Mamá advierte sobre peligro del piercing en la oreja, tras terminar su hija en una sala de urgencias

Por Robert Jay Watson
09 de Septiembre de 2019 Actualizado: 09 de Septiembre de 2019

Para muchas niñas y mujeres jóvenes, visitar el centro comercial local y hacerse perforaciones en las orejas es un rito de paso. En muchos lugares, la tienda Claire’s Accessories es la primera parada para las mamás e hijas interesadas en su primer par de aretes.

Claire’s afirma en su página web que ha perforado más de 100 millones de orejas. Muchos padres han elegido tradicionalmente Claire’s en lugar de otras tiendas de piercing debido a su reputación segura y familiar; sin embargo, una experiencia aterradora en el Reino Unido en 2018 muestra que siempre hay peligros inherentes a los piercings.

La pequeña Lily Nesbit, de Harlow en Essex, tenía solo 7 años cuando se perforó las orejas el 1 de agosto de 2018. Su madre, Suzie, la llevó a Claire’s, tranquila por el hecho de que la tienda se presentaba como parte de una marca mundial de confianza. El único inconveniente era que la escuela de Lily no permite ningún tipo de piercing, por lo que las orejas de la niña necesitaban estar completamente curadas para poder quitarse los pendientes antes de regresar a la escuela.

Como su mamá, Suzie, explicó a People, el personal de Claire’s le aseguró que si Lily usaba su “loción limpiadora para el cuidado después de la intervención” (el cual cuesta alrededor de USD 20) todos los días, sus orejas se curarían en tan solo tres semanas. “Creí que era rápido, pero no lo cuestioné porque Claire’s es una tienda de confianza”.

Mientras tanto, Lily estaba encantada de saber que podía perforarse las orejas, algo con lo que había estado soñando durante mucho tiempo. “Estaba muy orgullosa de ellos y le encantaba mostrarlos”.

Suzie también compró tres pares de pendientes de plata esterlina para que se los pusiera cuando pudiera cambiarlos, según  The Daily Mail.

Todo parecía ir bien, mientras Lily se sometía voluntariamente a que le limpiaran el lóbulo de la oreja tres veces al día, por la mañana, por la tarde y por la noche. Suzie usó exclusivamente la loción que había comprado en Claire’s y al principio estaba satisfecha con los resultados. “La limpiábamos regularmente como nos habían dicho y se veía absolutamente bien, sin ningún signo de infección”, dijo Suzie a People.

Lily esperaba ansiosamente  que se cumpliera el plazo de las tres semanas. Pero dentro del oído de Lily, algo no estaba bien. Después alrededor de una semana, Lily bajó las escaleras quejándose de que se sentía rara, y notaron que algo estaba supurando.

“Una mañana me desperté y mi oído empezó a vibrar, me dolía mucho y me daba nauseas. Era realmente doloroso, estaba ardiente y doloroso”, dijo Lily.

Cuando su mamá trató de ver lo que estaba pasando, no pudo encontrar el sujetador que mantenía los pendientes en su lugar. Lo buscaron por todas partes sin pensar que podría estar incrustado en el lóbulo de su oreja. La primera pista era cuánto dolor causaba el más mínimo contacto. “Ella gritaba cada vez que intentaba sacarlo, en ese momento no me di cuenta que la parte de atrás estaba todavía ahí, pensé que el bulto era una infección”.

Claire´s
James W Copeland/Shutterstock

Una enfermera amiga de Suzie los visitó y examinó la oreja. Luego, la familia corrió a la sala de emergencias del Princess Alexandra Hospital. Una vez en el hospital, el proceso de quitar el sujetador incrustado fue agotador y espantoso.

Las enfermeras le dieron a Lily un poco de óxido nitroso para respirar y anestesia local mientras trataban de sacar el sujetador. “Cuando la aguja entró en su oído, obviamente le dolió mucho, ya que era muy sensible y gritó”, explicó Suzie. “Ella también estaba llorando como es debido, fue horrible”.

Tuvieron que sujetar a la chica y ella se retorcía de dolor. Finalmente, usaron un bisturí. Después de que el anestésico hizo efecto, pudieron extraerlo quirúrgicamente. Para toda la familia, incluyendo a Charlie, el hermano mayor de Lily. Fue terrible ver a su amada hija pasar por tanto dolor.

“Mi hijo Charlie estaba con nosotros. Normalmente pelean como gato y perro, pero [sic] él le sostenía la mano durante todo el proceso, era tan dulce”, dijo Suzie, según The Daily Mail.

Por fortuna, Lily se recuperó del todo y es comprensible que por el momento se haya negado a los piercings en las orejas. Su madre, sin embargo, no estaba muy contenta con Claire´s.

“Este fue un pésimo consejo dado por una marca en la que confiaba”, le dijo a People. “No sé por qué están impulsando las pautas del proceso de curación de tres semanas. Una perforación es una herida y necesita al menos seis semanas para sanar”.

Un mensaje importante para los padres de niños y niñas de corta edad, que estén interesados en hacerse piercings, mejor prevenir que lamentar cuando se trata de algo tan importante como sus orejas.

¡El regalo que recibe esta niña en su cumpleaños hace su sueño realidad ¡es muy tierno!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS