieron ante el juez, el presidente azulgrana, Josep Maria Bartomeu, y su predecesor, Sandro Rosell, que se ratificaron en lo que ya habían declarado en el marco de otra investigación relacionada con el fichaje del astro brasileño y por la que ambos serán juzgados por delito fiscal en una fecha todavía por decidir.

Ambos se mantuvieron en que “el Barcelona había actuado absolutamente de manera correcta en este caso y como lo hace siempre”, según un portavoz barcelonista.

En Brasil –

Hoy mismo la fiscalía de la ciudad brasileña de Santos denunció a Neymar por evadir impuestos y falsificar documentos entre 2006, cuando aún era una joven promesa del Santos, y 2013, cuando fichó por el FC Barcelona.

El Ministerio Público Federal en Santos sindicó al jugador de fútbol Neymar da Silva Santos Junior, su padre, Neymar da Silva Santos, y a los regentes ligados al Fútbol Club Barcelona, Alexandre Rosell Feliu y Josep Maria Bartomeu Floresta, por evasión de tributos y falsedad ideológica

El Tribunal Federal en Santos, a unos 100 km de Sao Paulo, deberá resolver ahora si imputa cargos a los denunciados y abre un proceso en su contra.

En septiembre pasado, las autoridades brasileñas ya bloquearon 188 millones de reales (hoy USD 47,3 millones) en activos del jugador por supuestos fraudes fiscales entre 2011 y 2013 relacionados con su traspaso.

Muchos de esos cargos son por documentos afectados con los derechos de imagen de Neymar, con el fin de pagar menos impuestos a la hacienda brasileña.

Estas maniobras, que para la fiscalía causaron “perjuicios millonarios” al fisco, se habrían realizado a través de tres empresas abiertas por la familia del jugador entre 2006 y 2013.

Las compañías de los Neymar “no poseían capital social ni capacidad operacional coincidentes con el movimiento financiero realizado” y al parecer participaron en el irregular proceso de traspaso del ahora estelar del Barça, cuyos convenios se iniciaron en 2011.

A pesar de todo esto, el técnico azulgrana Luis Enrique se mostró convencido este martes de que Neymar no se ve afectado deportivamente por estos asuntos. VerNeymar llega al tribunal para explicar su traspaso al Barça

TE RECOMENDAMOS