“Micro gatita” es salvada cuando estaba a punto de perder la vida: le falta tamaño y le sobra alegría

Por Michael Wing
18 de Julio de 2019 Actualizado: 27 de Agosto de 2019

Muchos conocemos la sensación de ser el único que se queda atrás. Quizás fuiste el último de tus amigos en aprender a andar en bicicleta, o quizás el último en casarte. Para una gatita diminuta que estuvo a punto de morir en una casa de acogida, significaba permanecer increíblemente pequeña mientras sus tres hermanos crecían: de hecho, era la mitad del tamaño de un gato normal.

“Kitten Mom” Susan Spaulding y la Coalición Nacional de Gatitos se enteraron que cinco gatitos recién nacidos habían encontrado su camino a un refugio rural local en Carolina del Norte. Sabían que estos gatitos todavía eran demasiado jóvenes para mantenerse lo suficientemente fuertes como para sobrevivir solos en una jaula.

Susan, cofundadora de NKC, quien tiene 25 años de experiencia en el cuidado de gatitos necesitados, se ofreció de inmediato para recibir a los cinco hermanos. Estaban en mal estado cuando los acogió.

Como experta en el cuidado de gatitos, estaba muy preparada para ocuparse de las interminables alimentaciones y cuidados necesarios para garantizar que estos gatitos tuvieran la mejor oportunidad posible de vivir y crecer para convertirse en gatos saludables.

Por desgracia, uno de los gatitos estaba muy mal y pereció al día siguiente, pero Susan estaba decidida a que los cuatro restantes, tres machos y una pequeña hembra llamada Bijou, sobrevivieran.

“Honestamente, no sabía lo que me esperaba en el futuro, pero iba a darle a Bijou y a sus hermanos mucho amor y esperanza para lo mejor”, le comentó Susan a  The Dodo.

Y gracias a su determinación, los gatitos se volvieron más saludables. Pero mientras los tres machos comenzaron a crecer, Bijou se quedó pequeña, dejada atrás por sus hermanos por así decirlo. A los 0.113 kg, simplemente dejó de crecer.

“Los tres gatitos restantes, todos machos, progresaron con normalidad y pasaron a ser adoptados en la fecha prevista”, dijo la directora ejecutiva de NKC, Rebecca Jewell, a través de The Dodo. “Bijou progresó mucho más lentamente, y a los 0.113 kg, parecía haber dejado de crecer. Ella ganaría unos pocos gramos, perdería unos pocos gramos”.

Bijou también tardó un poco más en recuperar su salud, y una noche, casi parecía que iba a estirar la pata. Pero la pequeña siguió luchando, y Susan peleó con ella en cada paso del camino hasta que de repente pareció hacer un gran avance.

Bijou por fin empezó a subir de peso; a las nueve semanas, pesaba 0.232 kg; a los cuatro meses, pesaba 0.726 kg; a los ocho meses y medio pesaba 1.5 kg, pero siempre estaba muy por detrás de sus hermanos mayores y tenía la mitad del tamaño de un gatito de su edad.

A pesar de ello, Bijou se convirtió en una gata muy feliz y sana y parecía ignorar el hecho de que era diferente.

“La alegría que irradia a todos los que la rodean es contagiosa”, dijo Susan, quien añadió que está dispuesta y es capaz de criar a su “micro gatita” durante todo el tiempo que sea necesario.

Pequeños mininos traviesos… ¡Estos se pasan!

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS