Manifestantes de Hong Kong indignados por la muerte de estudiante, se enfrentan nuevamente con la policía

Por Frank Fang
10 de Noviembre de 2019 Actualizado: 10 de Noviembre de 2019

En Hong Kong, los manifestantes volvieron a enfrentarse con la policía el 10 de noviembre, un día después de un sábado en donde 100.000 personas realizaron una vigilia para conmemorar la muerte de un estudiante universitario relacionado con la fuerza policial.

Alex Chow Tsz-lok, de 22 años, estudiante de informática en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong (HKUST), murió de un paro cardíaco el 8 de noviembre.

Días antes, el 3 de noviembre, Chow cayó un piso desde un aparcamiento en el área de Tseung Kwan O, sufriendo graves lesiones cerebrales.

Antes de su caída, la policía local había disparado gases lacrimógenos en el aparcamiento, según los informes, en reacción a los manifestantes que arrojaban botellas y ladrillos desde el edificio. La policía ha dicho que no tienen nada que ver con su muerte y que las imágenes de las cámaras de vigilancia mostraban a Chow caminando solo poco antes de su caída.

El departamento de bomberos dijo que una ambulancia asignada a Chow se retrasó en llegar a la escena debido a un atasco de tráfico. Cuando la ambulancia se acercó al área, los paramédicos tuvieron que caminar a pie para encontrar a Chow porque un camino cerca del estacionamiento estaba bloqueado, según los medios locales. No se sabe por qué el camino estaba bloqueado, mientras que la policía negó que hayan causado algún retraso en que Chow reciba asistencia médica.

Wei Shyy, presidente de HKUST, ha pedido una “investigación exhaustiva e independiente” sobre la muerte de Chow, mientras que la policía ha recomendado que un tribunal forense investigue su muerte.

Aunque las circunstancias de la caída de Chow aún no están claras, su muerte se ha convertido en un nuevo grito de guerra para los manifestantes de Hong Kong, enojados por lo que ven como tácticas violentas y duras de la policía para manejar las protestas desde junio.

El sábado por la noche, se llevó a cabo una vigilia a la luz de las velas en Tamar Park, ubicado al lado de las oficinas gubernamentales. Los lugareños también rindieron homenaje a Chow colocando flores blancas y colocando grullas de papel en las paredes del estacionamiento donde cayó.

Protestas del domingo

El 10 de noviembre, estallaron protestas en varios distritos, incluidos Tsuen Wan, Sha Tin y Causeway Bay, dentro y alrededor de los centros comerciales, después de una convocatoria online para “ir de compras”.

Alrededor de las 3:30 pm hora local, la policía lanzó gases lacrimógenos contra un puente elevado en Tsuen Wan, hiriendo a una periodista que trabajaba para los medios locales Now TV.

Una hora después, en el centro comercial Citywalk, también en Tsuen Wan, la policía disparó gas pimienta contra los manifestantes en respuesta a los paraguas y las botellas que arrojaron hacia ellos.

La policía vestida de civil también realizó varios arrestos dentro del centro comercial Festival Walk ubicado en Kowloon Tong, según los medios de comunicación de Hong Kong, donde los manifestantes se habían reunido para cantar consignas. Los manifestantes comenzaron a pelear con los oficiales vestidos de civil, y al menos un oficial sufrió heridas.

Finalmente, llegó la policía antidisturbios y disparó gas pimienta para dispersar a los manifestantes.

También se realizaron al menos cinco arrestos en la urbanización de viviendas públicas Jat Min Chuen, ubicada en Sha Tin, mientras la policía buscaba manifestantes que se habían reunido anteriormente en un parque cercano.

A medida que transcurría la noche, la policía comenzó a enfrentarse a los manifestantes que se reunían en las calles de Tsuen Wan disparando múltiples rondas de gas lacrimógeno, según RTHK.

Alrededor de las 8:45 pm hora local, la policía desplegó un vehículo con cañones de agua para dispersar a los manifestantes que tomaron las calles de Mong Kok.

Crisis cada vez más profunda

Mientras continuaban las protestas, el legislador del Partido Demócrata, Lam Cheuk-ting, se escondió dentro del edificio del consejo legislativo de la ciudad (LegCo), negándose a entregarse voluntariamente a la policía.

Lam fue uno de los siete legisladores prodemocráticos acusados ​​de violar el artículo 19 de la Ordenanza del Consejo Legislativo, que trata sobre el asalto y la obstrucción de los miembros de LegCo. La policía emitió arrestos en relación con un incidente el 11 de mayo, cuando varios legisladores se pelearon mientras debatían el proyecto de ley de extradición ya retirado que encendió las protestas.

El legislador Eddie Chu fue arrestado por la policía el viernes, mientras que otros cinco, Au Nok-hin, Raymond Chan, Gary Fan, Kwok Ka-ki y Leung Yiu-chung, se presentaron voluntariamente en las estaciones de policía el sábado después de que fueron notificados de sus arrestos pendientes.

Está previsto que al menos tres de ellos, Kwok, Leung y Fan, comparezcan en la Corte de Magistrados del Este el 11 de noviembre.

Tanya Chan, convocante del campo prodemocrático de LegCo, acusó al gobierno de Hong Kong de utilizar los arrestos como un medio para provocar la ira del público, de modo que las próximas elecciones del consejo de distrito del 24 de noviembre se cancelarían.

El secretario constitucional y de asuntos continentales de Hong Kong, Patrick Nip, respondió diciendo que los arrestos no tienen nada que ver con las elecciones.

Los legisladores estadounidenses también expresaron su preocupación por los arrestos.

“Parece que el Partido Comunista Chino y la Región Administrativa Especial de Hong Kong preferiría subvertir las elecciones de Hong Kong antes que cumplir sus promesas”, escribió el senador Marco Rubio (R-Fla.) en Twitter.

Según el comunicado, hay nuevos indicios de que Beijing podría reforzar su control sobre Hong Kong, luego de un reciente cónclave del PCCh donde altos funcionarios de Beijing discutieron la necesidad de “perfeccionar” el “sistema legal y el mecanismo de aplicación de la ley” de Hong Kong.

Recientemente se publicó en una serie de libros sobre el cónclave un extenso artículo escrito por Zhang Xiaoming, director de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao dentro del Consejo de Estado similar al gabinete. El sitio web oficial de la Oficina también publicó el artículo el sábado.

En el artículo, Zhang dice que el fracaso del gobierno de Hong Kong para promulgar una ley controvertida, llamada Artículo 23, fue la razón principal detrás de la “independencia de Hong Kong y las fuerzas separatistas radicales locales” que se intensificaron en los últimos años. El régimen chino ha promovido constantemente la narrativa de que la disidencia continua de la ciudad es fomentada por los países occidentales, alentando a los locales a abogar por la independencia de Hong Kong.

El artículo 23, una ley anti-subversión que muchos temían que afectaría las libertades civiles, fue desechada después de una protesta masiva en 2003. Aunque algunos funcionarios pro-Beijing en Hong Kong han respondido para que se reintroduzca el proyecto de ley, aún no ha sucedido.

Zhang agregó que fortalecer el “poder de aplicación de la ley” de Hong Kong era una tarea urgente para el gobierno de Hong Kong.

Hablando en un programa de radio el domingo, Tam Yiu-chung, el único representante de Hong Kong ante un comité que lidera la legislatura de sellos de goma de China, negó que Beijing estuviera presionando al gobierno de Hong Kong para que aprobara el Artículo 23, según RTHK.

Sin embargo, Tam agregó que si era necesario el Artículo 23, entonces debe implementarse.

La oficina de Hong Kong de La Gran Época contribuyó a este informe .

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS