Mamá alerta a otros padres luego de que su niño se contagia de herpes por un beso

Por Tom Ozimek - La Gran Época
31 de Julio de 2019 Actualizado: 31 de Julio de 2019

Una madre británica está advirtiendo a otros padres después de que su hijo de tres años contrajo herpes por lo que ella cree fue el beso de un pariente.

El hijo de Hayley Etheridge, Baylie-Grey, desarrolló una erupción en la cara causada por el virus del herpes, según el Manchester Evening News.

La madre de 24 años, que es de Greater Manchester, también fue informada de que su hijo no nacido estaba en peligro. Aunque el herpes rara vez es mortal para los niños pequeños, los recién nacidos tienen sistemas inmunitarios relativamente débiles y, por lo tanto, puede ser mortal para ellos.

Los médicos dijeron a Etheridge que si el virus llegaba a sus ojos, su hijo de tres años podría perder la vista.

“Recuerdo haberme sentado y llorado mientras hablaba con los médicos, haciéndoles preguntas y obteniendo respuestas que ninguna madre quiere escuchar”, contó a Manchester Evening News.

“Me dijeron que si el virus se propagaba a sus ojos, Baylie podía quedar ciego – yo estaba absolutamente aterrorizada”, agregó. “No tenía idea de que un simple virus de herpes labial podía ser tan peligroso para un niño”.

Afortunadamente, Baylie-Grey se recuperó y su segundo hijo, Vito, no se enfermó de herpes.

La madre preocupada ahora cuenta su historia con la esperanza de que otros padres puedan aprender de su trauma.

“Cuando los médicos dijeron que era herpes, me quedé estupefacta”.

Etheridge contó al medio que notó por primera vez que algo andaba mal cuando su hijo tuvo un sarpullido en la cara y se volvió letárgico. Lo llevó al North Manchester General Hospital, donde los médicos le informaron que el niño tenía el virus del herpes, o HSV-1.

“Cuando los médicos me dijeron que era herpes, me quedé estupefacta”, dijo a Manchester Evening News, y agregó: “La gente asume que siempre se transmite sexualmente, pero no es así”.

Contó a la agencia que cree que su hijo contrajo el virus después de ser besado por un pariente, pero agregó que no estaba segura de quién le había contagiado la enfermedad.

El virus del herpes simple es un virus contagioso que se propaga a través del contacto interpersonal directo. Según Healthline, alrededor del 67 por ciento de las personas de 49 años o menos son portadoras del virus, aunque es posible que nunca experimenten un brote.

Los bebés que contraen el virus del herpes pueden desarrollar complicaciones graves, según Healthline, como ceguera, daño cerebral y muerte.

Las personas que contraen el virus lo tendrán por el resto de sus vidas y no hay cura. El tratamiento se centra en aliviar algunos de los síntomas, que pueden incluir llagas abiertas.

Cuando a Baylie-Grey le diagnosticaron herpes, tenía 35 semanas de embarazo de su segundo hijo, Vito.

“Los médicos me dijeron que si se lo transmitía a mi bebé recién nacido podría causar ceguera, daño cerebral o incluso podría nacer muerto”, señaló.

“Estaba sentada allí pensando que tengo un hijo en una situación realmente grave y ahora me dicen que mi otro bebé podría morir. Nunca he estado tan asustada en mi vida”.

El VHS-1 se transmite a través del contacto piel a piel y la saliva. Por lo general, los síntomas aparecen dentro de las primeras semanas de haber contraído el virus. La piel se vuelve dolorosa o puede producir hormigueo, comezón o ardor, típicamente alrededor de la boca.

Etheridge dijo que se le hizo un seguimiento minucioso durante el resto de su embarazo y que se sintió aliviada cuando su bebé nació sin herpes.

“Vito tiene ahora dos años y nunca ha tenido ningún problema o parece haber contraído el virus, afortunadamente”, comentó, añadiendo que aunque la gente no debería ser demasiado protectora con sus hijos, hay riesgos en dejar que la gente los bese.

“La gente dice que no se debe envolver a los niños en papel de burbujas, dejarlos entrar en contacto con los gérmenes y la suciedad y dejarlos aprender a luchar por sí mismos, y eso está bien”, dijo, pero agregó que “hay algunas cosas que los niños no son capaces de combatir, y el riesgo no vale la pena”.

“Por favor, tengan cuidado con sus bebés, son tan pequeños y frágiles que incluso un simple beso puede romperlos”, advirtió.

Bebé hospitalizado con herpes después de ser besado

El incidente se asemeja al caso de otro bebé en Gran Bretaña que quedó luchando por su vida después de contraer el virus del herpes en su ojo luego de que alguien lo besara durante una ceremonia de bautismo.

Según The Sun, el recién nacido, Noah Tindle, tenía cuatro semanas cuando su madre, Ashleigh White, notó hinchazón y ampollas en su ojo izquierdo.

Contó a la agencia de noticias que una consulta médica inicial en septiembre del año pasado sugirió que podría haber sido un bloqueo benigno del conducto lagrimal. Pero después de que la hinchazón y la decoloración empeoraron, llevó a su bebé a una clínica para pedir una segunda opinión.

El pequeño Noah fue derivado al Hospital Barnsley, donde los médicos le hicieron pruebas y confirmaron que se había infectado con el virus del herpes simple 1 (HSV1).

“Había leído algo en Facebook sobre otro bebé que tenía el virus y las ampollas eran exactamente iguales”, dijo a The Sun.

“Lo que no sabía es que aunque no tengas herpes labial activo, sigues siendo portador del virus en tu sistema y en la saliva, lo que significa que siempre hay que ser muy cuidadoso.”

Señaló que los médicos le dijeron que Noah probablemente había contraído el virus por un beso.

“Fuimos a un bautismo donde unos amigos lo abrazaban y besaban, pudo haber sido cualquiera de ellos”, contó al medio.

Noah pasó más de dos meses en el hospital recibiendo tratamiento para la infección. Aunque el virus del herpes es benigno para los adultos sanos, los bebés pueden sufrir complicaciones, incluida la muerte.

“Logramos atraparlo antes de que pudiera entrar en su torrente sanguíneo”, dijo la madre aliviada a The Sun. “No pudo abrir los ojos durante días”.

Añadió que Noah recibió intensos medicamentos antivirales por vía intravenosa durante dos semanas, seguidos de medicamentos profilácticos durante otros seis meses. Sufrió una recaída en marzo y tuvo que recibir otra ronda de medicamentos intensos.

“Todavía nos queda un largo camino por recorrer antes de que salgamos de la oscuridad”, dijo su madre.

“Sólo quiero concienciar a más gente de los riesgos y consecuencias de besar a un bebé, especialmente a un recién nacido cuando tienes herpes labial”.

Y añadió: “Por favor, por favor, por favor, no besen a los recién nacidos”.

*****

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS