Merck permitirá a otras empresas farmacéuticas fabricar su píldora para COVID-19 bajo nuevo acuerdo

Por Zachary Stieber
27 de Octubre de 2021
Actualizado: 27 de Octubre de 2021

Merck ha llegado a un acuerdo que permitirá a otros fabricantes de medicamentos producir su píldora para el COVID-19, aunque muchos países están excluidos del pacto.

Merck y Medicines Patent Pool, respaldado por las Naciones Unidas, anunciaron el acuerdo, diciendo que ayudaría a ampliar el acceso al tratamiento en 105 países de ingresos bajos y medios.

El grupo podrá conceder sublicencias no exclusivas a los fabricantes para que elaboren la píldora, conocida como molnupiravir.

Merck, que tiene el nombre comercial de MSD, y sus socios, Ridgeback Biotherapeutics y la Universidad de Emory, no recibirán regalías por las ventas de la píldora en los países seleccionados mientras la Organización Mundial de la Salud siga clasificando el COVID-19 como una emergencia de salud pública.

El “acuerdo transparente y orientado a la salud pública” es el primero de este tipo que se alcanza para cualquier tratamiento o vacuna contra el COVID-19, dijo Charles Gore, director ejecutivo del grupo, en un comunicado.

El grupo de salud pública espera que esto anime a otras empresas a llegar a acuerdos similares.

“La misión de MSD de salvar y mejorar vidas es un compromiso verdaderamente global. Este acuerdo es otro elemento importante de nuestra estrategia multifacética para acelerar un acceso amplio y asequible al molnupiravir, si se aprueba o autoriza, para los pacientes, independientemente de dónde vivan, incluso en los países en los que los gobiernos tienen más dificultades para financiar la atención médica”, añadió Frank Clyburn, vicepresidente ejecutivo y presidente de salud humana de MSD.

La motivación de Merck para llegar a este acuerdo se debe a que quiere protegerse de las críticas de la opinión pública en un escenario en el que no hubiera suficientes píldoras para abastecer la demanda mundial, dijo James Love, director de Knowledge Ecology International (KEI) a The Epoch Times.

“Merck lleva tiempo en este juego y está muy cerca de los debates sobre la salud pública. Creo que entienden que serían criticados por no poner el producto a disposición de los países en desarrollo”, dijo.

Unos empleados pasan por delante de un cartel de Merck frente al edificio de la compañía el 2 de octubre de 2013 en Summit, Nueva Jersey. (Kena Betancur/Getty Images)

Merck ha solicitado una autorización de uso de emergencia para la píldora a los organismos reguladores de medicamentos de EE. UU. y Europa y ha vendido 1200 millones de dosis al gobierno estadounidense, a la espera de la autorización. La píldora ha demostrado en los ensayos clínicos su eficacia para reducir el riesgo de que los casos de COVID-19 evolucionen hasta requerir atención hospitalaria, aunque existen preocupaciones sobre los efectos secundarios.

La empresa puede ahora centrarse en los países de mayores ingresos y dejar que otras empresas se ocupen de los demás.

Las naciones de las zonas desarrolladas cubiertas por el acuerdo tienen una renta per cápita de 2583 dólares, frente a una renta per cápita de más de 20,000 dólares en los países no cubiertos por el contrato, según un análisis de KEI.

Yuanquiong Hu, asesor jurídico y político principal de la Campaña de Acceso de Médicos Sin Fronteras, también dijo que la transparencia del acuerdo de licencia voluntaria era bienvenida, pero criticó los límites del acceso mejorado.

“La licencia excluye de su territorio a países clave de renta media-alta como Brasil y China”, dijo en un comunicado, y añadió que estos países tienen “una capacidad sólida y establecida para producir y suministrar medicamentos antivirales”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS