México: Matan a tiros a pastor durante misa dominical, dice grupo de derechos

Por Jack Phillips
21 de Agosto de 2019 Actualizado: 21 de Agosto de 2019

Un pastor en el suroeste de México fue asesinado a tiros durante el servicio dominical en el estado de Oaxaca el 19 de agosto, según una organización benéfica cristiana internacional.

Alfrery Lictor Cruz Canseco estaba en el púlpito de la iglesia Fraternidad Cristiana en Tlalixtac de Cabrera, cuando fue asesinado “a quemarropa”, dijo la Christian Solidarity Worldwide (CSW), una organización de derechos humanos que trabaja en nombre de las personas perseguidas por sus creencias cristianas en todo el mundo.

“Su atacante intentó escapar, pero los miembros de la congregación se lo impidieron y posteriormente lo entregaron a las autoridades”, dijo el grupo.

El motivo no está claro, pero el tiroteo sigue a una serie de ataques contra líderes religiosos en México, incluida la desaparición del pastor Aaron Méndez Ruiz a principios de agosto, escribió CSW.

El presidente ejecutivo de la CSW, Mervyn Thomas, emitió un comunicado sobre el tiroteo.

“Expresamos nuestro más sentido pésame a la familia y a la congregación del pastor Cruz Canseco. El hecho de que fuera atacado mientras estaba en el púlpito es particularmente impactante. También seguimos preocupados por el bienestar del pastor Méndez Ruiz e instamos al gobierno mexicano a no escatimar esfuerzos para garantizar su seguro retorno, investigando todos estos crímenes y procesando a los responsables”, escribió Thomas.

El grupo señaló que en medio de la expansión de las organizaciones criminales violentas en México, ha habido un aumento de la violencia contra los líderes religiosos.

“Muchos grupos criminales ven a los líderes de la iglesia, tanto católicos como protestantes, y su influencia, como una amenaza a su poder. Los líderes religiosos continúan siendo amenazados, secuestrados y asesinados, y la falta de una investigación adecuada significa que los perpetradores no son llevados ante la justicia”, dijo CSW.

En 2018, 10 líderes religiosos fueron asesinados en México, según el Christian Post.

Y esta semana, el Centro Multimedia Católico declaró que al menos 26 sacerdotes católicos han sido asesinados en el país desde 2012.

“Instamos a la comunidad internacional a comprometerse con el gobierno mexicano en estos asuntos y reconocer el papel que juegan muchos líderes religiosos, no solo como líderes de sus iglesias, sino también como voces de paz, justicia e integridad, y como defensores de los derechos humanos. “, Concluyó Thomas en su declaración.

Asesinatos aumentan en México

Los asesinatos en México aumentaron en el primer semestre de 2019 al más alto registrado, según datos oficiales, lo que subraya los vastos desafíos que enfrenta el presidente Andrés Manuel López Obrador para reducir la violencia en el país devastado por los carteles.

Hubieron 14.603 asesinatos entre enero y junio de 2019, frente a los 13.985 homicidios registrados en los primeros seis meses de 2018, según datos publicados durante el fin de semana en el sitio web de la oficina nacional de seguridad pública de México.

Las fuerzas militares y policiales mexicanas custodian una prisión en Nuevo Laredo (norte de México, fronterizo con Estados Unidos) en enero de 2005. (Raul Llamas/AFP/Getty Images)

México está en camino de superar los 29.111 asesinatos del año pasado, un máximo histórico.

Durante años, México ha luchado con la violencia, ya que los gobiernos consecutivos lucharon contra brutales carteles de droga, a menudo eliminando a sus líderes. Eso ha resultado en la fragmentación de las pandillas y en combates internos cada vez más viciosos.

El veterano izquierdista López Obrador, quien asumió el cargo en diciembre, culpó a las políticas económicas de las administraciones anteriores por exacerbar la violencia y dijo que su gobierno estaba abordando el problema eliminando la corrupción y la desigualdad en México.

“Las políticas sociales son muy importantes; estamos de acuerdo en que tendrán efectos positivos. Pero estos efectos positivos se verán a largo plazo”, dijo Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional de Ciudadanos, un grupo civil que supervisa la justicia y la seguridad en México.

Miembros de la Armada de México hacen guardia durante una operación para presentar al narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, también conocido como “el Chapo Guzmán”, a la prensa, el 22 de febrero de 2014 en la Ciudad de México. (Alfredo Estrella/AFP/Getty Images)

La complejidad de luchar contra los grupos criminales es una prueba importante para la reciente administración de López Obrador, quien ha prometido probar un enfoque diferente al de su predecesor.

Su administración lanzó el mes pasado una nueva fuerza policial militarizada de la Guardia Nacional encargada de ayudar a solucionar el problema.

Reuters contribuyó a este informe.

TE RECOMENDAMOS