Médicos en Carolina del Norte piden el fin al ensayo de la vacuna COVID-19 en niños del hospital

Por Matt McGregor
20 de Mayo de 2022 10:43 AM Actualizado: 20 de Mayo de 2022 10:43 AM

Un grupo de médicos de Carolina del Norte pide que se detenga el ensayo de la vacuna COVID-19 de un sistema hospitalario en niños pequeños.

El grupo North Carolina Physicians for Freedom (NCPFF) exige que el Atrium Health Levine Children’s Hospital de Charlotte (Carolina del Norte) deje de probar la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech en niños de 6 meses a menos de 5 años.

Atrium Health anunció su estudio de ensayo clínico el 9 de mayo. Dijo que “evaluaría la seguridad, la tolerabilidad y la respuesta inmunitaria a la vacuna en este grupo de edad”.

“No solo es completamente innecesario, sino que también es tóxico”, dijo la cofundadora de la NCPFF, Dianna Lightfoot, a The Epoch Times.

Según un comunicado de prensa de la NCPFF (pdf), los niños, adolescentes y adultos jóvenes sanos corren un riesgo mínimo de sufrir complicaciones graves o de morir a causa del COVID-19.

Utilizando datos de 12 países, la NCPFF informó que los niños de 0 a 19 años tienen una tasa media de mortalidad por infección (IFR) del 0.0013%, comparable a la de los virus recientes con una gravedad superior a la media.

La NCPFF dijo que estudios más recientes muestran un IFR más bajo, de 0.0005, o uno por cada 2000 infecciones, entre las edades de 0 a 9 años.

Otro análisis citado por la NCPFF informó de un IFR de 0.000086, o 0.86 por cada 10,000 infecciones entre los niños menores de 5 años.

Las vacunas se han asociado con un número mucho mayor de muertes y reacciones adversas en un año que todas las demás vacunas infantiles combinadas en el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas gestionado conjuntamente por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en los últimos 31 años, dijo la NCPFF.

“Incluso este elevado número de muertes probablemente se subestima por un factor de 20 a 44, según dos análisis”, dijo la NCPFF.

Un niño recibe la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech en el Centro Gubernamental del Condado de Fairfax en Annandale, Virginia, el 4 de noviembre de 2021. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Entre las reacciones adversas que se han notificado están la miocarditis, una inflamación del corazón que provoca la muerte del músculo cardíaco, los coágulos de sangre y la discapacidad grave que afecta al sistema nervioso, dijo la NCPFF.

La NCPFF dijo que el riesgo de complicaciones cardíacas por las vacunas entre los chicos de 12 a 15 años “es mucho más alto que el riesgo de que tengan que ser hospitalizados a causa del propio COVID-19”.

“Los daños cardíacos no pueden ser minimizados como raros o leves. Todas las formas de daño cardíaco son graves y en los niños se desconocen las consecuencias a largo plazo, que podrían ser muy graves, si no mortales”, dijo el Dr. Peter McCullough, uno de los principales cardiólogos del mundo, en el comunicado de prensa de la NCPFF.

Tampoco hubo tiempo suficiente para determinar los efectos adversos a largo plazo de las nuevas vacunas de ARNm y de vectores virales de ADN, porque los efectos adversos no se manifiestan hasta varios años después de la introducción de la vacuna, dijo la NCPFF.

La NCPFF señaló un estudio de los CDC que dice que el 74.2% de los niños de 0 a 11 años ya tienen inmunidad natural, que según la NCPFF está demostrada a través de más de 150 estudios para dar una “protección robusta y duradera” contra el COVID-19.

“No hay ningún argumento racional ni datos empíricos que justifiquen la administración de estas vacunas desarrolladas a “velocidad de vértigo” a niños pequeños que tienen un riesgo estadístico casi nulo de muerte o enfermedad grave por el virus. Seguir adelante con una vacuna experimental contra el COVID en niños es una imprudencia y plantea un perfil de riesgo-beneficio inaceptable”, dijo el Dr. Bose Ravenel, miembro de la junta asesora de la NCPFF con 37 años de experiencia como pediatra en la práctica privada y 11 años como profesor clínico asociado de pediatría en el Departamento de Pediatría de la UNC de 1976 a 1987.

“Varios sistemas hospitalarios de Carolina del Norte y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte han promovido agresivamente la vacunación contra el COVID-19 para menores y adultos jóvenes, a pesar de que los riesgos asociados a la recepción de la vacuna superan con creces cualquier beneficio potencial”, dijo la NCPFF. “Estas vacunaciones a menudo han tenido lugar sin un proceso legítimo de consentimiento informado y, en ocasiones, sin el consentimiento de los padres. A menudo se dice a los pacientes que las vacunas son ‘seguras y eficaces’ sin ninguna explicación”.

La NCPFF también citó la preocupación por los posibles conflictos de intereses en relación con la entidad que financia el estudio, ya sea la propia Pfizer o el gobierno federal.

“Independientemente de si el estudio está financiado por Pfizer o por el gobierno federal, el sistema hospitalario tiene potenciales conflictos de intereses porque ambas partes han tratado enérgicamente de promover estas vacunas para los niños a pesar de que el riesgo de daño para los niños es obviamente mucho mayor que cualquier beneficio potencial de las vacunas”, dijo la NCPFF.

“El sistema hospitalario es presumiblemente pagado y se beneficia financieramente de hacer esto. Los centros médicos académicos que forman parte de los sistemas hospitalarios y que realizan estudios de investigación reciben abundantes cantidades de dinero del gobierno federal a través de los reembolsos de Medicare y Medicaid, y de las subvenciones de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) para estudios de investigación”, añadió.

Eventos adversos

En febrero de 2021, se habían producido 1291 informes de eventos adversos de la vacuna de Pfizer, enumerados en un apéndice de un informe de 38 páginas (pdf) publicado por la FDA y Pfizer en marzo de 2022.

Pfizer se vio obligada a hacer públicos los documentos de sus ensayos clínicos después que un grupo de científicos e investigadores demandara a la FDA en virtud de la Ley de Libertad de Información (FOIA). La FDA solicitó que los datos relacionados con la autorización de la vacuna se mantuvieran fuera de las manos del público durante 75 años, y que no se publicaran hasta el año 2096.

El juez de distrito estadounidense Mark Pittman, de Fort Worth (Texas), ordenó que la publicación del documento de 450,000 páginas se pusiera a disposición del público en un plazo de ocho meses. Se ordenó a la FDA que publicara 55,000 páginas al mes, lo que permitiría que el público tuviera acceso a todos los documentos de autorización a finales de septiembre de 2022.

En nueve páginas de los documentos publicados se enumeran numerosos efectos secundarios, como lesión renal aguda, embolia del tronco cerebral, insuficiencia respiratoria aguda, psicosis epiléptica, síndrome de sufrimiento fetal, trastornos neuropsiquiátricos pediátricos autoinmunes asociados a la infección por estreptococos y epilepsia mioclónica juvenil.

Más tarde, se informó que Pfizer contrató a 600 empleados más debido a un “gran aumento” de los efectos secundarios relacionados con la vacuna.

Un niño de 7 años recibe la vacuna COVID-19 en Chicago, Illinois, el 12 de noviembre de 2021. (Scott Olson/Getty Images)

“Seguro y eficaz”

A pesar de la serie de efectos secundarios enumerados, la Dra. Christine Turley, vicepresidenta de investigación del Levine Children’s Hospital y principal investigadora de los experimentos en bebés, dijo en un anuncio que la vacuna “ha demostrado ser muy segura y eficaz en adultos, adolescentes y niños en edad escolar”.

“Estudiaremos la eficacia de una dosis más baja para los niños pequeños a la hora de proporcionarles el nivel de protección que necesitan”, dijo Turley. “Tenemos todos los motivos para creer que este estudio demostrará que la vacuna es una opción sólida para ofrecer a los niños protección contra el virus COVID-19”.

Atrium Health no respondió al pedido de The Epoch Times para que respondiera a la petición de la NCPFF de detener los experimentos y que respondiera a quién los financia.

No nos silenciarán

“Esta es nuestra colina en la que estamos dispuestos a morir”, dijo Lightfoot.

Lightfoot cofundó la organización con sede en Winston-Salem con el Dr. Weston Saunders después que regresara de trabajar como asesora principal de política en salud global para la Casa Blanca durante la administración del expresidente Donald Trump.

Lightfoot había comenzado a reunirse con el vicegobernador de Carolina del Norte, Mark Robinson, y otros médicos sobre la creación de una entidad médica que apoyara la libertad médica.

Un grupo de 10 médicos se reunió por primera vez el año pasado en la clínica Robinhood Integrative Health de Saunders, en Winston Salem.

“Estos médicos estaban aterrorizados porque iban a perder sus trabajos”, dijo Lightfoot. “Sabían que la gente estaba muriendo innecesariamente, diciéndoles que no había tratamiento”.

Aunque querían mantener sus puestos de trabajo, no podían seguir viendo lo que estaba sucediendo, dijo.

“Ha habido un atraco al pueblo estadounidense y una toma de rehenes de la comunidad médica, por lo que queríamos encontrar una plataforma en la que pudiéramos construir una comunidad médica lo suficientemente grande como para pedir colectivamente el consentimiento informado y la verdad en la práctica”, dijo.

Ese grupo de 10 personas se convirtió en 300 y, recientemente, la organización organizó una recaudación de fondos con Robinson, McCullough y varios legisladores estatales que asistieron al evento en Chapel Hill.

Además de pedir el fin de los experimentos con vacunas en bebés, la NCPFF está trabajando con grupos estatales y nacionales para defender a los médicos de las juntas médicas exageradas que han estado suspendiendo las licencias de los médicos por prescribir tratamientos para el COVID-19 como la ivermectina y la hidroxicloroquina.

“Estas juntas médicas están intentando tener sus propios comités de la verdad”, dijo.

La organización también está investigando la influencia corporativa de “las grandes compañías farmacéuticas y de seguros”, que ha corrompido la práctica de la medicina, dijo Lightfoot.

“Eso es una atrocidad en sí mismo”, dijo.

El tema en cuestión ha suscitado la preocupación de los médicos de otros estados, dijo Lightfoot, y muchos miembros de la comunidad médica se preguntan cómo saber si los ensayos tienen lugar en su región.

“Nuestro objetivo es llamar la atención sobre esto porque éste es solo uno de los muchos lugares que están experimentando con bebés”, dijo Lightfoot. “Queremos que se detenga”.

Los ensayos se justifican con el eslogan a menudo repetido de “seguro y eficaz”, dijo Lightfoot, mientras se persuade al público para que suscriba esa narrativa.

“Con demasiada frecuencia se ha acobardado a la gente diciéndole: ‘No mires esto'”, dijo. “Pero no nos van a silenciar”.

Carolyn Hendler y Zachary Steiber contribuyeron a este informe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.