Métodos de tortura usados para coaccionar a la gente a aceptar el comunismo y renunciar a su fe

"¡Tenemos 108 tipos de métodos de tortura! ¿Cree que saldrá de aquí con vida?"
Por Jocelyn Neo
18 de Junio de 2021
Actualizado: 18 de Junio de 2021

ADVERTENCIA: CONTENIDO GRÁFICO SENSIBLE

En su informe anual de 2021, la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) clasificó a China como uno de los principales países del mundo que cometen “atroces violaciones” de la libertad religiosa y los derechos humanos.

El comisionado Gary L. Bauer dijo en el informe que la China comunista le ha estado negando a sus ciudadanos “el derecho a buscar y venerar a Dios”.

Las víctimas que sobreviven a la violenta represión liderada por el PCCh o que logran escapar y refugiarse en otros países han dado un paso al frente con valentía para exponer el trato inhumano y la tortura que se llevan a cabo detrás de los impenetrables muros de terror del régimen comunista en las cárceles, los campos de trabajos forzados y los centros de “reeducación”.

Recreación de la tortura de las inyecciones forzadas de drogas. (Minghui.org)

Los funcionarios y guardias del PCCh han elaborado muchos métodos de tortura para coaccionar cruelmente a estos creyentes religiosos —ya sean cristianos, uigures, practicantes de Falun Dafa o budistas— para que renuncien a su fe y aclamen al partido comunista como ser supremo, consagrándolo incluso por encima de lo divino.

Minghui.org, una organización estadounidense de voluntarios dedicada a reportar sobre la persecución a Falun Dafa en China, ha documentado más de 100 métodos de tortura utilizados habitualmente para coaccionar a estos practicantes de meditación, y muchos de los métodos también se emplean con otros creyentes religiosos. Falun Dafa también conocido como Falun Gong, es una práctica de cuerpo y mente que incluye ejercicios de meditación y enseñanzas morales centradas en los principios básicos de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”. La práctica ha sido perseguida por el PCCh desde julio de 1999, y decenas de miles de practicantes han sido arrestados, detenidos y torturados.

Según un reporte de Minghui.org, el jefe de la División Nº 3 del Campo de Trabajo Forzado de Mujeres de Jilin, en la provincia de Jilin, amenazó abiertamente a un practicante de Falun Dafa, diciendo: “¡Tenemos 108 tipos de métodos de tortura! ¿Cree que saldrá de aquí con vida?”.

Estas son algunas de las técnicas de tortura más inhumanas utilizadas en las cárceles, campos de trabajo y centros de “reeducación” de la China comunista.

Colgar ladrillos al cuello

Colgar objetos pesados alrededor del cuello es uno de los métodos de tortura más comunes utilizados para romper el espíritu de los practicantes decididos a practicar Falun Dafa.

Una pintura que representa el método de tortura “colgando ladrillos alrededor del cuello”. (FalunArt.org)

Un exconvicto, al que le redujeron la condena en 8 años por ayudar a torturar a los presos de conciencia, entre los que se encontraban practicantes de Falun Dafa e integrantes de la Iglesia de Dios Todopoderoso (CAG), relató a Bitter Winter cómo los reclusos torturan a los creyentes.

“Los medios para transformar a los creyentes son variados: desde golpes regulares hasta torturas, como mantener a los creyentes en agua fría a temperaturas bajo cero o colgarles un cubo de agua de 10 kilos al cuello”, dijo el exrecluso. “Los guardias de la prisión fingen no ver estos actos violentos”.

Latigazos

“¡Azotar a la gente es un trabajo tan agotador!”, dijo el recluso Gao Minglong en la prisión de Siping, en la provincia de Jilin, después de desnudar al practicante de Falun Dafa Liang Zhenxing y empezar a azotarlo en la espalda.

“Hacía años que no le pegaba a nadie. Hoy me divertí mucho. Quien se niegue a escucharme, que venga aquí y le daré una lección”. añadió Gao, según un testigo que vio la tortura, reportó Minghui.org. Liang murió en mayo de 2010 a causa de los latigazos y otras torturas.

A Qin Jing, integrante del CAG, le azotaron los dedos de las manos y de los pies con una vara larga de bambú cuando estaba bajo custodia policial, reportó Bitter Winter. “Cada latigazo me causaba un dolor punzante, mis dedos de las manos y de los pies estaban cubiertos de sangre mientras me azotaban sin cesar, dejándome las manos y los pies hinchados y con un dolor insoportable”, dijo.

Recreación de la flagelación. (Minghui.org)

Descargas eléctricas

Las descargas eléctricas son uno de los métodos rutinarios de tortura que se emplean con los seguidores religiosos de todas las creencias. Un anciano cristiano del CAG, en la provincia china de Jiangsu, fue detenido en julio de 2020 y torturado gravemente durante el interrogatorio, reportó Bitter Winter.

“Un oficial de policía me pinchó con una porra eléctrica que crepitaba constantemente”, dijo el hombre, que tiene más de 70 años. “Me pinchó dos veces en mis partes íntimas, causando un dolor insoportable”.

Tursunay Ziawudun, una mujer uigur que huyó a Estados Unidos, declaró a la BBC que recibió descargas con una porra eléctrica y fue violada en grupo tres veces. “La mujer me llevó a la habitación (…) Tenían un bastón eléctrico, no sabía qué era, y me lo introdujeron en el tracto genital, torturándome con una descarga eléctrica”, dijo.

Representación de los golpes a un prisionero de conciencia con una porra eléctrica mientras está encadenado a un marco metálico en posición de “águila abierta”. (Minghui.org)

Abuso sexual

El PCCh ha utilizado constantemente la violación en grupo y los abusos sexuales como herramienta genocida para eliminar la fe y perseguir a quienes se niegan a someterse a las ideologías comunistas. Una mujer del CAG, Gao Jie, relató a Bitter Winter cómo algunas guardianas la obligaron a mantener relaciones sexuales con un guardia masculino después de desnudarla y bañarla.

“Por suerte, en ese momento tenía la regla, así que me libré por poco”, dijo.

Una ilustración que muestra el abuso sexual y la grave tortura a una practicante de Falun Dafa. (Minghui.org)

En un reporte, Minghui.org documentó cómo 18 mujeres practicantes de Falun Dafa recluidas en el deplorable campo de trabajos forzados de Masanjia, en Shenyang, provincia de Liaoning, fueron arrojadas a las celdas de los hombres y los guardias alentaron a los reclusos a violarlas. En otro caso, una niña de 9 años, hija huérfana de un practicante de Falun Dafa, fue violada por tres hombres en un hospital psiquiátrico de Beijing.

Una ilustración de la violación en grupo y la tortura sexual a personas creyentes. (Minghui.org)

Alimentación forzada

Con frecuencia, los practicantes de Falun Dafa detenidos que realizan huelgas de hambre prolongadas para protestar por su detención ilegal son alimentados brutalmente a la fuerza abriéndoles la boca, lo que provoca no solo daños en los dientes y las encías, sino también, en ocasiones, graves problemas. Policías, médicos y guardias de la prisión se unen para alimentarles a la fuerza con “comidas” aderezadas con drogas tóxicas que dañan los nervios, mezcladas con chiles picantes, agua salada e incluso heces.

Por ejemplo, Chu Lin, practicante de Falun Dafa, se declaró en huelga de hambre después de ser detenido en abril de 2004. Los policías que participaron en su alimentación forzada le introdujeron por error la sonda de alimentación en la tráquea, lo que le provocó un coma por asfixia. A pesar de eso, la policía dijo: “No somos responsables de su muerte”.

Representación de la alimentación forzada. (Minghui.org)

Inhalación de humos tóxicos

Otro método de tortura sumamente inhumano es quemar bobinas repelentes de mosquitos cerca de la cara o rellenar las fosas nasales con cigarrillos para obligar a los presos de fe a inhalar los humos tóxicos. La tortura provoca náuseas, vómitos y hace que les salga un líquido verde por la nariz.

Representación del relleno de las fosas nasales con cigarrillos encendidos. (Minghui.org)
Representación de la quema de bobinas repelentes de mosquitos cerca de la cara. (Minghui.org)

Banco del tigre

El banco del tigre es otro método de tortura infame que se utiliza habitualmente en los centros de detención o en las prisiones. Se hace que la víctima se siente en un “banco tigre” con las piernas estiradas y atadas fuertemente con varias correas o cinturones. Luego, se apilan objetos pesados, como ladrillos, bajo los pies de la víctima hasta que las correas se rompen. La tortura inflige un dolor insoportable, haciendo que la víctima pierda el conocimiento.

Una pintura que representa el método de tortura del “banco del tigre”. (Minghui.org)
Ilustración: El “banco del tigre”. (Minghui.org)

Cama de la muerte y tortura por estiramiento

El lecho de muerte es otro método inhumano para coaccionar a los prisioneros de fe, especialmente a los practicantes de Falun Dafa.

Se esposan las manos y los pies de la víctima, y luego se atan a una cama con cuerdas, haciendo casi imposible que la persona se mueva siquiera un poco. Con los brazos y las piernas de la víctima extremadamente estirados y atados, esta tortura produce un dolor insoportable y heridas si la persona intenta moverse.

Otro método utilizado es la llamada tortura de estiramiento. Se ata a la víctima a los cuatro postes de la cama y se la cuelga en el aire durante un prolongado período de tiempo, lo cual puede hacer fácilmente que la persona quede incapacitada.

Representación del lecho de muerte. (Minghui.org)
Representación de la tortura por estiramiento. (Minghui.org)

Encadenamiento al suelo

Se utiliza para infligir dolor y restringir el movimiento. El prisionero de fe es esposado y encadenado al piso. En esta posición la víctima no puede ponerse de pie ni en cuclillas, y es incapaz de moverse. Con el tiempo, se produce dolor y entumecimiento.

Ilustración: Encadenada al suelo. (Minghui.org)

Quemado con cigarrillos y objetos ardientes

Es habitual que la policía china emplee barras de hierro al rojo vivo para quemar los muslos o el pecho de los practicantes.

Jiao Lin, practicante de Falun Dafa en la ciudad de Fengcheng, provincia de Liaoning, sufrió quemaduras en la mandíbula por parte de la policía con colillas y mecheros, reportó Minghui.org. A otro practicante, Lang Qingsheng, le llenaron las fosas nasales de cigarrillos encendidos.

Representación de quema con colillas. (Minghui.org)

Pellizcos con alicates

Durante la alimentación forzada se utilizan alicates para abrir la boca de los practicantes de Falun Dafa.

Hou Manyun, de la provincia de Hebei, escribió en su relato personal a Minghui.org sobre cómo un médico le golpeó la cara con un alicate antes de abrirle la boca para alimentarla a la fuerza. El médico también le apuñaló la garganta varias veces con un cuchillo mientras gritaba: “¿No quiere comer? ¿No quiere comer? Me aseguraré de que no coma”.

Además de utilizar las tenazas para abrir la boca, la herramienta también se utiliza para pellizcar el cuerpo o las uñas de la víctima. A Xiao Shufen, de la provincia de Heilongjiang, le pincharon las uñas cuando fue detenida ilegalmente por la policía.

Representación de pellizcar el cuerpo con pinzas. (Minghui.org)
Representación de cómo pellizcan la uña con unos alicates. (Minghui.org)

Golpes en el metal

También se sabe que la policía comunista utiliza el sonido fuerte como forma de tortura, haciendo que muchos prisioneros de fe sufran pérdida de audición o se conviertan en personas con trastornos mentales.

Una integrante del CAG declaró a Bitter Winter que las autoridades del centro de reeducación donde estaba detenida la obligaron a ver vídeos que difamaban al CAG mientras ponían el volumen al máximo. Al poco tiempo empezó a sentir zumbidos en los oídos y a tener latidos irregulares. Además, las autoridades intentaron asustarla por detrás con ruidos fuertes. Al final se sintió deprimida y desorientada.

“Quería morir, tenía ganas de suicidarme. Pensaba en qué podía utilizar para ahorcarme o cortarme las venas”, dijo la mujer. “También pensé en golpearme la cabeza contra la pared, pero temía que no fuera suficiente para matarme. Deseaba no despertarme”.

Minghui.org reportó que cuando Zheng Hua, de la ciudad de Chifeng, en la región autónoma de Mongolia Interior, estaba bajo custodia policial por negarse a renunciar a su fe en Falun Dafa, la ataron a una silla de metal y le pusieron un cubo metálico en la cabeza. Luego, la policía la golpeó con el cubo mientras le aplicaba descargas eléctricas al mismo tiempo.

Representación de los golpes en un cubo de metal. (Minghui.org)

Con información de Arshdeep Sarao.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS