Mamá indignada recoge a su hija en la escuela y la encuentra llorando en una “celda” de detención

Por Robert Jay Watson
28 de Agosto de 2019 Actualizado: 28 de Agosto de 2019

Cuando un padre deja a sus hijos en la escuela por la mañana, imagina que su hijo o hija tendrá la oportunidad de aprender, jugar y crecer en un ambiente seguro, donde los maestros y los administradores se preocuparán por su bienestar.

Lo que no esperan es que su hijo, si se está portando mal, será colocado solo en una habitación más pequeña que una celda de la cárcel durante horas.

Pero esa es exactamente la escena que enfrentó la madre Connie Ramstad cuando llegó para recoger a su hija, Alegra, en la escuela primaria a la que asistía.

La historia comienza en Rock Ridge Elementary en Colorado cuando la hija de Connie, Alegra, que tenía 8 años en ese momento, tuvo un altercado con un compañero de estudios. Según Connie, su hija había sido intimidada por este otro niño durante aproximadamente un año.

Alegra estaba cansada del maltrato y le dijo al acosador: “¿Por qué estás siendo malo conmigo? Deja de ser malo conmigo, o voy a contarle a mi madre sobre ti”, según lo informado por KGMH en Denver. El acosador luego informó a la maestra que Alegra la había “amenazado”.

No está claro si un maestro estuvo presente durante esta disputa, pero el resultado fue que Alegra fue enviada a prisión por la supuesta amenaza. Pero no fue todo esto lo que enfureció tanto a Connie; fue lo que sucedió después.

Cuando llegó Connie, notificada por la escuela que Alegra estaba detenida, se horrorizó al ver cómo era la sala de detención y el estado en que se encontraba su hija. Sus ojos estaban enrojecidos e hinchados, y el personal de la escuela confirmó que había estado llorando por mucho tiempo

Connie estaba molesta porque tenía la impresión de que los administradores decían que el problema en sí era el llanto de Alegra. Como le dijo a KDVR en Denver, respondió: “Mi hija parece que está teniendo algunos problemas serios allí y ustedes ni siquiera la han consolado”.

Aún más perturbador era el espacio en sí mismo donde Alegra había estado guardada. “Encontré a nuestra chica básicamente en una celda de la cárcel. Lo que llaman una sala de detención. Esta pequeña habitación tiene [aproximadamente] 0.61 m por 1.22 m”, como le dijo a KGMH. Connie tomó fotos para documentar lo que sentía, era el cruel maltrato de su hija.

Para Connie, el aspecto horrible de la situación se vio agudizado por el hecho de que el primo de Alegra se había suicidado después de haber sido víctima de intimidación unos años antes, como ella misma le dijo a KMGH. Añadió que las escuelas deben tomar en serio las denuncias de intimidación. “Esperas que la gente te escuche, y a la gente le va a importar lo suficiente como para no dejar que las historias terribles se repitan”, agregó.

En cuanto a la escuela, respondieron que la sala era simplemente un lugar para estudiantes que necesitaban “tiempo fuera” del aula y sus compañeros. El director de la escuela, Peter Mosby, le dijo a KDVR que la sala es una “sala de aprendizaje”, donde los estudiantes pueden calmarse cuando no pueden controlar sus emociones o comportarse adecuadamente en clase.

Según Mosby, los estudiantes son revisados por el personal, pueden comer bocadillos, tomar un poco de agua y usar el baño. Incluso dijo que su propio hijo tuvo que pasar algún tiempo allí como resultado de problemas de conducta.

Pero nada de esto fue un gran consuelo para Alegra, que había estado muy disgustada por haber estado allí durante dos horas. “No sabemos cuánto tiempo va a estar traumatizada por eso. Ha estado enferma durante tres días”, le dijo su mamá a KGMH.

Debido al confinamiento y su colapso emocional: “Alegra había llegado a pensar en la escuela como un lugar aterrador”. “No se siente segura allí. No se siente segura en ninguna parte de la escuela”, dijo Connie a KDVR.

Mientras tanto, los Ramstad decidieron transferir a Alegra a otra escuela donde podría estar libre de intimidación y tener la oportunidad de comenzar de nuevo.

Pero la pregunta sigue siendo qué tipo de disciplina es apropiada para los niños pequeños y cuánto saben los padres sobre lo que sucede en las escuelas de sus hijos. Como abogado de Connie, Igor Raykin le dijo a KGMH: “Esta no es la forma de tratar a un niño”.

Su conexión con el animal se hizo viral

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS