Médicos de Hong Kong condenan la brutalidad policial en una manifestación pacífica

Por Eva Fu
26 de Octubre de 2019
Actualizado: 26 de Octubre de 2019

Se estima que unos 10.000 trabajadores médicos y activistas de Hong Kong llenaron el bullicioso centro financiero el 26 de octubre para un acto nocturno pacífico mientras las protestas antigubernamentales llegaban a su fin de semana número 21.

“¡Hongkongers, resistan!” Gritaron mientras el organizador, Michael Lau, concluía un discurso en el abarrotado Chater Garden por la noche. Lau acusó a la policía de infligir lesiones innecesarias y de acosar al personal del hospital que trataba de atender a los manifestantes heridos.

Lo que comenzó como una indignación pública en junio contra un proyecto de ley de extradición ahora retirado, se ha convertido desde entonces en un reclamo de mayor libertad en la ciudad y de oposición contra las largas armas del control del régimen chino.

La policía ha intensificado su agresión hacia los manifestantes a medida que el implacable movimiento continuaba, atacándolos con gas lacrimógeno, cañones de agua, balas de goma y ocasionalmente con balas reales. Miles de personas han sido arrestadas por su activismo. Una nueva ley antienmascaramiento también prohíbe que cualquier persona use cubiertas faciales durante las reuniones públicas, en un intento de disuadir a los manifestantes.

Personas participando en un acto de profesionales de la salud en el distrito central de Hong Kong el 26 de octubre de 2019. (Philip Fong/AFP vía Getty Images)

El acto vespertino, que fue autorizado para continuar desde las 6:00 p.m. hasta las 9:00 p.m., vio a muchos activistas de todas las profesiones y condiciones sociales relatando sus experiencias con el maltrato policial.

Un hombre que no se identificó dijo que la policía lo arrestó arbitrariamente mientras caminaba por una calle peatonal. “La policía me tiró al suelo sin preocuparse de si podía respirar. Ni siquiera sabía qué crimen había cometido”, dijo a los participantes del mitin. “Desde entonces, cada vez que voy a casa tengo miedo de que alguien venga por detrás y me atropelle”.

Contó que el spray pimienta de la policía le quemó la piel del pecho. La policía también lo golpeó en la pierna izquierda cuatro veces, después de lo cual caminó cojeando durante una semana.

El hombre también relató los abusos policiales durante su detención, incluyendo el hecho de que lo desnudaran en la comisaría y le negaran el acceso a abogados o a tratamiento médico.

“Cuando experimenté tal humillación, me dije a mí mismo que no había hecho nada malo”, relató. “Puedes abusar de mi cuerpo, pero no puedes romper mi voluntad”.

Partidarios de la democracia encienden sus teléfonos celulares mientras participan en un mitin de profesionales médicos en el distrito central de Hong Kong, el 26 de octubre de 2019. (Anthony Kwan/Getty Images)

Los asistentes, muchos de ellos con sus máscaras puestas desafiando la nueva prohibición, también izaron banderas estadounidenses y pancartas condenando a la fuerza policial.

Alrededor del 22 por ciento de los manifestantes que fueron tratados sufrieron lesiones óseas, según los datos divulgados en la congregación. El personal médico presente dijo que les dolía ver a los civiles heridos y a los manifestantes que optaron por la ayuda médica clandestina o incluso por no recibir tratamiento alguno, debido al temor de que pudieran ser arrestados al ver a los médicos. Señalaron que los pacientes regulares del hospital también se negaron a usar máscaras debido a la prohibición, lo que podría provocar un aumento en los casos de gripe estacional.

Los organizadores del evento también mostraron una serie de primeros planos de las lesiones de los manifestantes, incluyendo inflamación de ojos y dislocaciones de manos.

Paul Au Yiu-kai, un cirujano de Médicos Sin Fronteras, dijo a La Gran Época en una entrevista reciente que es probable que hasta el 90 por ciento de los manifestantes heridos no estén buscando el tratamiento hospitalario que necesitan, lo que revelaría sus identidades. Yiu-kai se encuentra actualmente en Hong Kong para proporcionar ayuda humanitaria.

“Nuestro Hong Kong está realmente enfermo hoy”, dijo durante un discurso un niño de 10 años que fue arrestado durante una protesta el 6 de octubre. contó que alrededor de 10 horas después de su arresto, su cabeza se hinchó tanto que fue enviado al hospital. También expresó su gratitud a los profesionales médicos que lo atendieron, “sin los cuales no habría podido volver a casa en su totalidad”.

“Nunca pensé que incluso los trabajadores médicos algún día se pondrían de pie y lucharían”, dijo Wong Lok Yu, un médico de emergencia del Hospital Queen Elizabeth. “Todos los hongkongers querían ser pacíficos y racionales desde el principio, pero cuando más y más hechos se ven… necesitamos protegernos”.

Alrededor de 300 cristianos se unieron a una reunión de oración en el Jardín de Chater ese mismo día para expresar la esperanza de que la gente en el poder escuchara a la opinión pública. También oraron por lo mejor para los jóvenes, que han estado a la vanguardia del movimiento prodemocrático en curso.

*****

Mira a continuación:

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS