Médicos se arriesgan a perder su licencia por “desinformación” sobre vacuna COVID-19

Por Meiling Lee
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

Tres juntas médicas certificadoras advierten que se tomarán medidas disciplinarias contra los médicos estadounidenses que difundan lo que, según las juntas, es “información errónea y desinformación” sobre las vacunas COVID-19.

En una declaración conjunta, la Junta Americana de Medicina Interna, la Junta Americana de Medicina Familiar y la Junta Americana de Pediatría emitieron un comunicado el 9 de septiembre en apoyo de la posición de la Federación de Juntas Médicas Estatales (FSMB, por sus siglas en inglés) de castigar a los médicos —lo que incluye la revocación o suspensión de las licencias médicas— que proporcionen información sobre la vacuna COVID-19 que la junta no considere objetiva y aprobada por consenso.

“También queremos que todos los médicos certificados por nuestras Juntas sepan que esa conducta poco ética o poco profesional puede llevar a su respectiva junta a tomar medidas que podrían poner en riesgo su certificación”, dice el comunicado.

“Las pruebas de que disponemos de vacunas seguras, eficaces y ampliamente disponibles contra el COVID-19 son abrumadoras. Estamos especialmente preocupados por los médicos que utilizan su autoridad para descalificar la vacunación en un momento en que las vacunas siguen demostrando una excelente eficacia contra las enfermedades graves, la hospitalización y la muerte”, añade el comunicado.

La declaración conjunta sigue a una declaración de la FSMB publicada en julio, que según la organización fue “en respuesta a un aumento dramático de la difusión de información errónea y desinformación sobre la vacuna COVID-19 por parte de médicos y otros profesionales de la salud en plataformas de redes sociales, en internet y en los medios de comunicación”.

“Debido a sus conocimientos especializados y a su formación, los médicos acreditados poseen un alto grado de confianza pública y, por lo tanto, tienen una plataforma poderosa en la sociedad, lo reconozcan o no”, dijo la FSMB. “También tienen la responsabilidad ética y profesional de practicar la medicina en el mejor interés de sus pacientes y deben compartir información que sea objetiva, con base científica y basada en el consenso para la mejora de la salud pública”.

La FSMB afirma que la información “incorrecta” sobre la vacuna COVID-19 pone en peligro a los pacientes, contradice la responsabilidad ética y profesional del médico y erosiona aún más la confianza del público en la profesión médica, que está regulada por la junta.

La organización nacional sin ánimo de lucro —que representa a las 71 juntas médicas estatales de Estados Unidos y sus territorios— otorga licencias y disciplina a los médicos y, en algunas jurisdicciones, a otros profesionales de la salud; mientras que las tres juntas de certificación —parte de las 24 juntas de miembros que componen la Junta Americana de Especialidades Médicas— certifican que los médicos han demostrado su dominio en un campo especializado.

Tanto las tres juntas como la FSMB no respondieron a las preguntas de The Epoch Times sobre qué se consideraría “desinformación” por parte de los reguladores y si se han tomado medidas disciplinarias contra los médicos que han expresado su opinión profesional sobre el estado actual de las vacunas COVID-19 desarrolladas bajo la iniciativa Operación Warp Speed de la Administración Trump.

La declaración conjunta de las juntas ha causado confusión y los médicos buscan aclaraciones sobre lo que la junta clasifica como desinformación.

En una respuesta por correo electrónico a la Junta de Pediatría posteada en Twitter, un pediatra escribió: “Me preocupó recibir su reciente correo electrónico amenazando a los médicos certificados por la junta con la revocación de su certificación por ser culpables de comunicar ‘desinformación’ sobre el COVID o las vacunas COVID. En concreto, me preocupa que la ‘desinformación’ no esté definida y quede a la entera discreción de la Junta”.

“La certificación de la Junta requiere un gran gasto y muchos años de formación, y amenazar con la revocación por ofensas vagas y poco definidas —especialmente cuando la ciencia en torno al COVID y las vacunas está todavía en un estado de incertidumbre— parece cruel, imprudente e injusto”, añadió el pediatra.

Dos semanas antes de que se emitiera la declaración conjunta de la junta, la American Board of Emergency Medicine (ABEM) anunció el 26 de agosto que “retiraría o denegaría la certificación” a los médicos que difundieran información inexacta sobre las medidas adoptadas para detener la propagación del COVID-19.

“El Código de Profesionalidad de la ABEM exige a los médicos que ‘se abstengan de llevar a cabo conductas que la Junta determine, a su exclusivo juicio, que son lo suficientemente atroces como para ser incompatibles con el comportamiento ético de un médico'”, dijo la organización en un comunicado de prensa.

“La ABEM reconoce que existen numerosas cuestiones médicas sobre las que los médicos tendrán legítimas diferencias de opinión —y que los médicos certificados por la ABEM tienen todo el derecho a expresar sus opiniones sobre esas cuestiones. Sin embargo, hacer declaraciones públicas que sean directamente contrarias a la evidencia médica predominante puede constituir una conducta no profesional y puede ser objeto de revisión por parte de la ABEM”.

En cuanto a la información que se considerará engañosa e inexacta, la presidenta de la ABEM, la Dra. Marianne Gausche-Hill, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que “se caracteriza por ser contraria a la evidencia médica predominante, de alcance atroz  y que impacta en la salud y la seguridad del público”.

Cuando se le preguntó si el Código de Profesionalidad de la organización también se aplica a los médicos que se niegan a tratar a los pacientes que no están vacunados, Gausche-Hill dijo que “los médicos certificados por la ABEM tienen un legado de compromiso profesional de tratar a cualquier persona por cualquier cosa en cualquier momento”.

Varios médicos han usado las redes sociales para anunciar que no verán ni tratarán a los pacientes que no estén vacunados contra el COVID-19, aunque esto vaya en contra de su juramento hipocrático.

El Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario (CPSP, por sus siglas en inglés), organismo regulador de los médicos en Ontario, Canadá, emitió en abril de 2021 una fuerte advertencia a sus médicos en la que afirmaba que se arriesgaban a ser investigados y sancionados si sus consejos y comentarios alentaban “al público a actuar de forma contraria a las órdenes y recomendaciones de salud pública”, lo que, según el CPSP, pondría al público en peligro.

“Los médicos ocupan una posición única de confianza con el público y tienen la responsabilidad profesional de no comunicar declaraciones antivacunas, antimascarillas, antidistanciamiento y anticonfinamiento y/o promover tratamientos no respaldados y no probados para el COVID-19”, declaró.

“Al ofrecer opiniones, los médicos deben guiarse por la ley, las normas reglamentarias y el código de ética y conducta profesional. La información que se comparta no debe ser engañosa ni confusa y debe estar respaldada por las pruebas y la ciencia disponibles”, añadió el organismo regulador.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS