Medicamentos populares para perder peso podrían ser perjudiciales para los niños, dicen investigadores

Por Mary Gillis
01 de Septiembre de 2023 11:47 AM Actualizado: 01 de Septiembre de 2023 11:47 AM

Las posibles consecuencias para toda la vida que los fármacos para perder peso podrían tener en adolescentes y niños han hecho que un equipo multidisciplinar de médicos, científicos del ejercicio y del comportamiento, farmacéuticos e investigadores de ética de la Universidad de California-Irvine (UCI) alerte a las personas.

La preimpresión del documento (pdf) del equipo, publicado por la revista Journal of Clinical and Translational Science, sugiere que cambiar los métodos tradicionales como la dieta y el ejercicio para abordar la obesidad infantil y la diabetes de tipo 2 por medicamentos GLP-1RA como Wegovy y Ozempic conducirá probablemente a una serie de problemas físicos y emocionales no deseados.

“A diferencia de los adultos, los niños y adolescentes necesitan energía y calorías suficientes no sólo para la actividad física, sino también para el crecimiento y el desarrollo”, declaró en un comunicado de prensa el Dr. Dan M. Cooper, director asociado del Instituto de Ciencia Clínica y Traslacional de la UCI y director ejecutivo interino del Instituto de Salud de Precisión de la UCI.

Aunque los expertos en salud aplauden los beneficios de los fármacos, como la supresión del hambre, la disminución del apetito y el vaciamiento gástrico lento en adultos con sobrepeso, obesos o diabéticos de tipo 2, los autores del artículo sostienen que estos mismos beneficios podrían ser contraproducentes en grupos más jóvenes.

No ingerir suficientes calorías puede provocar deficiencias nutricionales y poner a los niños en riesgo de un desarrollo cerebral deficiente, una capacidad de aprendizaje reducida, una inmunidad baja, un aumento de las infecciones y —en algunos casos— la muerte. La actividad física regular es necesaria para mejorar la aptitud cardiorrespiratoria, fortalecer los huesos y los músculos, controlar el peso, reducir los síntomas de ansiedad y depresión, y reducir drásticamente el riesgo de desarrollar enfermedades como cardiopatías, hipertensión y cáncer.

Además, los investigadores afirman que no deben pasarse por alto otros posibles daños. La fácil accesibilidad y disponibilidad podría crear una tormenta perfecta para el potencial de abuso entre los niños que practican deportes en lo que se busca cierto peso o tipo de cuerpo, como la lucha libre, las artes marciales, la gimnasia y el ballet, así como entre los que padecen trastornos alimentarios.

“Con el aumento de las redes sociales, los jóvenes ya están expuestos a una cultura de dietas e imágenes corporales que pueden ser inalcanzables y, en última instancia, poco saludables”, afirma Jan D. Hirsch, uno de los coautores y decano de la Facultad de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas de la UCI, en el comunicado de prensa.

Otra preocupación es la posible infiltración de imitación medicamentos ilícitos y no regulados en este grupo de edad.

¿Qué son los GLP-1RA?

GLP-1RA significa agonista del receptor del péptido similar al glucagón tipo 1. Suelen administrarse mediante inyecciones diarias o semanales, según el tipo. Las empresas farmacéuticas están desarrollando y probando actualmente formas en píldora, pero no están disponibles.

Estos fármacos imitan la acción de una hormona llamada péptido-1 similar al glucagón, regulando la subida de los niveles de azúcar en sangre después de comer y estimulando al organismo para que produzca más insulina. La insulina adicional ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre, lo que contribuye a controlar la diabetes de tipo 2. Los GLP-1RA parecen frenar el hambre y ralentizar el proceso de digestión de los alimentos, haciendo que la persona se sienta saciada durante más tiempo con menos comida.

Falta de estudios centrados en los niños

Los autores insisten en que el coste frente al beneficio en relación con el uso a largo plazo en los jóvenes requiere un estudio más cuidadoso. Se calcula que en la última década se han publicado entre 75 y 175 artículos al año sobre fármacos para adelgazar relativos a todas las edades, pero sólo una parte se centra en adolescentes y niños. El número total de estudios publicados en 2022 fue de 175. Menos de cinco se centraban en niños.

“La farmacocinética y la farmacodinámica de ciertos GLP-1RA… se han estudiado en poblaciones tanto adultas como pediátricas; sin embargo, los niños no son adultos en miniatura”, dice el documento. Navegar por estas nuevas aguas requerirá que los científicos estudien la dosificación, las formulaciones y la interacción entre los fármacos y el estilo de vida para “optimizar la seguridad, la eficacia y el valor durante el crecimiento y el desarrollo”.

Posibles consecuencias imprevistas

Algunos de los efectos adversos de cambiar las estrategias convencionales de pérdida de peso por intervenciones con GLP-1RA que mencionan los autores son los siguientes

Repercusiones a largo plazo sobre el crecimiento y el desarrollo: El equilibrio entre la ingesta y el gasto de calorías regula las hormonas del crecimiento, y el fármaco puede interferir en este equilibrio durante las etapas críticas del crecimiento.
Abuso de la medicación: Los adolescentes con trastornos alimentarios o que participan en deportes en los que ciertos pesos ofrecen ventajas pueden abusar de los fármacos para obtener una ventaja competitiva.
Uso injustificado y sin supervisión: Las percepciones inexactas del peso corporal pueden llevar a los adolescentes a consumir medicamentos innecesariamente y en secreto.
Prescripciones inadecuadas: Los pediatras pueden recetar medicamentos para adelgazar para obtener beneficios cómodos y a corto plazo, pero se desconocen en gran medida los efectos a largo plazo sobre el crecimiento y el desarrollo.
Análisis torcido de coste-beneficio para el uso a largo plazo: Los pacientes pueden verse obligados a tomarlos de por vida; el uso a largo plazo puede ser económicamente excesivo; y las aseguradoras pueden no cubrir el uso fuera de lo indicado.

Datos sobre la obesidad infantil

Cerca de 15 millones de niños en Estados Unidos son obesos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Esto equivale a 1 de cada 5 niños o adolescentes de 2 a 17 años. Los niños de 12 a 19 años son los más afectados, seguidos por los de 6 a 11 años y los de 2 a 5 años. La obesidad es más frecuente entre los niños hispanos y negros no hispanos que entre los niños blancos no hispanos y asiáticos no hispanos. Las complicaciones relacionadas con la obesidad incluyen:

Hipertensión arterial
Colesterol alto
Diabetes de tipo 2
Problemas respiratorios como el asma y la apnea del sueño
Problemas articulares


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.