Más de 200 miembros del servicio y veteranos señalan a líderes militares por mandato de vacunación

Por The Epoch Times
01 de Enero de 2024 12:38 PM Actualizado: 01 de Enero de 2024 1:17 PM

Más de 200 miembros del servicio activo y veteranos firmaron una carta abierta pidiendo rendición de cuentas por el presunto daño causado por la implementación por parte del Departamento de Defensa (DOD) del mandato, ahora rescindido, de la vacuna anti-COVID.

La carta abierta, publicada el 1 de enero, está dirigida al pueblo estadounidense, pero nombra a líderes militares de alto rango específicos que, según los firmantes, permitieron la anarquía y traicionaron la Constitución.

Algunos de los líderes específicamente nombrados en la carta incluyen jefes de personal conjunto, comandantes de academias de servicio, inspectores generales de servicio y directores de salud generales de servicio actuales y anteriores.

Los firmantes afirman: “En los próximos años, miles de miembros de nuestra red se presentarán como candidatos al Congreso y solicitarán puestos en el poder ejecutivo, mientras que los que seguimos en servicio activo seguiremos anteponiendo el cumplimiento de nuestros juramentos a la lucha por un rango o un puesto”.

“Para aquellos que obtengan la autoridad legal para hacerlo, nos comprometemos a sacar del retiro a los líderes militares que violaron la ley y convocaremos cortes marciales por los crímenes que cometieron”.

Varios de los firmantes son veteranos que ahora se postulan para el Congreso y cargos políticos a nivel estatal. Estos veteranos también se comprometieron a introducir legislación para exigir responsabilidades reduciendo a cero los ingresos de jubilación de los presuntos perpetradores.

Muchos de los 231 firmantes de la carta todavía están en servicio activo. Varios dijeron que están asumiendo un riesgo personal significativo para defender lo que creen y sus derechos inalienables que sienten que han sido pisoteados.

The Epoch Times habló con Robert A. Green, Jr., comandante de la Armada en servicio activo y autor de “Defending the Constitution Behind Enemy Lines” (Defendiendo la Constitución tras las líneas enemigas). Como autor de la carta abierta, empleó el marco y la redacción de las palabras de Thomas Jefferson en la Declaración de Independencia para abordar lo que describió como la actual crisis de confianza en el ejército del país.

Él y los demás firmantes esperan “reconstruir la confianza a través de la rendición de cuentas” y firmaron la carta abierta como una forma de emular a los padres fundadores cuando se comprometieron mutuamente sus vidas, fortunas y honor sagrado en la Declaración de Independencia.

“En lo que nuestra situación difiere de la de los firmantes de la Declaración de Independencia es en que no buscamos la separación”, declaró el comandante Green. “No queremos separarnos de la Constitución ni de lo que nos fue legado a un precio tan alto. En lugar de separación, queremos restauración mediante la rendición de cuentas”.

Como resultado, dijo, la carta podría llamarse más apropiadamente “Declaración de Responsabilidad Militar”.

Bradley Miller, exteniente coronel del ejército estadounidense que anteriormente sirvió como comandante de batallón en la 101 División Aerotransportada, dijo que las alusiones a la Declaración de Independencia en la carta son “deliberadas y significativas”. Según él, los firmantes de la carta “creen que hemos sufrido una larga serie de abusos que culminaron con el mandato ilegal de la vacuna contra el COVID-19”.

“Seríamos negligentes en nuestro deber de cumplir nuestros juramentos a la Constitución, así como insignificantes en nuestra lealtad hacia nuestros compatriotas, si permitiéramos la continua desaparición de una de nuestras instituciones más sagradas”, dijo Miller.

“Para los altos mandos nombrados, y para los miles que no fueron nombrados pero que son igualmente cómplices, espero que esta [carta] sea una llamada de atención”, dijo el comandante Green. Y añadió que, en los niveles más altos de la cúpula militar, los procesos de toma de decisiones se basan en gran medida en el análisis y la mitigación de riesgos.

“Debido a la Doctrina Feres [que prohíbe a los miembros del servicio demandar al gobierno federal por lesiones o muerte por negligencia] y la deferencia inapropiada brindada al Departamento de Defensa por los poderes legislativo y judicial de nuestro gobierno, nuestros altos líderes rara vez han sentido algún riesgo personal por sus decisiones”, dijo.

El comandante Green espera que la carta deje en claro que “el riesgo financiero y legal personal forma parte ahora del análisis que nuestros altos mandos militares deben hacer antes de decidir sobre políticas que tienen implicaciones para los derechos constitucionales de los miembros del servicio”.

Comprometiéndose a buscar la restauración

Para Miller, la carta representa “una promesa que nosotros, los firmantes, hemos hecho entre nosotros y también con el pueblo estadounidense, de que no nos quedaremos de brazos cruzados mientras nuestro ejército se autodestruye”.

Debido a su fe en Dios, el amor a la patria y el juramento a la Constitución dijo: “Consideramos que es nuestro deber resistir legalmente los esfuerzos concertados de los actuales líderes militares de destruir la institución que se les ha confiado a su cargo”.

Miller dijo que el país está presenciando “la destrucción total, desde adentro, de una de nuestras instituciones nacionales más antiguas e importantes”. Para él, “no es que nuestras fuerzas armadas hayan decidido permanecer neutrales mientras nuestra nación enfrenta una avalancha de amenazas, sino que se han convertido en uno de los mayores perpetradores en atacar el tejido cultural que ha mantenido unida a nuestra república durante dos siglos y medio”.

Según Miller, el ejército estadounidense tiene “una misión única: El pueblo estadounidense espera que lleve a cabo la fuerza en su nombre”. En una serie de preguntas, dijo: “¿Cómo puede la gente confiar en que una institución llevará a cabo éticamente su misión si viola la ley sin sentido? ¿Cómo puede el pueblo estadounidense confiar en un ejército que ha dañado a sus propios miembros y, en lugar de reconocer ese daño, redoblar su apuesta insistiendo en que su proceder fue legal, productivo y necesario?

Los firmantes exigen “un reconocimiento inequívoco de la naturaleza ilegal del mandato de vacunación contra el COVID-19” y del daño que ha causado, dijo. “Exigimos plena rendición de cuentas para los responsables de perpetrar este desastre deliberado contra nuestros miembros del servicio, sus familias y, por extensión, la nación, [y] exigimos, en la medida de lo posible, una restitución completa para los perjudicados por esta actividad criminal”. Sin este “ajuste de cuentas completo”, dijo, “nuestros militares no se recuperarán de esta pesadilla en curso”.

Miller enfatizó que él y los demás no están abogando por la violencia. Más bien, dijo: “Condenamos enfáticamente la violencia física y moral que se ha infligido a los miembros del servicio y sus familias mediante el mandato ilegal de estas dañinas inyecciones”.

“No toleramos ningún interés en eludir la ley, [pero] exigimos un estricto cumplimiento de la ley”, dijo. “Con este mismo fin, buscaremos incansablemente el restablecimiento de la justicia para nuestras descarriadas fuerzas armadas”.

Luchando por la esperanza

La teniente coronel Carolyn Rocco ha servido más de 20 años en la Fuerza Aérea. Para ella, la carta tiene dos propósitos. Primero, dijo que es “una promesa al pueblo estadounidense de que hay miembros del servicio que comprenden el significado de su juramento de ‘apoyar y defender la Constitución contra todos los enemigos, nacionales y extranjeros’”.

Habiendo encontrado personas que han expresado “sentimientos de desesperanza por la supervivencia de nuestro país”, espera que la carta anime a los estadounidenses a “tener fe en que no se ha perdido toda esperanza en un momento en el que muchos ven el constante colapso de la moral, el carácter y la justicia tanto entre políticos y como en líderes militares”. Según ella, “el coraje es contagioso” y espera que la carta motive al pueblo de Estados Unidos.

En segundo lugar, dijo el teniente coronel Rocco, la carta es “una forma de informar a los líderes militares que el elefante en la habitación (los efectos negativos del mandato de la vacuna anti-COVID) no desaparecerá hasta que se rinda cuentas”.

“Aunque muchos quieren esconderlo bajo la alfombra y seguir adelante como si los últimos dos años no hubieran sucedido”, dijo, “desafortunadamente, así no será como va a ser”. Citó las cifras de reclutamiento más bajas desde la década de 1970 como “evidencia del desastre en el que se encuentra el Departamento de Defensa”.

Dijo que se advirtió a los altos mandos militares sobre “los graves peligros que un mandato de vacunas tendría para la fuerza”, pero estas advertencias fueron ignoradas. “Hacer una proclamación pública podría hacerles comprender que se trata de un problema grave que no será ignorado”.

“Se ha roto la confianza y se han causado daños morales, emocionales y físicos”, dijo el teniente coronel Rocco. “Las decenas de miles de nosotros que nos vimos directamente afectados, así como nuestras comunidades que presenciaron la atrocidad conocida como el mandato de la vacuna anti-COVID del Departamento de Defensa, somos los que estamos alentando a aquellos que amamos a no unirse al ejército hasta que vuelva a ser una institución de honor y moral y vuelva a ser apolítica”.

“Eso no sucederá hasta que se presente una disculpa formal y pública, reconociendo que lo que se les hizo a miles de miembros del servicio fue inmoral, poco ético e ilegal”, dijo.

“Aquellos de nosotros que firmamos este memorando nos hemos prometido unos a otros, así como a los aviadores, guardianes, soldados, marineros, marines, costeros y al pueblo estadounidense, que no dejaremos de luchar por la verdad, la justicia y la mayoría de las personas y, sobre todo, por la rendición de cuentas”, dijo.

El comandante Green y el teniente coronel Rocco subrayaron que sus opiniones no reflejan las del Departamento de Defensa, el Departamento de Marina o el Departamento del Ejército del Aire. Funcionarios del Pentágono no respondieron al cierre de esta edición a las peticiones de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.