Mamá adolescente cancela aborto y ahora cria a 8 hijos: “La maternidad no es un inconveniente”

"El mundo había hecho un excelente trabajo convenciéndome de que un bebé arruinaría mi vida. Estas mentiras tienen que acabar"

Por The Epoch Times
04 de Marzo de 2021 2:31 PM Actualizado: 04 de Marzo de 2021 2:31 PM

Hace más de 20 años, una estudiante de secundaria embarazada, que temía que sus sueños y ambiciones estuvieran en juego, programó el aborto de su hijo no nacido después de asesorarse sobre paternidad planificada y la convencieran de que no llevaba nada más que un “grupo de células”.

Pero una intervención de la familia la hizo cambiar de opinión, y forjó el camino de su vida hacia una vida con un propósito e inspiró a otros. Su hijo es ahora un joven de 21 años.

En la actualidad, Becky Martin está felizmente casada y es mamá de ocho hijos, además de ser una firme defensora de la vida, desde su casa en el Medio Oeste, hizo declaraciones a The Epoch Times.

Esta madre cariñosa y amante de las matemáticas dijo que “la maternidad no es un inconveniente” y que los niños “no son perjudiciales” para el éxito.

“Hay que acabar con estas mentiras”, dijo Becky. “No necesitamos matar a nuestras futuras generaciones para tener éxito. Tampoco debemos considerar nuestra fertilidad como una carga. Es más que sexista creer que las mujeres deben destruir lo que nos hace únicas en nuestra condición de mujeres —la capacidad de gestar y dar a luz—para ser iguales a los hombres”.

Becky Martin con su marido, Obie Martin (Cortesía de Becky Martin)

Sin embargo, Becky admitió que la transición de una adolescente engañada a una madre provida bien fundamentada fue un “largo proceso”. “Me llevó diez largos años”, dijo.

“Diez años de vergüenza, negación y actitud defensiva. Diez años en los que me obstiné en atrincherarme, repitiendo como un loro la retórica trillada e inexacta de ‘Mi cuerpo, mi elección’. Sabía, en el fondo, que no era mi cuerpo, sino el de mi hijo, el que habría sido asesinado”.

“Ser dueña de mis actos me dio una sensación de fuerza y propósito. Mi corazón se encendió y me convertí en una apasionada defensora de la vida. Me di cuenta de que no solo se había salvado la vida de mi hijo, sino también la mía”.

El llamado interno de una mamá

Al reflexionar sobre sus planes adolescentes de abortar a su hijo, Blake, Becky dijo que era “probablemente uno de los peores tipos de proabortistas” porque no era ingenua ni inculta.

“Él no era un simple ‘grupo de células’ o ‘tejido’ como lo describió Planned Parenthood en mi asesoramiento previo al aborto”, dijo.

“Sabía que el aborto mataba a un ser humano inocente, pero no me importaba. El mundo había hecho un excelente trabajo para convencerme de que un bebé arruinaría mi vida. Estaría condenada a una vida de pobreza, lucha y fracaso”.

“En mi mente, mi vida era más importante, e iba a utilizar mi privilegio de nacimiento para hacer lo que quisiera. Mi corazón era frío y mi mente egoísta. Mis planes eran más importantes que la vida de mi hijo”.

El aborto de Becky estaba programado para un lunes. Pero varios familiares se enteraron y organizaron una intervención. Describiendo la situación como “extremadamente incómoda”, Becky accedió a cancelar su cita.

Becky Martin con su hijo Blake (Cortesía de Becky Martin)

“Ahora, por supuesto, estoy inmensamente agradecida”, dijo. “No solo salvaron la vida de Blake, sino también la mía”.

Así comenzó un viaje que no solo cambiaría la vida de Becky, sino que también inspiraría y transformaría aún más corazones.

Superando las mentiras

Con la esperanza de ser madre soltera, Becky buscó recursos para madres solteras, lo que le permitió a ella misma, la futura madre adolescente, permanecer en la escuela y terminar sus estudios. Pero los rumores se propagaron rápidamente. Becky llegó a recibir cartas de odio. Pero aprendió rápidamente a ignorar las opiniones de los demás.

“Yo no lo calificaría de ‘acoso’, pero las reacciones de mi comunidad fueron intensas”, dice Becky. “Muchos de mis compañeros expresaron su apoyo a lo que yo eligiera. Algunas reacciones de los adultos fueron amables, como la de mi sacerdote, mientras que otras fueron duras. Algunos querían desesperadamente a mi bebé”.

Estaba embarazada de cuatro meses cuando se graduó con honores como mejor estudiante. Entró en la universidad comunitaria para estudiar Matemáticas, y en otoño de 1999, en su primer año, nació Blake.

(Cortesía de Becky Martin)

” Equilibrar los estudios y la crianza de los hijos fue un reto, pero estaba muy decidida y centrada en dos cosas: ser una buena madre y terminar mi carrera”, recuerda. Durante las pausas de estudio, Becky recogía a Blake de la guardería para que comiera y jugara.

“Este fue el momento exacto de mi vida en el que aprendí que tenía que ignorar las opiniones de los demás”, dijo. “Las personas más afectadas éramos mi hijo y yo, así que eran las dos personas cuyas opiniones importaban. Estaba muy motivada para conseguir mis objetivos, así que mi principal objetivo era ser una buena madre y terminar los estudios”.

“Quizá fue la combinación de la edad, la madurez, la humildad y la autoaceptación con el descubrimiento de una nueva y compasiva posición provida lo que me llevó a la transformación”.

Compartir la curación y la esperanza

En poco tiempo, el dúo madre e hijo se convirtió en un trío cuando Becky conoció a Obie Martin, ahora su marido desde hace 16 años. Becky estaba enamorada del sentido del humor de Obie y de la aceptación de su hijo de dos años.

“Becky y yo nos conocimos en la clase de física”, dijo Obie. “En algún momento del semestre, ella se trasladó de su mesa de laboratorio a la mía y fue entonces cuando nos conocimos oficialmente. Era guapa e inteligente… y desde entonces estamos juntos”.

Becky Martin y Obie Martin. (Cortesía de Becky Martin)

“Quería a Blake, así que fue natural adoptarlo después de casarnos”, dijo Obie.

Blake agradece que las cosas hayan salido como lo hicieron. “Dadas las circunstancias, no era el camino más fácil”, dijo Blake.

“Aplaudo a mi madre por haber asumido lo que hizo. Lo definiría como el mejor resultado posible que podría haber esperado.

“Tampoco podré agradecer nunca lo suficiente a mi padre por asumir la responsabilidad de ser el gran padre para mí que fue, y que sigue siendo, hasta el día de hoy. No recuerdo ningún momento de mi vida en el que no estuvieran los dos”.

Becky Martin y Obie Martin con Blake. (Cortesía de Becky Martin)

Becky y Obie tienen siete hijos además de Blake, tres de los cuales son adoptados: Ava, de 14 años; Parker, de 10; Sean, de 9; Maggie, de 6; Duncan, de 4; Leia, de 3, y Elijah, de 1. Becky dio clases de matemáticas en la escuela secundaria durante diez años, pero después de la adopción desde China decidió convertirse en madre de familia a tiempo completo.

“Hemos sido bendecidos con los recursos para hacerlo, el temperamento para manejarlo, el apoyo —incluyendo a nuestros hijos— para hacerlo funcionar, y el amor para darlo”, dijo Obie.

“Es maravilloso estar con alguien que valora a los niños y conoce la importancia de dar. Es un gran trabajo criar a 8 niños, y hacemos un gran trabajo trabajando juntos para criar a nuestra familia”, dijo Becky, expresando su amor y agradecimiento por el apoyo de Obie.

Obie describe la vida familiar como un “caos controlado, rara vez tengo tiempo libre”, admitió, “¡pero tampoco me aburro nunca! Cada triunfo, éxito y un poco de alegría que me impulsa a salir de la cama por la mañana puede atribuirse directamente a esta familia mía”.

Obie Martin y Becky Martin con sus ocho hijos (Cortesía de Becky Martin)

Como familia con una firme fe en Dios, los Martin quieren enseñar a sus hijos a “retribuir” los dones de la vida que se les fueron otorgados para ayudar al mundo.

La pasión de Becky se ha convertido en un movimiento provida.

“Blake fue Blake desde el segundo en que fue concebido”, dijo. “Al igual que todos nosotros, fue formado a imagen y semejanza de Dios. No me corresponde a mí, ni a ninguna otra mujer, jugar a ser Dios y determinar quién vive y quién muere”.

“Si puedo evitar que otras mujeres experimenten eso, lo haré. Ahora, me dedico a vivir una vida provida. Para nosotros, esto significa compartir recursos con las mujeres para ayudarlas a ser madres, adoptar, apadrinar, donar, educar, defender y mucho más”.

“Espero que podamos crear una sociedad en la que las mujeres, no sientan la necesidad de abortar por miedo. Ahora hay tantas opciones, tantas organizaciones que ayudan a las madres o crean planes de adopción”.

A las mujeres que se han sentido presionadas a abortar en el pasado, Becky les recuerda: “Los errores no definen a una persona. Nadie está más allá de la redención. La clave es aceptar, sanar, crecer y aprender. La maternidad cambió mis planes, pero no los arruinó. Todavía llegué a mi objetivo final, solo tomé un camino ligeramente diferente”.

Mira la historia del profundo cambio de Becky en el siguiente vídeo:

(Cortesía de Becky Martin)

Arshdeep Sarao y Louise Bevan contribuyeron a este informe


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.