México desata “Operación Jalisco” contra narcos

03 de Mayo de 2015 Actualizado: 03 de Mayo de 2015

El gobierno federal desató la ofensiva con el Ejército en Jalisco y Colima “para garantizar la seguridad de la ciudadanía y reducir los índices delictivos”, afirmaron, aunque todo apunta al descabezamiento del nuevo cártel Jalisco-Nueva Generación, que ha tomado el control del mundo criminal en el cuarto Estado en importancia poblacional y económica del país.

Sin embargo lo que la estrategia militar había apostado llevar adelante rápidamente, empleando el factor sorpresa por delante de un masivo despliegue, fue duramente enfrentado por los narcos. El cártel desplegó de inmediato sus elementos, que ocuparon 40 puntos en carreteras y caminos, donde incendiando camiones y otros vehículos lograron bloquear los accesos de los transportes militares. Al tiempo atacaron en las ciudades bancos, estaciones de servicio y otros comercios, incendiándolos, y dejando fuera de toda posibilidad a la intervención suficiente de los bomberos o de la policía que se vieron absolutamente desbordados.

En cuatro ocasiones, los delincuentes plantaron batalla a los militares, que perdieron hasta un helicóptero, derribado por el fuego narco, que cayó a tierra con 18 personas a bordo y muriendo 3 soldados.

25 municipios en el medio de la narcobatalla

La capital de Guadalajara y otros 25 municipios quedaron en medio de la mayor explosión de violencia en mucho tiempo, y miles de personas huían de las áreas donde estallaban focos de ataque de los narcos. Miles de turistas intentaban salir de Puerto Vallarta, el principal destino inmediato a Guadalajara y uno de los más importantes del Pacífico mexicano. La situación de los turistas se desbordó, después que los servicios consulares de Estados Unidos, pidieron a sus ciudadanos evitar la región.

A última hora de viernes, el gobernador, Aristóteles Sandoval, aseguraba que el Estado se encontraba en calma, pero “la autoridad no claudicará en su misión de combatir a la delincuencia de manera frontal y decidida”. Reconoció no obstante que en principio había 25 municipios afectados, siete en la Zona Metropolitana y otros dieciocho en el resto de Guadalajara. De los 7 muertos, 3 son militares, un civil ajeno a los hechos, un funcionario de Fiscalía y dos presuntos narcos. 26 rutas fueron cortadas por los vándalos, que incendiaron 11 sucursales bancarias y 5 estaciones de servicio, además de 14 asaltadas y quemaron al menos 40 vehículos.

Artículo original

TE RECOMENDAMOS