McConnell dice que no hay que dejar que “izquierda radical” secuestre nominación a la Corte Suprema

Por Joseph Lord
28 de Enero de 2022 12:27 PM Actualizado: 28 de Enero de 2022 12:27 PM

El líder de la minoría del Senado Mitch McConnell (R-Ky.) y otros republicanos han aconsejado al presidente Joe Biden que no “externalice” su elección de la Corte Suprema a “la izquierda radical”, advirtiendo que lucharán con fuerza contra la confirmación de cualquiera que consideren demasiado izquierdista.

Los liberales, temerosos de perder otro puesto en el tribunal de 6-3 de tendencia conservadora, habían presionado durante meses al magistrado Stephen Breyer, de 83 años, para que renunciara a su cargo mientras un demócrata ocupara la Casa Blanca. Tras un aluvión de rumores de que su jubilación era inminente, Breyer anunció oficialmente el jueves que se retirará al final del mandato del tribunal este verano.

La Casa Blanca confirmó el jueves que Biden mantendría la promesa hecha en la campaña de nombrar a una mujer negra para la Corte Suprema.

Tras el anuncio oficial de Breyer, el líder del Partido Republicano en el Senado, McConnell, aconsejó a Biden que no permitiera que “la izquierda radical” se hiciera cargo del proceso de nominación. McConnell señaló que Biden, cuyo partido se hizo con el Senado por el margen más estrecho posible, no tiene el mandato de nombrar a un magistrado radical.

“El pueblo estadounidense eligió un Senado que está dividido en 50-50”, dijo McConnell en una declaración. “En la medida en que el presidente Biden recibió un mandato, fue para gobernar desde el centro, administrar nuestras instituciones y unir a Estados Unidos”.

“El presidente no debe subcontratar esta importante decisión a la izquierda radical”, continuó McConnell. “El pueblo estadounidense merece un nominado con una reverencia demostrada por el texto escrito de nuestras leyes y nuestra Constitución”.

La declaración de McConnell se hace eco de una declaración similar realizada por el senador Josh Hawley (R-Mo.) a primera hora del jueves.

Hawley acudió a Twitter para advertir a los demócratas que deben “esperar una gran pelea” si Biden intenta nombrar a un “activista woke” para el más alto tribunal de la nación.

La presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC), Ronna McDaniel, predijo en una declaración que el nominado de Biden sería un radical de izquierda.

El nominado de Biden, dijo McDaniel, será un “juez activista que sellará la agenda política de la extrema izquierda”.

“Este tipo de juez”, dijo McDaniel, “es una amenaza para los derechos constitucionales estadounidenses, incluyendo la libertad religiosa, la Segunda Enmienda, el derecho a la vida y la libertad de expresión”.

“El RNC hará todo lo que esté en nuestro poder para desenmascarar al candidato de Biden a la Corte Suprema y hacer que los demócratas del Senado rindan cuentas en noviembre por sus votos”, prometió McDaniel.

El senador Chuck Grassley (R-Iowa) señaló en un comunicado de prensa que había apoyado la confirmación de Breyer en 1994, al igual que la mayoría de los demás senadores.

Sin embargo, desde entonces los elegidos de la Corte Suprema se han enfrentado a procesos de confirmación cada vez más partidistas. La confirmación de Amy Coney Barrett, la nueva magistrada de la Corte Suprema, se llevó a cabo sin el apoyo de los demócratas, una primicia en la historia de EE. UU. La próxima elección de Biden se enfrentará probablemente a una votación igualmente partidista.

Aun así, Grassley expresó su esperanza de que el nominado sea alguien “dentro de la corriente legal (…) que pueda recibir un apoyo amplio y bipartidista”. Grassley sentenció que “un candidato así preservará la fe en el tribunal y reflejará la voluntad de los estadounidenses cuando eligieron un Senado dividido por igual”.

A pesar de su mayoría nominal, los demócratas podrían enfrentarse a un desafío en el caso de impulsar un candidato demasiado partidista.

Por un lado, los republicanos podrían bloquear que el nominado vaya más allá del Comité de Justicia del Senado, donde ambos partidos tienen igual número de votos.

Esto, sin embargo, requeriría el pleno consentimiento de todos los republicanos del Comité de Justicia del Senado, incluidos los senadores con voto decisivo Lindsey Graham (R-S.C.) y Thom Tillis (R-N.C.). E incluso si todos los republicanos del Comité de Justicia se alinearan, el candidato podría llegar al pleno del Senado.

Esto se debe a las reglas elaboradas entre el líder del Partido Republicano, McConnell, y el líder demócrata, Chuck Schumer (D-N.Y.), al comienzo del 117º Congreso; las divisiones 50-50 en el Senado son extremadamente infrecuentes en la historia de EE. UU. y plantean importantes obstáculos al proceso legislativo.

En la Res. 27 del Senado, aprobada en febrero de 2021, ambos líderes acordaron que las asignaciones de los comités se dividirían por igual entre los dos partidos para representar su control equitativo del Senado. En Congresos anteriores, las asignaciones de comités se ponderaban a favor del partido mayoritario.

Por ejemplo, durante el 116º Congreso, cuando los republicanos tenían el Senado, el Partido Republicano tenía 12 puestos en el Comité de Justicia, mientras que los demócratas solo tenían 10. Cuando el Senado no está dividido de forma equitativa, las votaciones de los comités suelen dar lugar a una clara mayoría. Los proyectos de ley o las candidaturas que reciben un voto mayoritario son comunicados y enviados al calendario legislativo para su consideración en el pleno.

Pero en un comité con representación equitativa de ambos partidos, los votos de empate son mucho más comunes, lo que hace que los proyectos de ley corran el riesgo de morir en el limbo del comité. La Res. S. 27 anula las normas existentes en el Senado y permite al presidente del comité —en este caso un demócrata— comunicar un proyecto de ley o un candidato en caso de empate.

Así, incluso si los 10 republicanos del Poder Judicial se opusieran a un nominado, el presidente del Comité de Justicia del Senado, Dick Durbin (D-Ill.), podría enviar el caso al pleno del Senado.

La otra opción para que los republicanos impugnen a un designado que consideren demasiado radical requeriría al menos una deserción demócrata.

Bajo el mandato del presidente Donald Trump, los republicanos del Senado utilizaron la llamada opción nuclear para cambiar las reglas del Senado y hacer avanzar a los nominados de Trump a través de votaciones de confirmación después de que los demócratas se negaran a terminar el debate sobre Neil Gorsuch.

Antes, terminar el debate sobre los nominados a la Corte Suprema para pasar a una votación final en el pleno requería 60 votos. Después de usar la opción nuclear, los republicanos bajaron el umbral a 51 votos. Esta decisión podría volverse en contra del partido pronto, ya que se encuentran en minoría.

Si los 50 demócratas se ponen de acuerdo para sacar adelante a un nominado, la vicepresidenta Kamala Harris podrá emitir su voto de desempate para poner fin al debate y permitir la votación final de confirmación. En este caso, no habrá prácticamente nada que los republicanos puedan hacer para detener la confirmación.

Sin embargo, en caso de que haya al menos una deserción demócrata, los demócratas no podrán alcanzar el umbral de 51 votos.

Si la elección de Biden es demasiado radical para el gusto del Partido Republicano, los republicanos podrían recurrir a los moderados del Senado Joe Manchin (D-W.Va.) y Kyrsten Sinema (D-Ariz.) como potenciales desertores.

En declaraciones a una emisora de radio de Virginia Occidental, Manchin no descartó votar por un candidato más izquierdista que él, pero tampoco se comprometió a votar por cualquiera que el presidente envíe al Senado.

En cualquier caso, los republicanos han dejado claro que harán todo lo posible para oponerse a cualquier nominado que sea demasiado de izquierdas. Si Biden sigue adelante con una elección radical a pesar de estas advertencias, el nominado correría el riesgo de alienar votos moderados cruciales.

La Casa Blanca dijo el jueves que Biden haría su elección a finales de febrero.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.