Mamá duda que el bebé recién nacido que le dan sea el suyo, la prueba de ADN le da la razón

Por Robert Jay Watson
26 de Agosto de 2019 Actualizado: 26 de Agosto de 2019

Es el material de las pesadillas y de las películas de ciencia ficción o de terror. Una madre da a luz a un bebé sano, las enfermeras se llevan al recién nacido para limpiarlo y cortarle el cordón umbilical. Luego traen al bebé de vuelta. Pero algo no le sienta bien a la nueva mamá. No puede decir exactamente qué es, pero sabe que este bebé no es su bebé.

Pero la verdad es a menudo más extraña y aterradora que la ficción, y ese fue definitivamente el caso de Mercy Casanalles, quien se convenció cada vez más de que su bebé había sido cambiado después de nacer.

Mercy es originaria de El Salvador, pero vino a los Estados Unidos para estudiar. Al inscribirse en el Instituto Cristo para las Naciones en Dallas, Texas, conoció al amor de su vida, Richard Cushworth, quien es oriundo de West Yorkshire, Inglaterra. Los dos se enamoraron y se casaron en Dallas. Pronto, esperaban a su primer hijo.

Pero la visa temporal de Mercy estaba por expirar y aún no había obtenido su Green Card, así que necesitaba regresar a El Salvador para dar a luz. Cuando le llegó el momento, Mercy fue al Hospital Centro Ginecológico de San Salvador, considerado uno de los mejores del país.

Desafortunadamente, el bebé tuvo que nacer de inmediato, por lo que Mercy tuvo que someterse a una cesárea de emergencia. Se le dijo que su bebé necesitaba ser llevado a observación durante la noche debido al procedimiento. Como le dijo al Daily Mail: “Acaba de pasar a mi lado y le di un beso y luego lo llevaron a los cuneros y esa fue la última vez que lo vi”.

Al día siguiente, las enfermeras le trajeron un bebé a Mercy, pero ella estaba completamente convencida de que no era suyo. “Cuando lo recibí, le dije: ‘Este no es mi bebé'”, le dijo a USA Today. Para empezar, trajeron a Mercy a un niño de tez muy oscura, mientras que ella tiene una piel muy clara y su esposo, Rich, es blanco. Aún más grave, su bebé había sido bastante pequeño y delgado, con muy poco pelo. El que le dieron las enfermeras era mucho más peludo y corpulento.

Cuando trató de decirles a las enfermeras que el bebé no se parecía al que había visto justo después del parto, le dijeron: “Anoche te medicaron después de la cesárea”, según la BBC. Todos, desde las enfermeras hasta los médicos y sus amigos que habían venido a visitarla, le dijeron que el niño era suyo.

Cuando regresó a Dallas y se reunió con su esposo, sus dudas continuaron aunque hicieron todo lo posible para darle la bienvenida a su recién llegado. Mercy describe una terrible dinámica de enamorarse del bebé, pero todo el tiempo sintiendo que algo andaba mal. Se lo dijo a la BBC: “Intenté apartar ese pensamiento, esto no es real. Esto pasa en una película. Esto pasa en Hollywood”.

Como dijo Mercy a la BBC: “Creo que estábamos enamorados del bebé. Incluso cuando hice las pruebas de ADN, pensé que lo estaba traicionando. Esa era la sensación que tenía, traiciono a mi hijo, pero no puedo vivir con esto”. Pero cuando los resultados de las pruebas de ADN llegaron, no había duda. Los médicos les dijeron que había un 0 por ciento de posibilidades de que ella fuera la madre.

Aunque Mercy se sintió aliviada al saber que sus sospechas eran correctas, esto le trajo poco consuelo. “Tenía dos ideas”, dijo Mercy a la BBC. “Qué le va a pasar a este bebé, y dónde está mi bebé”, agregó.

Así comenzó un largo proceso de tratar de identificar dónde había terminado su bebé biológico y cómo había ocurrido el intercambio en primer lugar. Con la ayuda del embajador británico en El Salvador, comenzaron a investigar y a conseguir que las madres locales que dieron a luz en el mismo hospital más o menos al mismo tiempo, se hicieran pruebas de ADN.

Finalmente, encontraron a su hijo y le devolvieron el bebé que habían estado cuidando. Fue una reunión emotiva para ambas partes, ya que cada una de las familias se había enamorado de los bebés que recibieron en el hospital. Lidiar con la burocracia y el sistema judicial salvadoreño resultó ser otra pesadilla más, pero lo más importante es que han recuperado a su verdadero bebé.

Como Richard le dijo a WFAA: “Ha sido un proceso largo y doloroso, y no puedo creer que tengamos a este hermoso niño milagroso aquí en Dallas”.

Esta adorable abuela quiso hacerle un regalo especial a su nieta por todo su sacrificio

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS