Mamá de Colorado que dijo que su hija de 7 años murió de una rara enfermedad es acusada de asesinato

Por Jack Phillips
22 de Octubre de 2019 Actualizado: 22 de Octubre de 2019

Una mujer de Colorado que dijo que la muerte de su hija de 7 años se debió a una enfermedad rara e incurable fue acusada de asesinato, según se informó.

Kelly Renee Turner, de 41 años, fue acusada de dos cargos de asesinato y abuso infantil por la muerte de su hija, Olivia Gant, en agosto de 2017. Los detalles fueron confirmados por el sheriff del condado de Douglas Tony Spurlock el lunes después de que un gran jurado la acusara, reportó Fox31.

“Aunque ha sido un caso muy emotivo, han investigado todos sus aspectos con diligencia y profesionalidad”, dijo Spurlock. El sheriff agregó que está “extremadamente orgulloso e impresionado con la determinación de todas las agencias involucradas, especialmente mis detectives”.

No está claro cómo murió la niña.

Kelly Turner afirmó que su hija Olivia Gant sufría de una enfermedad rara e incurable. (Departamento de Policía de Denver)

Turner había afirmado que su hija tenía una enfermedad terminal con encefalomiopatía neurogastrointestinal, la cual, según ella, le había causado un fallo intestinal, reportó The Denver Channel.

Turner fue arrestada el viernes 19 de octubre en un hotel de Glendale, Colorado. También fue acusada de robo, fraude caritativo y cargos de falsificación, indicaron las autoridades.

Antes de se muerte, la niña se fue de paseo junto con los oficiales de policía de Denver como parte de una lista de espera, reportó el Denver Channel, agregando que también fue nombrada jefa de policía honoraria.

Sin embargo, Olivia nunca tuvo cáncer en primer lugar. Su madre también dijo que su otra hija tenía cáncer, pero ella no lo tenía, señaló un gran jurado.

“Existe la preocupación de que [la madre de la niña] se haya beneficiado de esta atención y haya motivado parte del tratamiento médico que buscaba tanto para [nombre de la hija] como para [nombre de la otra hija]”, dice la acusación redactada, según el canal de Denver. “Existe la preocupación de que [la madre de la niña] haya mentido acerca de las condiciones médicas de sus hijas y, por lo tanto, pueda haber causado daño a las menores y o haber hecho que se sometieran a procedimientos médicos significativos”.

Imagen de archivo de un paciente de hospital. (Engin_Akyurt/Pixabay)

Turner, según el reporte, “informó de varias condiciones y procedimientos que nunca ocurrieron” y falsificó información sobre la segunda hija.

Los investigadores notaron entonces que Turner, por su cuenta, sacó a relucir el Síndrome de Munchausen. Los investigadores se preguntaron por qué sacaría a relucir tal condición.

Finalmente, admitió ante las autoridades que fabricó el diagnóstico de cáncer de su segunda hija, pero dijo que el estado de salud de Olivia era exacto, diciendo que tenía discapacidades del desarrollo y graves trastornos intestinales.

En noviembre de 2018, los restos de Olivia fueron exhumados antes de que se llevara a cabo una autopsia. La forense del condado de Arapahoe, la Dra. Kelly Lear, dijo que su forma de muerte no estaba determinada, diciendo que había una falta de hallazgos que mostraban que la causa de su muerte era una falla intestinal o lo que su madre había descrito.

Los investigadores dicen que Olivia había estado usando una sonda de alimentación y fue admitida en julio de 2017 en el Hospital Infantil de Colorado, donde los médicos dijeron que su nutrición era deficiente. Un médico dijo a los investigadores que Turner quería retirar toda la atención médica y la alimentación artificial de su hija porque su calidad de vida era muy mala. Contó que insistió en que firmara una orden de “no resucitar” a su hija.

Los médicos habían dicho que Olivia no sobreviviría con nutrición intravenosa, y Turner tuvo la opción de llevarla a su casa en un hospicio, según la acusación. Olivia murió unas semanas después.

Varios médicos que fueron entrevistados dijeron que Olivia no tenía una condición terminal. La niña comenzó a recibir tratamiento en el hospital en 2013 después de mudarse de Texas, donde el marido de Turner se quedó.

“Olivia estuvo con nosotros por un tiempo muy corto, pero a través de su corta vida y sus grandes batallas nos enseñó que podemos ser felices en todas las cosas,” dice el obituario de Olivia. “Después de muchas operaciones y numerosas estancias en el hospital, Olivia siempre volvía a casa con una sonrisa”.

“Fue solo en el último mes que el juego y la conversación comenzaron a cesar”, concluye el obituario. “Nuestra preciosa princesita tendrá ahora un nuevo cuerpo, sin tubos, sin más dolor o enfermedad y con gozo eterno en el Señor. Nos vemos en el cielo nuestra preciosa Olivia”, añade.

*****

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS