Mamá pierde a su hija de 2 años y ruega a los padres informarse sobre la diabetes sin diagnosticar

Por Louise Bevan
04 de Mayo de 2020 12:34 PM Actualizado: 04 de Mayo de 2020 12:42 PM

Una madre de Missouri vivió la peor pesadilla de todo padres cuando su hija de 2 años murió. La valiente madre ahora soporta el dolor de volver a contar su historia con la esperanza de que la pérdida de su hija pueda salvar la vida de otros.

La hija de Sierra Greenlee, Arya, falleció el 22 de marzo de 2018 a causa de una diabetes de tipo 1 no diagnosticada, una condición que no se comprueba rutinariamente en niños en edad preescolar. Tras el fallecimiento de su hija, Sierra tomó la valiente decisión de compartir su historia de pérdida en las redes sociales para ayudar a concienciar sobre esta enfermedad potencialmente mortal.

(Imagen cortesía: Sierra Greenlee)

“He evitado [hacer] esta publicación por un tiempo”, la madre de Kansas publicó en Facebook. “Me gustaría compartir con ustedes la peor noche de mi vida. No porque desee su lástima, sino porque me gustaría informarles sobre un tema que es muy importante y en el que nadie piensa realmente”.

La madrugada del 22 de marzo de 2018 fue como cualquier otra, dijo Sierra. Terminó de trabajar y se dirigió a recoger a su hija de la casa del padre de Arya, pero llegó a una escena de pánico: la niñera sostenía a Arya, y la niña no respiraba.

“La llevé de vuelta adentro y la acosté y comencé la resucitación cardiopulmonar en su pequeño cuerpo inerte”, escribió Sierra. “En mi cabeza sabía que tenía que mantener la calma, pero no podía”. Poco después, llegaron los médicos y se hicieron cargo.

(Imagen cortesía: Sierra Greenlee)

“Durante la siguiente hora mientras intentaban desesperadamente traerme de vuelta a mi bebé, llamé a mis padres y a su padre”, escribió Sierra. “Caminé, lloré, recé. A veces me sentía como una extraña viendo como se desarrollaba este horrible evento”.

Los médicos lucharon por revivir a Arya durante una hora antes de que la niña y su madre fueran trasladadas al hospital. Fue allí donde Sierra recibió la devastadora noticia que cambiaría su mundo para siempre. Los médicos le expresaron que hicieron todo lo que pudieron, pero desafortunadamente, fueron “incapaces de revivirla, y ella no sobrevivió”.

“En ese momento”, recordó Sierra, “no pude sentir nada; fue como si mi corazón también se hubiera detenido. Era una caja vacía. El shock fue abrumador”.

(Imagen cortesía: Sierra Greenlee)

Treinta minutos después, llegó la explicación. El nivel de azúcar en la sangre de Arya se había registrado en 500—el rango normal para un niño de la edad de Arya es entre 90 y 180 miligramos por decilitro—y los médicos creían que había estado sufriendo de diabetes tipo 1 sin diagnosticar.

“¿Cómo podría mi bebé tener diabetes?” Sierra preguntó, incrédula.

Arya había asistido a un chequeo de rutina solo la semana anterior, pero la noche que falleció, había entrado en un coma diabético.

(Imagen cortesía: Sierra Greenlee)

Sierra escribió que no había signos de que su hija fuera diabética y que esta enfermedad no se da en ninguna de sus familias.

“No teníamos ni idea”, escribió. “Más tarde me enteré de que la diabetes no es algo que se pruebe en niños pequeños. No suelen hacer pruebas hasta que están en edad escolar y muestran signos”.

“Le ruego que le pida al médico de su hijo que le haga una prueba de [diabetes]”, comentó Sierra. “Le ruego que sea consciente de los signos y síntomas de la diabetes infantil”.

El 1 de marzo de 2019, Sierra publicó la historia de Arya en Facebook, diciendo que el recuerdo de su hija permanecía muy cerca de su corazón. “Sé que la mayoría de ustedes lo han leído pero tómense un momento para compartirlo de nuevo”, escribió Sierra.

“La última vez ayudó a salvar las vidas de 13 niños. Hagámoslo más”, añadió.

(Imagen cortesía: Sierra Greenlee)

Según la Clínica Mayo, los signos y síntomas de la diabetes infantil tipo 1 suelen desarrollarse rápidamente. Pueden incluir aumento de la sed, micción frecuente, hambre intensa, pérdida de peso, fatiga, irritabilidad o cambios de comportamiento.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) informa que aproximadamente 1,6 millones de estadounidenses viven con la diabetes de tipo 1, de los cuales 187,000 son niños y adolescentes. Además, es posible que la diabetes no se informe suficientemente como causa de muerte; la ADA afirma que solo entre el 35 y el 40 % de las personas fallecidas con diabetes tenían la enfermedad en algún lugar de su certificado de defunción.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


***

Descubre a continuación

Niño fue separado de su mamá a los 12 años pero nunca perdió la fe de volverla a ver

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.