McCarthy fracasa en las dos primeras votaciones para presidente de la Cámara

Estalla una amarga batalla entre los republicanos

Por Mark Tapscott y Madalina Vasiliu
03 de Enero de 2023 4:25 PM Actualizado: 03 de Enero de 2023 6:54 PM

WASHINGTON —El caos llegó el martes a la Cámara de Representantes de Estados Unidos y se instaló en el hemiciclo cuando los miembros de la nueva mayoría republicana rechazaron la candidatura del líder de la minoría en la Cámara, Kevin McCarthy, para convertirse en presidente, pero luego no lograron ponerse de acuerdo sobre un candidato alternativo.

En la primera votación de un tumultuoso primer día del 118º Congreso, McCarthy, el republicano de California que lideró al partido para recuperar la mayoría en las elecciones de mitad de periodo de noviembre de 2022, se quedó a 15 votos de los 218 que necesitaba para convertirse en presidente de la Cámara.

McCarthy recibió 202 votos de sus colegas republicanos, mientras que 211 demócratas votaron por el representante demócrata Hakeem Jeffries, que será el líder de la minoría de la Cámara en 2023. El representante Andy Biggs (R-Ariz), líder de los miembros contrarios a McCarthy, recibió 10 votos. Un puñado de republicanos votó por candidatos que no fueron nominados.

En la segunda votación, el representante Jim Jordan (R-Ohio) recibió 19 votos, impidiendo así que McCarthy lograra los votos necesarios para imponerse.

La conclusión para los disidentes es que no confían en que McCarthy sea el agente del cambio que creen que debe liderar la Cámara en lo que están decididos a convertir en los dos últimos años del mandato del presidente Joe Biden en la Casa Blanca.

“Llegué a un Congreso roto y disfuncional para cambiarlo. Avanzar un peldaño en el orden jerárquico no tiene ninguna perspectiva de hacerlo. Muchos no quieren cambiarlo”, posteó en Twitter el representante Dan Bishop (R-NC) justo antes de la primera votación.

“Kevin McCarthy no es el candidato adecuado para ser presidente del Congreso. Ha perpetuado el statu quo de Washington que hace de este órgano una de las instituciones más fracasadas e impopulares del país. No se trata de personalidad o de quién se ha ‘ganado’ el puesto, sino de servir al pueblo estadounidense. No apoyaré el statu quo”, prosiguió Bishop.

En los últimos minutos antes de que la nueva Cámara se reuniera para el duelo de presidentes, un McCarthy claramente exasperado y frustrado dijo a los periodistas: “Tengo el récord del discurso más largo jamás pronunciado en el hemiciclo. No tengo ningún problema en conseguir también el récord de más votos para presidente”.

Se refería a su discurso de más de 90 minutos en diciembre ante la Cámara en oposición al proyecto de ley ómnibus de gastos de 1.8 billones de dólares de Biden.

Con los republicanos esperando a principios de 2022 beneficiarse de una gigantesca “Ola Roja” que les llevaría decisivamente de nuevo a la mayoría en las elecciones de mitad de periodo de noviembre, las negociaciones entre McCarthy y los miembros del Caucus de la Libertad de la Cámara de Representantes, el elemento principal de la rebelión conservadora, comenzaron en julio.

El caucus, encabezado por el representante Scott Perry (R-Pa.), publicó una larga serie de propuestas de cambios en el reglamento de la Cámara, que determina cómo se redacta, debate y vota la legislación para su aprobación o rechazo final.

En el centro de esas propuestas estaba la de restaurar la “moción para dejar vacante la presidencia”, una norma que permitía a un miembro de la Cámara proponer una nueva votación sobre el presidente. Esa moción había formado parte del Reglamento de la Cámara desde su primera sesión en 1789.

Pero cuando los demócratas recuperaron la mayoría de la Cámara en 2018 y eligieron a la representante Nancy Pelosi (D-Calif.) como presidenta, la moción fue eliminada. Ese movimiento personificó una tendencia que comenzó hace varias décadas de concentrar el poder en el presidente y sus líderes elegidos de la Cámara.

Los disidentes del Caucus de la Libertad exigieron que se restableciera la moción como requisito previo a múltiples reformas que consideraban necesarias para devolver a la Cámara su condición de voz más directa del pueblo.

McCarthy se opuso inicialmente a la restauración de la moción de desalojo, pero en los últimos días antes del drama del martes, se ofreció a transigir exigiendo al menos cuatro copatrocinadores para respaldar una moción inicial.

En los últimos días antes de la votación, también se mostró partidario de restablecer la Regla Holman, un procedimiento legislativo por el que la Cámara puede desfinanciar el salario y las prestaciones de un determinado funcionario del poder ejecutivo.

La regla Holman se instituyó por primera vez en la década de 1870 y desde entonces se utilizó con moderación, principalmente para destituir a funcionarios que se negaban a cumplir las directrices del Congreso en materia de programas y políticas.

Los disidentes del Caucus de la Libertad consideraban que el restablecimiento de la regla Holman era vital para forzar un cambio en la gestión radicalmente liberal de la burocracia federal por parte de la Administración Biden.

El lunes, a medida que avanzaban las últimas horas, McCarthy había hecho múltiples concesiones a los disidentes, pero las negociaciones finales se volvieron amargas cuando cinco miembros del grupo denominado informalmente “Nunca Kevin” —incluidos los representantes Andy Biggs, de Arizona, Matt Gaetz, de Florida, Bob Goode, de Virginia, Ralph Norman, de Carolina del Sur, y Matt Rosendale, de Montana— siguieron exigiendo más concesiones.

Cuando la Cámara se reunió por primera vez como parte del 118º Congreso, parecía que ya no había compromiso posible.

“McCarthy tuvo múltiples oportunidades para demostrar su capacidad de liderazgo y abogar por políticas conservadoras. Tuvo la oportunidad de promover reformas de sentido común durante el CR, NDAA, y la legislación de infraestructura. Tuvo la oportunidad temprana de abordar las normas y optó por no hacerlo”.

“Ahora, no es sincero ni fiable creer que sus cambios propuestos se aplicarán alguna vez. Necesitamos un presidente republicano que desafíe el statu quo y garantice que todos los miembros tengan voz”.

Con este primer fracaso, la Cámara inicia una lucha que no se veía desde 1923, cuando se necesitaron nueve votaciones para elegir a un nuevo presidente.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.