Mamá obesa pierde 45 kilos luego de descubrir el engaño de su marido: “Fue una bendición”

Por La Gran Época
18 de Febrero de 2019 Actualizado: 22 de Febrero de 2019

Que la persona que amas te llame gordo, entre otros apodos hirientes, es sin duda devastador. Así es exactamente como se sintió una mujer de Houston, Texas, pero estas palabras dolorosas se convirtieron en su motivación para perder peso.

Betsy Ayala, entonces de 34 años, acababa de dar a luz a su bebé cuando se enteró que su esposo y compañero la llamaba gorda a sus espaldas, reportó MailOnline.

Fue un duro golpe para Betsy, una antigua gerente de marketing. “Estuve con él desde que tenía 17 años y dediqué mi vida a nuestra relación y a él. Estaba devastada. Me enteré a través de algunos mensajes que leí en su Facebook donde me llamaban vaca y gorda, el me destrozó y todo mi mundo se vino abajo”, relató la joven mamá.


“Siempre me decía que me veía bien o que trataría de hacerme comer chatarra todo el tiempo, razón por la cual me sentía tan devastada cuando leía esos mensajes porque era casi como si lo hubiera hecho posible o como si quisiera que me quedara de esa manera”, recordó Betsy.


Estuvo a dieta desde los 13 años y fue acosada en la escuela por su peso. Comer se convirtió en una “automedicación” para ella.

Cuando leyó las palabras de su marido, las convirtió en una motivación. Se deshizo de los bocadillos azucarados en su dieta y comenzó a hacer ejercicio con su hermana. También asistió a clases de Zumba.


Sentía que el engaño de su esposo era una bendición disfrazada. Entonces, redujo su peso de más de 9o kilos a unos 72 kilos en dos años.

“Ahora, honestamente, siento que lo que él hizo fue una bendición, porque de lo contrario, yo sería como siempre fui. Recé todo el tiempo para que mi vida cambiara y mis oraciones fueron respondidas, pero tal vez no de la manera en que me imaginé, pero tuve una segunda oportunidad de empezar de nuevo y estoy agradecida por ello”, aseguró Betsy.


Betsy confesó que fue muy duro pero que cambió toda su vida. “Lloraba después de cada entrenamiento y fue entonces cuando decidí que esto no me definiría y que iba a cambiar por mí y por mi hija. Quería que se sintiera orgullosa de su madre y quería ser un ejemplo para ella”.

Su recorrido la convirtió en una persona positiva y también perdonó a su exmarido. “Soy una persona completamente diferente, tanto por dentro como por fuera, cambié mi punto de vista sobre todo. Siempre fui muy negativa y tenía un peso en los hombros porque no estaba contenta conmigo. Soy más feliz, tengo confianza y sobre todo soy positiva”, aseguró.


Betsy es ahora distribuidora independiente y entrenadora de bienestar de productos naturales.

Una creativa pareja hace un video timelapse de su embarazo

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS