Miembro de Junta Escolar de Florida presenta denuncia penal por un libro sexualmente gráfico

Por Patricia Tolson
17 de Noviembre de 2021
Actualizado: 17 de Noviembre de 2021

Una integrante de la junta escolar de Florida presentó una denuncia con respecto a un libro sexualmente gráfico “repugnante”, que se encuentra en los centros de medios de tres escuelas en el condado de Flagler, que, en su opinión, viola las leyes estatales sobre obscenidad.

La integrante de la junta escolar del condado de Flagler, Jill Woolbright, dijo que se enteró del libro después de ver un video de un padre que leyó el libro en una reunión de la junta escolar en Pensilvania, “y fue repugnante”. El video tiene una “ADVERTENCIA GRÁFICA”.

Según un reportaje reciente, el libro de George Johnson, “Todos los niños no son azules”, ya se ha eliminado de las bibliotecas de ocho estados. El distrito escolar de North Kansas City retiró cuatro de los libros de Johnson de cuatro escuelas secundarias a principios de este mes luego de las quejas de los padres. El 8 de noviembre, los miembros de la Junta de Escuelas Públicas del Condado de Spotsylvania votaron unánimemente para que se retiraran de sus bibliotecas varios libros “sexualmente explícitos”, incluido el de Johnson, después de que padres preocupados descubrieron que los libros estaban en las escuelas a través de una aplicación de biblioteca. El propio Johnson comienza sus memorias con una advertencia de contenido.

Woolbright descubrió que había copias del libro en los centros de medios de tres escuelas del condado de Flagler, dos copias en Flagler Palm Coast High School, una copia en Matanzas High School y una copia en Buddy Taylor Middle School.

“En nuestro condado, solo tenemos dos escuelas secundarias y dos escuelas intermedias, y afortunadamente no había ninguna en las escuelas primarias”, dijo Woolbright.

Preocupada, Woolbright realizó una búsqueda en Internet del libro e investigó para ver si la biblioteca pública tenía una copia.

“Y he aquí”, dijo Woolbright. “Lo tenían”. Después de sacar el libro de la biblioteca, Woolbright dijo que miró el índice y vio dos capítulos específicos que le llamaron la atención. El primero es el capítulo 11, titulado “Los chicos serán chicos”. Se horrorizó al ver que todo el capítulo de 15 páginas – “no un párrafo, no una reseña, sino un capítulo entero- describía gráficamente este encuentro incestuoso con un primo adolescente que venía a su cama por la noche”.

Una foto de la primera página del Capítulo 15 – “Perdiendo mi virginidad dos veces” – del libro de George Johnson, el 14 de noviembre de 2021. (Jessico Bowman)

En el capítulo 15, “Perdiendo mi virginidad dos veces”, Jonson ofrece un relato extremadamente gráfico de un encuentro sexual que tuvo con otro hombre cuando era adulto, y brinda a los lectores descripciones detalladas paso a paso sobre cómo realizar numerosos actos sexuales.

“Así que tenía suficiente información para saber que esto no es apropiado para ningún menor”, dijo Woolbright.

Luego comenzó a investigar la política con respecto a la selección de libros de texto en el condado de Flagler. Si bien existen algunas pautas con respecto a los libros de texto, no encontró nada con respecto a los libros del centro de medios que estarían disponibles para los estudiantes a través de la biblioteca de la escuela.

“Así que envié un correo electrónico a la oficina del condado con muchas preguntas sobre un manual sobre nuestra política y procedimientos sobre cómo decidimos qué libros del centro de medios entran en vigencia”, dijo Woolbright. La respuesta que recibió decía: Esa es “una pregunta en la que probablemente todos los miembros de la junta escolar estarían interesados” y debería plantearla en un taller.

Woolbright también buscó en los estatutos estatales y descubrió que el Estatuto del Estado de Florida 01006 dice que es responsabilidad de la junta escolar no solo supervisar todos los materiales de instrucción utilizados en un aula, sino también los libros que terminan en las bibliotecas escolares.

Woolbright también leyó el estatuto penal de Florida con respecto a “cualquier persona que a sabiendas vende, presta, regala, distribuye, transmite, muestra o transmuta” o que a sabiendas tiene en su poder cualquier material lascivo u obsceno para menores, incluidos libros, es culpable de un delito grave de tercer grado.

“Extremadamente molesta” Woolbright planteó preguntas en un taller de la junta escolar sobre cómo examinan los libros y cómo deciden qué libros serán prohibidos y si hay libros prohibidos hasta ahora en las escuelas del condado y las políticas y procedimientos. Según Woolbright, fue entonces cuando la directora de currículo, LaShakia Moore, admitió que ni siquiera tenían políticas con respecto a los libros en los centros de medios y que planeaban reunirse con los especialistas del centro de medios del condado y comenzar a prepararse. Woolbright pidió programar un taller para comenzar con eso. Si bien tres de los cinco miembros de la junta votaron por el taller, dos dijeron que no creen en ninguna forma de censura y que creen que cualquier cosa debería estar disponible para los niños.

“Así que yo digo, está bien. Así que al menos tengo un taller”, dijo Woolbright.

A continuación, Woolbright llamó a otros para que la acompañaran a su cita semanal a las tres en punto con la superintendente Cathy Mittelstadt con el propósito de compartir lo que había aprendido. Llamó a la directora de currículo LaShakia Moore, al asistente del superintendente Bobby Bossardet, a Kristy Gavin, la abogada de la junta escolar, y a la secretaria del superintendente. Solo Gavin se molestó en aparecer.

“Así que puse el video que había visto”, dijo Woolbright, admitiendo que salió de la habitación porque no quería volver a escucharlo. Cuando terminó el video, abrieron la puerta.

“Estaban visiblemente perturbados”, dijo Woolbright, “entonces nos sentamos y hablamos durante mucho tiempo. Dije que, en términos inequívocos, quería que quien fuera responsable de colocar esos libros en nuestras escuelas rindiera cuentas y que quería que los retiraran”.

“Que yo sepa, la junta escolar nunca aprobó que ese libro entrara en las escuelas”, insistió Woolbright. “Creo que es un delito y que es un crimen y me aseguraron que se encargarían de ello.

Sin embargo, aunque el título del libro ha desaparecido del catálogo del distrito y dos de los cuatro libros han sido “retirados de la circulación”, le dijeron que los otros dos libros, que habían sido prestados por los estudiantes, “todavía estaban sueltos”.

“Les había dado una semana para actuar”, dijo Woolbright.

No dispuesta a esperar más, Woolbright se puso en contacto con el departamento del sheriff del condado de Flagler y presentó una denuncia penal, que incluía una declaración de cinco páginas de un testigo.

Durante el curso de la investigación de esta historia, The Epoch Times se enteró de publicaciones en el Twitter del autor que parecían amenazar a Woolbright.

Captura de pantalla de la publicación de Twitter de Keka Araujo con fecha del 15 de noviembre de 2021. (Patricia Tolson/The Epoch Times)

“Así que ahora [un] grupo de campesinos sureños en los condados de Palm y Flagler insinúan que @IamGMJohnson está incitando a la violencia”, publicó Keka Araujo el 15 de noviembre. Aquí está el problema con eso… Este hombre negro estaba ocupándose de sus asuntos y aquí viene la racista Jill y sus secuaces interrumpiendo su paz”.

Johnson le pidió a Araujo que “acabara con ella”.

Si bien Araujo afirma que la publicación amenazante estaba en “UN GRUPO PRIVADO EN FACEBOOK”, los comentarios en realidad aparecen en sus dos páginas públicas de Twitter. Es contra la ley (pdf) en Florida amenazar a cualquier persona a través de las redes sociales, incluidos Facebook y Twitter.

“No hace falta decir que el acoso, el asalto y las amenazas creíbles de violencia son delitos en el estado de Florida, independientemente de la motivación política”, dijo la secretaria de prensa del gobernador de Florida, Ron DeSantis, Christina Pushaw, a The Epoch Times. “Varios miembros de la junta escolar de Florida, incluidos demócratas y republicanos, han informado que han recibido amenazas y hostigamiento de activistas de ambos extremos del espectro político. Esto está mal, y cualquier persona que sea víctima de un delito debe denunciarlo a su departamento de policía local”.

Se enviaron capturas de pantalla de las publicaciones potencialmente amenazantes e información de las cuentas de las redes sociales al departamento del alguacil.

También se le informó al alguacil que varias personas, incluido un estudiante del condado de Flagler llamado Jack Petocz, están “organizando una protesta dirigida por estudiantes” que tendrá lugar en la reunión del consejo escolar del 16 de enero. Según la publicación de Petocz en Twitter, está aceptando donaciones del libro de Johnson que planea distribuir en la reunión.

Captura de pantalla de una publicación, del 13 de noviembre de 2021, en Twitter sobre una protesta organizada por el estudiante del condado de Flagler, Jack Petocz, para distribuir copias del libro de Johnson. (Jessico Bowman)

“Aquí está la cuestión, tan pronto como uno de ellos le pasa uno de estos libros a un niño, está violando la ley federal”, dijo Woolbright. “Dar ese libro a niños menores de 16 años, viola la ley federal”.

“La policía de Florida es perfectamente capaz de responder a los delitos en Florida”, dijo Pushaw, “y estamos seguros de que la Oficina del Sheriff del Condado de Flagler podrá investigar y responder de manera apropiada”.

Monica, una madre en el condado de Flagler, también presentó una denuncia al departamento del alguacil.

“Descubrí que había libros en la biblioteca que eran completamente inapropiados, particularmente este llamado ‘Todos los niños no son azules'”, dijo Monica a The Epoch Times bajo condición de anonimato. “Así que compré el libro. Había visto extractos de él y lo inapropiados que eran, pero quería ver por mí cuenta, no solo los extractos en sí, sino lo que vino antes y después de ellos. Es realmente inapropiado. Es impactante que este libro esté en la biblioteca de una escuela y, de hecho, va en contra de la ley de Florida que esté disponible para niños sin el consentimiento de los padres”.

Mónica presentó su informe al Departamento del Alguacil del condado de Flagler el 15 de noviembre. La madre dijo que el nombre del agente que tomó la denuncia, que aparece en el informe mismo, es “A. Pierre”.

“No estaba contento con eso”, dijo Monica. “Me dijo que no podía presentar la denuncia. Que tenía que ir a la encargada de recursos de la escuela porque es un asunto interno”.

Mónica le dijo al oficial que debido a que siente que es una violación a las leyes de obscenidad de Florida, es un asunto legal y su responsabilidad era presentar el informe.

Monica también le dijo al asistente del Alguacil que la gente planeaba distribuir copias del libro ofensivo en la reunión de la junta escolar del 16 de noviembre. “Eso también es ilegal, distribuir contenido sexual a niños menores”, le dijo.

“Los padres tienen derecho a oponerse a que sus hijos estén expuestos a contenido explícito como este, porque los padres tienen derecho a tomar decisiones sobre la educación de sus propios hijos”, dijo Pushaw a The Epoch Times. “La sesión especial de esta semana fortalecerá las protecciones de los derechos de los padres y empoderará a los padres de estudiantes de escuelas públicas en Florida”.

“Es digno de mención que el memorando del Departamento de Justicia (DOJ) se emitió en respuesta a la carta de la Asociación Nacional de Juntas Escolares (NSBA) al presidente Biden el 29 de septiembre, en la que la organización culpaba explícitamente a los opositores de la teoría crítica de la raza y de los mandatos de enmascaramiento forzado”, dijo además Pushaw. “El encuadre de la carta de la NSBA sugiere que los padres que critican el adoctrinamiento radical de izquierda o se oponen a la política poco científica de amordazar a los escolares son especialmente peligrosos. La carta ignora el hecho de que los activistas liberales que apoyan la teoría crítica de la raza (TCR) y el enmascaramiento forzado han estado interrumpiendo las reuniones de las juntas escolares, acosando a los funcionarios electos con los que no están de acuerdo y amenazando a los miembros conservadores de las juntas escolares.

Sin embargo, Pushaw dijo que el memorando del DOJ “ignora convenientemente a los miembros conservadores de las juntas escolares y a los padres que han sufrido acoso y amenazas de la izquierda”.

“Este vergonzoso doble rasero se ha establecido durante algún tiempo”, señaló Pushaw. “Las protestas violentas de izquierda son aceptables para los liberales, pero los padres que protestan contra la agenda progresista son calificados como posibles ‘terroristas domésticos’ que deben ser intimidados para que guarden silencio”.

Johnson respondió a The Epoch Times, diciendo: “¿Qué cree la gente exactamente que va a hacer la periodista Keke Araujo? Es una escritora. Nosotros ‘acabamos’ con la gente con nuestras palabras. Cualquiera con comprensión lectora puede ver que el tuit al que respondí no era amenazante. Keke dijo que iba a escribir sobre ella y yo le dije que lo hiciera. Así que sólo es otro intento de tirar piedras (como presentar una denuncia penal contra mi libro en contra de la política de su propio consejo) y luego tratar de esconder las manos cuando la gente a la que atacas responde. He explicado varias veces por qué este libro es apropiado para los adolescentes. Los adolescentes experimentarán muchas de las mismas cosas que yo viví. Mi libro no es lo que les perjudica. Fingir que no están experimentando estas cosas en el mundo real y luego eliminar los recursos que pueden ayudarles es lo que les perjudica”.

A pesar de las leyes de Florida sobre obscenidad, Johnson dijo que “el esfuerzo de Woolbright es incorrecto porque ella no tiene derecho a negarle a los adolescentes y a otros padres que quieren el libro el derecho de acceder a él. Punto”.

Cuando se le preguntó si había revisado las leyes de obscenidad de Florida, Johnson dijo: “Yo lo he hecho tan bien como mis abogados”.

The Epoch Times también se puso en contacto con la superintendente de las escuelas del condado de Flagler, Cathy Mittelstadt, en busca de comentarios. Ella no respondió.

The Epoch Times cubrirá los desarrollos en la reunión de la Junta Escolar del Condado de Flagler el 16 de enero.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS