Memorable reunión de veterano de guerra con su perra perdida tras ser hospitalizado por un accidente

Por La Gran Época
03 de Abril de 2019 Actualizado: 03 de Abril de 2019

Cuando un accidente automovilístico dejó a un veterano hospitalizado, nunca hubiera imaginado que esto lo llevaría a perder a su amada perra.

El 16 de octubre de 2018, el veterano de la fuerza aérea Larry Peteet, de Land O’ Lakes, Florida, conducía a casa cuando se desmayó y se chocó. Antes de ser enviado al hospital, los primeros en asistirlo le preguntaron qué debían hacer con su perra labrador blanca, Sandy Girl.

Peteet les pidió que dejaran la perra al cuidado de su vecino mientras estaba en el hospital. Así, un policía le informó más tarde que habían dejado a Sandy en casa de su vecino. Todo parecía estar bajo control, y el veterano tenía la impresión de que no tenía que preocuparse por su perra.

Después de tres días en el hospital, Peteet fue dado de alta. Fue directamente a la casa de su vecino a recoger a Sandy, pero la perra ya no estaba. El pánico se apoderó de él.

Además, este vecino no tenía ni idea de dónde estaba Sandy. Parecía que había cierta confusión acerca de a qué vecino realmente le importaba a Sandy.

“Es mi niña, el amor de mi vida”, dijo el veterano, que padece de trastorno de estrés postraumático. “La amo más que a nada. Así que, es horrible”.

Sin saber quién tenía a Sandy, ni dónde estaba su perra, Peteet fue en una misión para encontrarla, tratando de no enloquecer en el proceso.

“Sandy es mi apoyo emocional”, dijo, enfatizando lo importante que es su perra para él. “Ella es la única razón por la que me preocupo por todo. Ella es mi salvavidas”.

El preocupado veterano distribuyó volantes de la perra desaparecida e hizo un reporte a la policía. También buscó ayuda de la detective de mascotas Jamie Katz.

Eventualmente, se corrió la voz, y la detective de mascotas fue contactada por un hombre que dijo que le habían dado la perra. Le dijeron que la Labrador había sido abandonada.

Peteet y el hombre más tarde arreglaron un encuentro. Cuando Peteet vio a Sandy, supo que era ella a primera vista. Y ella, por supuesto, reconoció a su amo.

“Increíble. He estado llorando toda la mañana. Simplemente increíble”, dijo, según una actualización publicada por la WFLA.

“Cuando la vi, la llamé y vino corriendo. Es fenomenal. Está en casa”.

Es un alivio saber que la estresante búsqueda de Sandy tuvo un final feliz, y Peteet puede disfrutar de nuevo de la compañía de su perra, salir a pasear con ella y darle un montón de caricias en la barriga.

Sandy probablemente fue malcriada con una cena abundante esa noche. ¡Ah!, seguro que es bueno estar de vuelta en casa.

¿Quieres tener un Husky Siberiano?

TE RECOMENDAMOS