Mamá educa a su hijo en casa luego que escuela pública le dijera “discapacitado”, ¡y abre una escuela!

Por Louise Chambers
26 de Julio de 2022 1:28 PM Actualizado: 26 de Julio de 2022 1:28 PM

Una madre cuyo hijo fue considerado “discapacitado mental” por no prosperar con un rígido plan de estudios de la escuela pública tomó cartas en el asunto. Decidió educar a su hijo en casa y, tras encontrar un método que le ayudó a sacar lo mejor de sí mismo, abrió su propia escuela para ayudar a otros.

Bárbara Rivera, nacida en Ohio, de 58 años, ha vivido en Miami durante los últimos 40 años. Tiene tres hijos y una hija, a los que ha criado sola: Damon, ahora de 37 años, Morgan, de 35, Adam, de 32, y Michael, de 31. Adoptó extraoficialmente a un quinto niño, Thor, cuando una amiga recibió un diagnóstico médico devastador y pidió a Barbara que acogiera a su hijo.

Bárbara con sus hijos, Damon, 7, Michael, 10 meses, Adam, 1, Morgan, 3. Foto tomada unas semanas después del huracán Andrew. (Cortesía de Barbara Rivera)

“La escuela lo transformó”

En 1991, el mayor de Bárbara, Damon, que hablaba inglés y español con fluidez, estaba entusiasmado por empezar el primer curso.

“Sin embargo, a las dos semanas de empezar el curso, su profesora me dijo: ‘Damon es un discapacitado mental, no sabe leer y necesitará medicación para aprender'”, contó Bárbara a The Epoch Times. “Me dijeron que confundía las letras ‘b, d, p y q’ y los números ‘6 y 9’.

“Me dijeron que esta confusión de letras y números era un signo de un problema de aprendizaje/mental. No estoy de acuerdo. Argumenté que dichos números y letras eran similares y que mi hijo solo estaba en su segunda semana de colegio. El ‘diagnóstico’ me pareció injusto e ilógico”, añadió.

Pero Bárbara tenía fe en la capacidad de su hijo y creía que, con la práctica, acabaría por conseguirlo, por lo que no se preocupó. Sin embargo, su profesora presionó para que le hicieran una evaluación médica.

“Le hice saber que si alguien hablaba con mi hijo sin mi consentimiento, la demandaría”, dijo Barbara. “No iba a hacer evaluar a Damon, ¡nunca! No iba a poner a Damon en una medicación que alterara la mente, nunca”.

Damon, según su madre, era honesto, se comportaba bien y era uno de los niños más tranquilos que había conocido. De mayor quería ser policía y jugar al baloncesto en la NBA, algo que Barbara apoyaba sin reservas.

Damon de niño. (Cortesía de Barbara Rivera)

Bárbara consideraba que la afirmación de que su hijo era discapacitado era “una bofetada a los padres de los niños que realmente tienen discapacidades”, ya que estaba dotado de capacidades de habla, vista y oído.

Bárbara empezó a examinar detenidamente el material didáctico de la escuela pública de Damon. Se sorprendió al descubrir que su paquete de lectura “fónica” no se basaba en absoluto en la fonética real.

“Se esperaba que mi hijo leyera historias y escribiera respuestas a preguntas antes de dominar el alfabeto y los sonidos individuales que representaba cada letra o combinación de letras”, explicó.

Se dio cuenta de que en su primer mes de colegio, los deberes de Damon en primer grado eran una tarea de tres horas cada noche. En lugar de jugar con sus hermanos, Damon “se sentaba con la cara perdida en la mesa”, mirando fijamente el trabajo que no podía hacer. Bárbara empezó a devolver las tareas de Damon a su maestra, sin terminar. Ella escribía: “Damon no puede leer esto, así que le hice trabajar en los sonidos del alfabeto, o hicimos una ronda de tarjetas de memoria”.

“Me sorprendió que la única solución que me ofrecieran para Damon fuera una evaluación y medicación”, dijo. “Ni siquiera se mencionó la tutoría, ni las tarjetas flash, ni hacer letras en Playdoh. La profesora, el director y el sistema escolar creían firmemente que mi hijo, bilingüe y de buen comportamiento, era inalcanzable e ineducable.”

Esto tuvo un gran impacto en Damon.

“[Él] aprendió una cosa en primer grado: ‘aprendió’ que era estúpido”, se lamenta. “Su amor por colorear desapareció, ya que, si coloreaba fuera de la línea, incluso ligeramente, se rendía. Desapareció su afición a llevar una capa y a ir de un lado a otro de la casa.

“Una vez le pedí que me trajera la bolsa de los pañales de su hermanito, y me respondió: ‘Espero no estropear esto’. La escuela lo transformó”.

Bárbara cree que heredó el afán de supervivencia de su antepasado peregrino John Howland, “el hombre que se cayó del Mayflower y, por la gracia de Dios, se agarró a una cuerda y volvió a subir”. Su padre, uno de cinco hermanos, era artista, otro rasgo que heredó.

Siempre fue una alumna sobresaliente en la escuela, Barbara nunca tuvo problemas con sus propios estudios. Cuando estaba en cuarto grado, conoció a la escritora y defensora de los sordociegos Helen Keller, y quedó impactada para siempre.

“No podía creer que, después de todas sus dificultades, Helen Keller se graduara en la universidad con honores”, recuerda. “Creía firmemente que si Helen Keller pudo superar sus retos tan reales y horribles, mi hijo también podría aprender”.

Barbara siempre supo que quería una familia numerosa a la que ayudar a criar, además de querer pintar. Pero cuando Damon empezó a tener problemas en la escuela, sus prioridades quedaron claras; “el arte pasó a un segundo plano para salvar a mi hijo”, dijo.

Al principio dudó en educar en casa. Con dos niños pequeños, y a punto de dar a luz a su cuarto bebé, no veía cómo podría dar a Damon la atención que merecía, así que decidió mantener a Damon en la escuela pública durante el resto del primer grado.

“Mirando hacia atrás, es una de las peores decisiones que he tomado nunca”, reflexiona. “No era feliz. No estaba aprendiendo. Le decían a diario que no podía aprender. Me siento como si hubiera dejado a mi hijo en un edificio en llamas. Poco después de que naciera mi hijo menor, miraba mi pequeño apartamento y estaba al borde de las lágrimas… Me di cuenta de que podía aumentar mi responsabilidad, llevar mi creatividad más allá de un pincel, y podía ‘crear’ una escuela estructurada y organizada en mi casa”.

La artista y graduada de la escuela secundaria H.E.L.P. de Miami posa con sus alumnos delante de un mural navideño que pintaron en las ventanas de la escuela. (Cortesía de Barbara Rivera)

“Y eso es justo lo que hice”, añadió.

Al final del primer grado, Bárbara decidió que Damon no volvería a la escuela en el otoño. Quería educar en casa a su hija de 4 años, e incluso amplió sus servicios más allá del hogar para ponerlos a disposición de sus amigos, aceptando solo niños para el jardín de infancia y el segundo grado.

El viaje de la educación en casa

La educación en casa, según ella, da a los padres un control total sobre la información que recibe su hijo y les permite perseguir sus intereses individuales. Estructurando las lecciones en torno a las horas de levantarse y acostarse, las tareas, el baño y la lectura, Barbara creó el horario perfecto.

Su idea de “clases” es dinámica.

“Mi éxito como educadora en casa se debe al libro Aprender a aprender, basado en los descubrimientos educativos de L. Ronald Hubbard. El LHTL hace hincapié en la importancia de conocer las definiciones de las palabras y de utilizar o aplicar realmente los materiales que se estudian. Incorporé este método a mis clases diarias”, explicó. “Por ejemplo, cuando se aprende sobre fracciones, después de que los alumnos puedan definir la palabra ‘fracción’, les hago hornear un pastel, midiendo los ingredientes por su cuenta, o cortar pequeñas pizzas de papel en mitades, cuartos, etc.”.

Caza de huevos de Pascua para 400 niños de acogida copatrocinada por H.E.L.P. Miami y la Fundación Udonis Haslem. (Cortesía de Barbara Rivera)

Mientras que los otros hijos de Bárbara prosperaron con la educación en casa, Damon tardó más en convencerse; destrozado por el sistema escolar, tardó dos años en cultivar la creencia en sí mismo y en sus capacidades.

Bárbara empezó a invertir en Legos. Damon, dijo, se sentaba durante horas tratando de armarlos. Disfrutaba con ello, ya que también podía ver los progresos que hacía al construir un castillo o montar un coche.

“Su capacidad de organización aumentó al buscar formas de separar las piezas en grupos”, dijo Barbara. “Su capacidad de atención aumentó, al igual que su comunicación. Ganaba construyendo cosas. A partir de ahí, empezó a tener victorias con lo académico”.

Pronto Bárbara estaba enseñando a 15 niños además del suyo, y había docenas más que también querían que los tomara.

Bárbara con Damon (Cortesía de Bárbara Rivera)

Una escuela privada

Animada por su éxito en la educación en casa, Bárbara abrió su escuela privada sin ánimo de lucro, Hollywood Education & Literacy Project (H.E.L.P. Miami), en 1996, para capacitar a los estudiantes para que se conviertan en “aprendices competentes e independientes con sólidas habilidades educativas (sin el uso de etiquetas y medicamentos) para que puedan dominar sus estudios y tener éxito en la vida”.

Barbara modeló su escuela a partir de un programa de tutoría que se originó en Hollywood, California.

Los padres de una niña de 10 años, a la que los expertos dijeron que necesitaba medicación por sus retrasos en el aprendizaje, dieron a Barbara 125,000 dólares para que se instalara en un local comercial de un centro comercial local.

Barbara dijo: “Después de solo seis semanas de educación en casa, su hija subió tres niveles de grado —confirmado por pruebas estandarizadas— y pudo, por primera vez en su vida, leer”.

Los grupos reducidos dan a los niños una amplia atención. (Cortesía de Barbara Rivera)

En los 26 años transcurridos desde que la escuela de Bárbara abrió sus puertas, la educadora ha recibido muchos testimonios positivos de padres y antiguos alumnos.

Mónica, una antigua alumna, dijo: “Mis profesores parecían pensar que, como había nacido con una discapacidad auditiva, no se me podía ayudar realmente… [H.E.L.P. Miami] me ayudó enormemente, y todavía utilizo los métodos de estudio que aprendí. Ahora estoy en mi segundo año de universidad estudiando para ser logopeda. Espero tener una larga carrera ayudando a los demás”.

Una lección de disección en la clase de ciencias. (Cortesía de Barbara Rivera)

En otro testimonio, una madre, Sandra Acedevo, compartió que a su hijo, Fabián, le disgustaba ir a la escuela, ya que le decían que siempre estaba soñando despierto y que su mente divagaba. Los profesores también sugirieron que tenía un Trastorno por Déficit de Atención (TDA). Por ello, su madre accedió a que participara en la investigación y en la medicación para el TDA. Sin embargo, justo a tiempo, investigó en internet y encontró H.E.L.P Miami, y se puso en contacto con Barbara.

Sandra dijo: “[Bárbara] miró a mi hijo y le dijo: ‘Así que, Fabián, me dicen que has suspendido sexto curso’. ‘Sí’, respondió él, con la barbilla baja. ‘Bueno, no creo que hayas suspendido; creo que han suspendido ellos’… Intenté contener las lágrimas mientras presenciaba cómo mi hijo aprendía la mayor lección de su vida: ‘No soy un fracasado'”.

“Mis hijos saben que pueden hacer cualquier cosa”, dijo Barbara a The Epoch Times. “Esto suena a poco, y tal vez lo sea, pero ¡qué actitud hay que tener! Mi objetivo al criar a mis hijos era crear adultos inteligentes, responsables e independientes. Quería hijos que contribuyeran a la familia y que consideraran a su familia una bendición… este país está construido sobre la unidad familiar”.

Hoy, el hijo de Barbara, Damon, es el vicepresidente de la agencia de publicidad y producción creativa Syslo Ventures. Morgan, profesora, ayuda a su madre a dirigir H.E.L.P Miami. Thor es técnico en una editorial, Adam se dedica a la seguridad y Michael trabaja en consultoría.

Damon es el vicepresidente de la agencia de publicidad y producción creativa Syslo Ventures. (Cortesía de Barbara Rivera)

Una visión más amplia

Hace varios años, Bárbara comenzó un proyecto de investigación masiva destinado a descubrir los fallos en la enseñanza eficaz de la lectura, la escritura y las matemáticas. Descubrió algunas estadísticas alarmantes.

Ella explicó: “En 1910, el 99 por ciento de los niños estadounidenses sabían leer y escribir. Para ser justos, esta estadística probablemente no incluía a las minorías, ni a las mujeres, [pero] sigue siendo una buena estadística en cuanto a la eficacia del sistema escolar público en la enseñanza de la lectura, la escritura y las matemáticas”.

“A mediados de la década de 1930, el exitoso libro de texto de Hay Wingo ‘Reading with Phonics’ fue básicamente ridiculizado, ya que los ‘expertos’ lo consideraron demasiado simplista. En su lugar, se enseñaban métodos de palabras enteras… la lectura ya no se enseñaba correctamente; las matemáticas y el lenguaje estaban igualmente ‘alterados'”.

Barbara compró personalmente más de 300 libros de trabajo y de texto que abarcan desde finales de 1800 hasta principios de 1900, en lectura, caligrafía, lenguaje, inglés, ciencias, fonética, geografía, estudios sociales, salud y modales para estudiantes de preescolar a octavo grado.

“Estos libros son drásticamente diferentes de los libros de texto modernos”, dice Barbara.

Aprendió que una de las mayores diferencias entre el pasado y el presente es que los estudiantes del pasado eran educados para convertirse en adultos de pensamiento rápido, inteligentes y refinados.

“Se esperaba que los estudiantes dominaran una habilidad antes de pasar a la siguiente, y se animaba a los profesores a que mantuvieran al alumno ganador incorporando juegos y actividades lúdicas en cada lección… hoy en día, a los estudiantes solo se les instruye para que pasen un examen… el aprendizaje real, el pensamiento real, ya no son el objetivo”, dijo.

Bárbara enseñando a los niños en su escuela (Cortesía de Bárbara Rivera)

Actualmente, Bárbara está buscando una nueva ubicación para su escuela y espera producir sus propios paquetes curriculares completos basados en sus textos fuente más exitosos de principios del siglo XX.

Cree firmemente que volviendo a los materiales de enseñanza del pasado, Estados Unidos podría volver a tener una tasa de alfabetización del 99 por ciento. Este “proyecto multimillonario” debe llevarse a cabo, insiste.

“Quiero crear planes de lecciones y materiales completos desde el jardín de infancia hasta el octavo grado, libres de agendas políticas e influencias psicológicas”, explica. “Estas lecciones serán fáciles de usar y capaces de adaptarse a entornos religiosos o no religiosos; la fonética será fonética, las matemáticas serán matemáticas, y todas las demás materias tendrán un formato que permita al estudiante leer, comprender y aplicar”.

La hija de Bárbara, Morgan, trabaja con un alumno. (Cortesía de Barbara Rivera)

Explicó que el graduado medio de octavo grado de principios de 1900 superaba al graduado universitario de hoy en día en términos de capacidad de lectura, escritura y cálculo matemático. Está decidida a que esto se repita.

“Lo hice con mis hijos, puedo hacerlo con los de ustedes”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.