Malta, el nuevo aliado de Maduro que ayuda a eludir sanciones

Por Sabrina Martín
12 de Agosto de 2019 Actualizado: 12 de Agosto de 2019

Malta, un archipiélago del Mediterráneo que se ubica entre Sicilia y la costa de África del Norte, se ha convertido en un nuevo aliado del régimen de Nicolás Maduro, al permitir que la dictadura transfiera crudo como contrabando de barco a barco.

El diario local Times of Malta informó que para eludir las sanciones internacionales, el régimen está utilizando el Hurds Bank, un lugar ubicado al este de Malta.

Ya Estados Unidos emitió una especie de embargo parcial donde les advierte a empresas y personas que no hagan negocios con la dictadura para evitar ser sancionados. Sin embargo, Malta ha hecho caso omiso. La situación se torna curiosa, pues en abril fue el Gobierno de Malta el que impidió el paso de aviones rusos que se dirigían a Venezuela.

Según Lloyds List, un importante periódico marítimo internacional, desde junio se rastrearon al menos diez petroleros químicos o de productos que realizaban transferencias de barco a barco en aguas de Malta. Los productos se transfieren mar adentro para luego dirigirse a puertos venezolanos.


Las cargas navegan a Venezuela, en algunos casos con el sistema de identificación automática de buques apagado, para dirigirse a través del estrecho de Gibraltar a un viaje transatlántico. Según Lloyds List, de este modo se han enviado alrededor de 400.000 toneladas de productos refinados desde principios de junio.

Si bien la producción de petróleo por parte de Venezuela se encuentra actualmente en sus niveles más bajos, unos 39 petroleros han enviado crudo a la India este año y otros 48 petroleros llegaron a China.

Por otra parte, Bloomberg informó en julio que Venezuela recibió al menos 616.000 barriles de gasolina al vacío entre junio y julio, y que los cargamentos habían zarpado desde el puerto de Taman en Rusia.

Las estrategias de la dictadura para evadir sanciones

El régimen de Maduro utiliza al menos cinco trucos diferentes para evadir las sanciones internacionales y cumplir con el envío de petróleo. Convertir barcos en «fantasmas» y en embarcaciones de guerra, transferir petróleo como contrabando, cambiar los nombres de los buques sancionados y secuestrar a la tripulación, son parte de las medidas que el chavismo ha implementado.

Un artículo de Bloomberg revela que el régimen de Maduro está cambiando el nombre de los buques y les está apagando sus transpondedores para “desaparecerlos” de los radares y así estos puedan llegar a sus destinos, entre ellos, Cuba.

Asimismo, la estatal petrolera venezolana, PDVSA, le huye a embargos e incautaciones internacionales haciendo una especie de relevo: transfiere en altamar los barriles de crudo a buques extranjeros que se dedican a llevar la carga a su destino. Una medida que se asemeja a la que utilizan los contrabandistas o narcotraficantes para eludir a la justicia internacional.

Además, Maduro decidió convertir algunos buques petroleros en barcos de guerra tras custodiarlos con personal activo de la Fuerza Armada de Venezuela (FANB). Esto ante la posibilidad de que Estados Unidos intente bloquear el envío.

Los buques que utiliza la petrolera estatal PDVSA, algunos de ellos con bandera panameña, ahora estarán resguardados por militares venezolanos con armamento, preparados para enfrentar cualquier bloqueo.

Este artículo fue publicado originalmente en PanAm Post.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Video relacionado

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

TE RECOMENDAMOS