Mamá dice que las dulces palabras de su hijo de 4 años en su segundo y duro parto le dieron fuerzas

Por Louise Chambers
06 de Junio de 2022 12:21 PM Actualizado: 06 de Junio de 2022 12:21 PM

Una madre de Utah, que esperaba con impaciencia el nacimiento de su segundo hijo tras una experiencia traumática en su primer parto, se aseguró de que su familia estuviera preparada, incluido su hijo, que entonces tenía 3 años. Sin embargo, cuando el parto se hizo casi demasiado intenso para soportarlo, nada pudo ayudarla más que las dulces y tranquilizadoras palabras de su hijo que la hicieron salir adelante.

Delaina Leigh Compton, de 27 años, nacida en Idaho, tuvo un parto asinclítico con su primer hijo cuando éste cambió de posición y su cabeza se inclinó hacia un lado. Delaina dio a luz a Leo, que ahora tiene 4 años, en medio de la disolución de su matrimonio con su primer marido, y afirma que no estaba en su mejor momento “mental, emocional o físicamente”.

Sin embargo, Delaina, que es bailarina profesional encontró de nuevo el amor y se casó con David, de 30 años. Delaina se quedó embarazada inesperadamente de su segundo hijo.

(Cortesía de Delaina Leigh)

“Habíamos planeado tener otro hijo, nos hacía mucha ilusión, pero llegó mucho antes de lo previsto”, dijo Delaina. “Todavía me estaba curando de los traumas y abusos del pasado de relaciones anteriores”.

No fue hasta su tercer trimestre que Delaina empezó a sentirse mucho mejor con su embarazo.

Delaina eligió el centro de partos Utah Birth Suites para tener a su bebé —describiéndolo como un lugar “entre el hospital y el hogar”— con el apoyo de su marido. Investigó mucho y se informó sobre el parto sin medicación y sobre las ventajas de dar a luz en casa o en un centro de maternidad, y elaboró un plan de parto para sentirse en control.

También se aseguró de preparar a su hijo, el pequeño Leo, para la experiencia que le esperaba.

(Cortesía de Delaina Leigh)

“Veía un vídeo sobre el parto y me aseguraba de que era apropiado para su edad, luego se lo enseñaba y le decía: ‘Aquí es cuando mamá va a estar de parto, aquí es cuando el bebé va a ser expulsado, esta es la placenta'”, dijo Delaina. “Le encantó, pensó que era lo más genial”.

Delaina dijo que también le enseñó a Leo que iba a haber momentos en los que tendría que ver cómo usaba la fuerza del león para “hacer salir al bebé”, y que si había algún momento en el que iba a hacer ruido era porque estaba usando su poder de león.

La entonces futura mamá se puso de parto en diciembre de 2021 según lo previsto, en su casa. Todo parecía normal hasta que sintió un “cambio” y un intenso dolor pélvico que supo al instante que no era normal. Esto la puso “nerviosa” y “temerosa”, porque su bebé había estado previamente en la posición óptima para el nacimiento. Delaina no sabía entonces que se había convertido en asinclítico.

(Cortesía de Delaina Leigh)

La comadrona y la doula estaban nerviosas porque Delaina estaba en transición, la parte final del parto antes de que la mujer empiece a empujar.

Al sentir el miedo y el dolor de su madre, el pequeño Leo intervino para decir: “Respira hondo, mamá. Recuerda que este dolor es bueno”.

“Oírle decir eso era justo lo que necesitaba”, dice Delaina. “No tenía ni idea de lo bien que había captado estas cosas diferentes que le he enseñado… Realmente siento que, por todo lo que ha pasado a una edad tan temprana, le ha convertido en un chico muy tierno e inteligente”.

Fue increíble para Delaina ser testigo de la dulzura de su hijo.

Más tarde, Delaina compartió en Instagram las emotivas imágenes de su parto, con Leo a su lado.

(Cortesía de Delaina Leigh)

Leo —cuyo nombre completo es Leónidas, que significa “fuerza de león”— acompañó a su madre y a su padre al centro de partos, donde Delaina se metió en una bañera para ayudar con los dolores de parto. Salió cuando llegó el momento de empujar, para probar diferentes posiciones. Fue entonces cuando su comadrona descubrió que el cuello del útero de Delaina actuaba como una goma elástica alrededor de la cabeza del bebé.

El bebé estaba atascado y, con la cabeza inclinada, descendía en ángulo. A diferencia de otros bebés, cuyas frecuencias cardíacas pueden descender cuando sus madres empujan, la frecuencia cardíaca del bebé de Delaina descendía cuando ella no empujaba. Sin embargo, estaba decidida a tener al bebé y, por tanto, intentó casi todo lo que pudo para sacarlo.

“Me dolía mucho más de lo que sabía que debía”, recuerda Delaina. “Todo lo relacionado con empujarle y sacarle fue más intenso de lo que debería”.

La comadrona de Delaina también le sujetó manualmente el cuello del útero para ayudar al bebé a descender por el canal de parto.

Después de una hora de empujar, el bebé Luca nació un poco aturdido, pero sano, con un peso de 7 libras y 4 onzas (aproximadamente 3.3 kg). Leo ayudó a David a cortar el cordón umbilical antes de que la familia de cuatro se acurrucara para establecer un vínculo piel con piel.

No hace falta decir que Leo estaba encantado de ver a su hermanito.

“Durante el parto, no paraba de decir: ‘¡Oh, estoy tan emocionado por conocer al bebé! Y una vez que llegó el bebé, estaba encantado. Había luz en sus ojos, era tangible”, dijo Delaina, cuya cuñada le dijo que en el parto “ni siquiera se inmutó” el hermano mayor Leo.

(Cortesía de Delaina Leigh)

Delaina y David se emocionaron al saber lo intenso que había sido el parto.

“Mi marido lloraba porque estuvo conmigo durante todo el parto y viendo lo duro que fue. Y hay momentos en los que él también tenía miedo”, dijo Delaina. “Nunca lo supe, porque nunca lo expresó ni lo demostró”.

Una vez que Luca estuvo allí con la familia, fue un gran alivio para ellos. Desde el principio, había un espíritu muy “dulce y especial en él, así que fue mágico, como mínimo”, dijo sobre el recién nacido.

(Cortesía de Delaina Leigh)
(Cortesía de Delaina Leigh)

Delaina dijo que su marido, su comadrona y su doula fueron “un cambio de juego”, y que la habilidad de su equipo de partos, elegido personalmente, les permitió manejar las complicaciones sin tener que trasladarse a un hospital.

“Los médicos suelen intervenir con fármacos o métodos diferentes para poner en marcha el parto. Son intervenciones que suelen provocar una cascada de intervenciones”, reflexiona.

Explicó que, por lo general, una intervención provoca una reacción, y otra intervención tiene que venir para ayudar a esa reacción, y esto es lo que experimentó durante su nacimiento con Leo. Esta vez, con Luca, fue como una diferencia de la noche al día, dijo, describiendo la experiencia como “increíble”.

(Cortesía de Delaina Leigh)

Delaina conoció a David, que ahora es su “roca”, en una aplicación de citas en 2014, cuando vivía en Salt Lake City, Utah. En ese momento todavía estaba luchando por salir de una “relación tóxica”, por lo que David se convirtió en su amigo y protector. Aunque en ese momento sí sentían algo por el otro, Delaina dice que el momento no parecía ser el adecuado.

Ambos siguieron adelante y se casaron con personas diferentes. Con ambos divorciados de sus parejas, empezaron a pasar mucho tiempo entre ellos como amigos y se dieron cuenta de que querían cosas similares en la vida, por lo que empezaron a salir. Para Leo, la transición fue fácil, dijo Delaina, pues ya sabía que David era muy amigo de su madre.

(Cortesía de Delaina Leigh)

“Al llegar a este matrimonio, es muy diferente”, reflexionó. “Somos socios en igualdad de condiciones… hacemos todo lo que podemos para ayudarnos mutuamente, lo cual es increíble, y como creo que debería ser”.

A medida que Luca se acerca a los 5 meses de edad, la familia de cuatro está “entrando en el ritmo de las cosas”. David trabaja desde casa y proporciona un apoyo inestimable. Delaina adora ser madre de dos niños, y la familia encuentra su alegría en la vida al aire libre, el senderismo y la exploración de los parques nacionales juntos.

Mientras tanto, el adorable y creciente vínculo de Leo y Luca ha sido la guinda del pastel para la familia.

(Cortesía de Delaina Leigh)

“Desde el principio, él dice: ‘Voy a ser el mejor hermano mayor de la historia, ¡le voy a enseñar todas estas cosas!”. dijo Delaina. “Aunque Luca no pueda jugar mucho ahora, Leo sigue encontrando maneras de conocerlo donde está y jugar con él de esa manera. No deja de tratar de quererle, de darle abrazos y besos, y es increíble”.


(Cortesía de Delaina Leigh)

“Para mí es genial verlos convertirse en quienes siento que están destinados a ser, y en quienes Dios ha creado que sean”, dijo, y añadió: “Tengo tantos sombreros diferentes en la vida … pero al final del día, realmente siento que mi papel como madre es el papel más importante que jamás tendré”.

A medida que sus hijos crecen, la filosofía de crianza de Delaina es dirigir siempre con optimismo y asegurarse de que sus hijos sepan lo mucho que se les quiere. Los errores les ayudan a aprender y a crecer, y la comunicación abierta y honesta es primordial.

“Se trata de ayudarnos mutuamente a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, y de ayudarnos a alcanzar nuestras metas y a perseguir nuestros sueños”, dice. “Es crucial que mis hijos se sientan seguros al expresar sus emociones y pensamientos con nosotros, y que nosotros, como padres, les ayudemos a navegar por ellos de forma saludable”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.