Mamá pide en redes que terminen última composición de su hijo fallecido, la reacción es hermosa: VIDEO

Por Louise Bevan
07 de Abril de 2022 4:31 PM Actualizado: 07 de Abril de 2022 4:31 PM

Después de que su hijo de 12 años muriera repentinamente en un extraño accidente, una madre australiana con dos hijos encontró su cuaderno de ejercicios en una bolsa junto a su lugar favorito: el piano. Había empezado a componer una canción.

Con la ayuda de internet, la madre Amanda Brierley, de Queensland, consiguió que la canción fuera terminada e interpretada por músicos y orquestas de todo el mundo en memoria de su hijo.

Kyan. (Cortesía de Amanda Brierley)

Kyan, de 12 años, murió el 31 de enero haciendo mandados con su padre y su hermana pequeña, Lauren.

“En el camino de vuelta, estaba sentado en el coche leyendo su Kindle. Se bajó para abrir el portón”, dijo Amanda a The Epoch Times. “Creemos que se equivocó al cerrar el portón; creemos que se quedó atrapado entre el portón y el remolque del coche”.

El marido de Amanda y los vecinos le practicaron una frenética reanimación cardiopulmonar. Pero después de una hora, un médico dio la devastadora noticia de que Kyan había fallecido. “No fue un accidente de coche, no hubo velocidad ni estaban en la carretera y les atropelló un coche; simplemente estaba abriendo una puerta”, dijo Amanda. “No podía dejar de llorar, estaba histérica en ese momento. Todos lo estábamos”.

Todavía en estado de shock, Amanda encontró la composición incompleta de Kyan horas más tarde. La familia, originaria de la Costa Sunshine de Queensland, sabía que Kyan había querido escribir música, pero no sabía que ya había empezado.

El primer impulso de Amanda fue compartir la canción de su hijo con la esperanza de que alguien pudiera tocarla. “Nunca la había escuchado”, explicó. “Escribí una publicación en Facebook, solo para mis amigos, y luego, unos 15 minutos después, mi primer amigo presentó una interpretación. Fue increíble escuchar lo que [Kyan] había escrito”.

Con el deseo de escuchar más versiones de la canción a medio escribir, Amanda hizo pública su publicación y pidió la colaboración del mundo. Los envíos se multiplicaron, y entre ellos había versiones de la canción de Kyan interpretadas por célebres músicos y estimadas orquestas.

Mira al galardonado violinista Patrick Roberts interpretando la pieza de Kyan:


(Cortesía de Patrick Roberts)

La Orquesta Sinfónica de Queensland interpreta la composición incompleta de Kyan:


(Cortesía de la Orquesta Sinfónica de Queensland)

“Simplemente pensé: ‘Vale, voy a probar suerte'”, dice Amanda. “Para mi sorpresa, la mayoría de las orquestas a las que pregunté nos dieron una propuesta; hicieron sus propios arreglos y la tocaron. Fue increíble”.

Con cada presentación, la familia de Kyan tuvo la oportunidad de imaginar lo que podría haber sido la pieza terminada. Amanda espera que se presenten más versiones, y ha creado un canal de YouTube para mostrar cada una de las piezas, para que la familia, los amigos y el mundo entero las disfruten.

Amanda con su familia. (Cortesía de Amanda Brierley)

La orgullosa madre describe a su difunto hijo como un “ser humano asombroso” e “increíblemente activo”, con un sentido del humor muy superior a su edad. A Kyan le encantaba el Lego, la historia y la mitología griegas, y le fascinaba la mente humana. Era neurodiverso, ya que le habían diagnosticado Asperger y TDAH.

“Eso lo hacía estar hiperconcentrado”, dice Amanda. “Si le interesaba algo, se empeñaba en ello. Eso fue evidente cuando aprendió a tocar el piano; era capaz de sentarse allí, de la mañana a la noche, y tocar.

“Enmarcamos su neurodiversidad como un superpoder. Lo fundamental es dar oportunidades a estos niños, porque tienen mucho talento”.

Mira a la bisabuela de Kyan tocando su composición sin terminar:


(Cortesía de Amanda Brierley)

Kyan encontró su amor por el piano tan solo siete meses antes de morir. La familia estaba de vacaciones y casualmente había un piano vertical en su apartamento alquilado.

“Empezó a tocarlo como los niños, golpeando las teclas”, dice Amanda. Al cabo de dos días, había aprendido “Für Elise”, solo con su iPad; miraba los tutoriales de YouTube”.

“Después de eso, llegó a casa y sacó un teclado infantil muy antiguo que le había regalado su bisabuela cuando era mucho más joven. Le faltaban teclas, así que hizo recortes de cartón para arreglarlo. Empezó a aprender otras piezas clásicas, lo que fue realmente interesante para mí, porque no sabía que le gustaba la música clásica”.

Mira cómo Kyan toca la Fantaisie-Impromptu del virtuoso pianista Frédéric Chopin mientras prueba pianos de cola en una tienda de música:


(Cortesía de Amanda Brierley)

(Cortesía de Amanda Brierley)

Amanda supuso que se trataba de una fase, pero Kyan seguía estudiando; una lista manuscrita que encontró después de su muerte confirmaba que había memorizado 32 piezas clásicas, con algunas canciones pop modernas “para atraer a las multitudes”, dijo, “y así poder ‘educar a la gente con la belleza de la música clásica'”.

Un par de semanas antes de morir, Kyan había pedido a su madre clases de piano. Una de las últimas fotos que encontró en su iPad era el nombre de un profesor de piano.

Amanda lamenta no haber grabado a su hijo tocando las canciones que conocía. Pensó que tenían mucho tiempo. Sin embargo, la amabilidad de los desconocidos a la hora de dar vida a su propia canción ha sido sorprendente.

“Cada presentación que escucho, tengo sentimientos completamente opuestos y contrastados”, reflexiona. “Supongo que así será; nunca recuperaremos a Kyan, pero siempre tendremos su música”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.