Más de 100 métodos de tortura son utilizados en el sistema penitenciario de China

Amplia gama de torturas infligidas a los prisioneros de conciencia
Por Joan Delaney - La Gran Época
16 de Febrero de 2019 Actualizado: 16 de Febrero de 2019

Nota del editor: La Gran Época está publicando una serie de artículos que exponen el uso de la tortura por parte del régimen chino contra grupos a los que persigue, y el sufrimiento y el daño que causan a quienes la sufren.

Según analistas de derechos humanos, el uso de la tortura y el abuso contra los grupos perseguidos sigue siendo desenfrenado en China. Algunos de los métodos de tortura se remontan a la época medieval, mientras que otras formas de abuso denunciadas, como la sustracción forzada de órganos, no tienen precedentes en la historia.

“La tortura y otros tratos o castigos (otros maltratos) crueles, inhumanos o degradantes prevalecen desde hace mucho tiempo en todas las situaciones en las que las autoridades privan a las personas de su libertad en China”, dice un informe de Amnistía Internacional de 2015 titulado “Sin fin a la vista: Tortura y confesiones forzadas en China”.

Las golpizas salvajes son comunes. Las mordeduras de perro son otro método de tortura utilizado. (Minghui.org)

Los prisioneros de conciencia de Falun Dafa en China son víctimas de algunos de los métodos más viles de abuso y tortura.

La campaña de persecución contra los practicantes de Falun Dafa, iniciada por el Partido Comunista Chino en 1999, también ayudó a consolidar las tácticas de persecución del régimen contra otros grupos, según algunos investigadores.

Clavar palos de bambú afilados debajo de las uñas. (Minghui.org)

“Los funcionarios que impulsan la campaña de ‘transformación’ en Xinjiang [el estado del noroeste de China que alberga a una gran población de musulmanes uigures] están llegando con casi 20 años de experiencia, lo que ayuda a explicar cómo lograron lanzar e implementar una campaña tan masiva en tan poco tiempo”, escribió Sarah Cook, analista de investigación de Asia para Freedom House, en un artículo para la Fundación Jamestown sobre la represión del PCCh en esa región.

100 métodos de tortura

La forma más común de tortura en las cárceles, centros de detención y centros de lavado de cerebro de China es el bastón eléctrico. Con una carga de hasta 300.000 voltios, los bastones se emplean con el máximo efecto en las partes sensibles del cuerpo como la boca, los genitales, el cuello y las plantas de los pies.

Tortura con bastón eléctrico. (Minghui.org)

Pero hay muchos otros métodos de tortura utilizados, más de 100, de hecho. Esto fue confirmado por los practicantes de Falun Dafa que sobrevivieron al brutal sistema penitenciario de China. Otros prisioneros de conciencia en China son los cristianos en las casas-iglesias, los budistas tibetanos, los musulmanes uigures y los activistas de la democracia, entre otros.

Inyecciones con drogas psicotrópicas dañinas. (Minghui.org)

Según Status of Chinese People, un sitio web que expone los abusos de derechos humanos en China, entre los cien tipos de tortura utilizados en los prisioneros de conciencia de Falun Dafa se encuentran golpizas salvajes, abuso sexual, estar esposados en posiciones dolorosas durante largos períodos, exposición a condiciones climáticas extremas, alimentación forzada con orina o heces, quemaduras de cigarrillos, confinamiento solitario, privación del sueño, colocar palos de bambú afilados debajo de las uñas y mordeduras de perros o de serpientes.

Atado en posiciones dolorosas por largos períodos. (Minghui.org)

Muchos de los métodos de tortura incluso tienen nombres, como “Jaula pequeña” (se esposa a las víctimas al interior de una jaula pequeña de tal manera que no pueden estar de pie ni sentarse); “Confinamiento del infierno” (un dispositivo con esposas y grilletes donde las víctimas no pueden caminar, sentarse, ir al baño ni alimentarse por sí mismas); “Cubrir una cabaña” (asfixia); y “Tortura de arrastre” (las víctimas son arrastradas repetidamente por un terreno accidentado).

Este método de tortura causa un dolor extremo y disloca los hombros. (Minghui.org)

Luego está el infame “Banco del tigre”, donde sientan a la víctima en un banco con las piernas estiradas y atadas firmemente al banco con correas. Se colocan ladrillos u otros objetos duros bajo los talones de la víctima y se le agregan más capas hasta que las correas se rompen, causando un dolor insoportable.

Obligado a sentarse en una pequeña tabla corrugada durante largos periodos de tiempo. (Minghui.org)

Estos métodos de tortura pueden tener efectos devastadores tanto física como mentalmente, según Minghui.org, un sitio web que documenta la campaña de persecución lanzada contra la práctica espiritual de Falun Dafa por el Partido Comunista Chino en 1999.

Los practicantes de Falun Dafa también son sometidos a torturas mentales en forma de un intenso lavado de cerebro, con el objetivo de romper su voluntad para que renuncien a su fe o se opongan a ella. Esto puede llevar a una depresión y desesperanza a largo plazo.

Alimentación forzada con sal y agua. (Minghui.org)

Otro método de tortura es inyectar a los practicantes drogas peligrosas que dañan el sistema nervioso central, causándoles un dolor insoportable, colapso mental y discapacidad física, según Minghui.

Colocar la cara en un cubo de heces y orina. (Minghui.org)

Abuso sexual

Además de la tortura física, la violación se utiliza continua y sistemáticamente como medio para humillar y traumatizar a las mujeres practicantes, informa Minghui.

En el infame campo de trabajo forzado de Masanjia, los guardias arrojaron a 18 mujeres practicantes a celdas de hombres y alentaron a los hombres a violarlas a voluntad, lo que condujo a la muerte, discapacidad o inestabilidad mental de las mujeres.

Hubo numerosos casos de violación en grupo de practicantes por parte de reclusos en todo el sistema de campos de trabajo forzado. Los niños tampoco son inmunes. En 2002, una niña de 9 años –hija huérfana de un practicante asesinado por la tortura– fue violada en grupo por tres hombres en el Hospital Mental Changping de Beijing.

A principios de 2003, los guardias de Masanjia electrocutaron a una practicante en los senos con dos bastones eléctricos durante varias horas sin parar. Como resultado, sus senos quedaron completamente deformados.

El abuso sexual, incluida la violación en grupo por parte de guardias o reclusos, es un método de tortura común. (Ilustración por Minghui.org)

Otros tipos de abuso sexual espantosos que causaron daños físicos y mentales irreparables a las mujeres incluyen atar varios cepillos de dientes y retorcerlos dentro de la vagina, aplicar descargas eléctricas en los pezones, poner salsa de chile dentro de la vagina, frotar una cuerda gruesa repetidamente en la vagina, pisotear los senos de las víctimas, patear repetidamente la vagina y apuñalar o penetrar repetidamente la vagina con un palo u otros elementos.

En el Campo de Trabajo Forzado de Mujeres de Shibalihe, los guardias desnudaron a las mujeres practicantes y usaron una pinza de chimenea para presionar sus vaginas mientras golpeaban el pecho y los senos, según Minghui. También quemaron sus rostros con pinzas calientes.

Sustracción forzada de órganos

La sustracción de órganos vitales mientras una persona está viva debe ser la forma más extrema de tortura, la cual siempre termina en la muerte. Esto también es algo a lo que fueron sometidos los prisioneros de conciencia de Falun Dafa desde que el Partido Comunista Chino lanzó su campaña para erradicar la práctica espiritual tradicional en 1999.

Sustracción forzada de órganos mientras el “donante” está vivo. (Minghui.org)

Un informe de 2006 de los investigadores canadienses David Matas y David Kilgour encontró que los prisioneros de conciencia de Falun Dafa estaban siendo asesinados a gran escala por sus órganos para abastecer a la muy lucrativa industria de trasplantes de China.

En junio de 2016, Kilgour, Matas y el autor e investigador estadounidense Ethan Gutmann publicaron un informe actualizado sobre la persistencia y la escala de la sustracción forzada de órganos en China. Encontraron que 169 hospitales de trasplantes de todo el país tenían la capacidad de haber realizado más de un millón de trasplantes desde el año 2000.

Los grupos de víctimas son Falun Dafa, tibetanos, uigures y cristianos de las casas-iglesias, siendo los practicantes de Falun Dafa los más numerosos. Gutmann estima que en el vasto sistema penitenciario de China actualmente hay detenidos entre 100.000 y 450.000 practicantes.

***

A continuación

Los practicantes de Falun Dafa están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS