Malas noticias para los astronautas: las bacterias en el espacio cambian de forma

20 de Septiembre de 2017 Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

Recientemente, investigadores descubrieron que las bacterias a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) muestran un comportamiento “cambiante”.

En un reciente estudio publicado en la revista Fronteras en Microbiología, los investigadores tomaron bacterias cultivadas de E. coli y las expusieron a diferentes concentraciones de un antibiótico común, el sulfato gentamicina que es mortal para el E. coli en la Tierra.

Observaron que el volumen celular en bacterias drogadas disminuyó en un 73%, mientras que el número de células se multiplicó 13 veces, comparando con las de un experimento similar en Tierra.

Las paredes de las células bacterianas y la membrana externa, llamada envoltura, se volvieron más gruesas, probablemente para proteger a las bacterias del antibiótico.

También se encontraron pequeñas cápsulas formadas fuera de algunas paredes celulares bacterianas. Estas cápsulas, conocidas como vesículas de membrana, actúan de mensajeras entre las células bacterianas de una colonia y pueden permitir que se comuniquen y sincronicen el inicio del proceso de infección.

Los científicos han observado durante mucho tiempo que las bacterias en el espacio muestran una mayor resistencia a los antibióticos, en comparación con sus contrapartes terrestres, ligadas a la gravedad, pero nunca relacionaron directamente el aumento de la resistencia a los medicamentos con los cambios físicos en las bacterias.

“Sabíamos que las bacterias se comportan de manera diferente en el espacio y que para matarlas se necesita de concentraciones más altas de antibióticos”, dijo Luis Zúa, microbiólogo de la Universidad de Colorado y científico principal del estudio en CU Boulder Today. “Lo nuevo es que llevamos a cabo un análisis sistemático de la apariencia física cambiante de las bacterias, durante los experimentos”.

Los investigadores creen que este “cambio de forma”, factible en las condiciones de baja gravedad en la ISS, podría ser la razón por la cual las bacterias espaciales tuvieron una mayor resistencia a los antibióticos.

“Tanto el aumento de espesor en la envoltura celular como en las vesículas de la membrana externa, pueden ser el indicador de mecanismos de resistencia a los fármacos que se activan en muestras de vuelos espaciales”, dijo Zea, según CU Boulder Today.

Esta investigación podría ayudar a proteger la salud de los astronautas en las extrañas condiciones de vida que experimentan los equipos de ISS, en una pequeña cápsula que sostiene a la vida zumbando alrededor de la Tierra a unas 17.500 millas por hora.

A diferencia de las bacterias unicelulares, que parecen mantenerse bastante bien en ISS, las condiciones de micro gravedad debilitan al sistema inmunológico de los astronautas, aumentando su riesgo de infección. Los astronautas también sufren la pérdida de densidad ósea, envenenamiento por radiación y degradación de la vista, entre otros síntomas.

Además de sus aplicaciones espaciales, este experimento ayuda a entender cómo las bacterias pueden volverse resistentes a los antibióticos en la Tierra, dijo el Director de BioServe, Louis Stodieck, a CU Boulder Today.

Por ejemplo, “en el espacio, los científicos pueden aprender más sobre los cambios bioquímicos de varias células y organismos, porque la fuerza de gravedad en la Tierra pudiera enmascararlas”.

Con los planes de NASA para enviar en 2030 a seres humanos a una misión de tres años a Marte (los astronautas de ISS suelen permanecer sólo hasta seis meses cada vez), la investigación será clave para el bienestar de futuros astronautas.

Por NTD.tv 

TE RECOMENDAMOS