Ministro de Asuntos Exteriores japonés expresó sus “serias preocupaciones” en llamada con homólogo chino

Por Frank Yue
07 de Abril de 2021
Actualizado: 07 de Abril de 2021

El ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Toshimitsu Motegi, se enfrentó a su homólogo chino, Wang Yi, en una conversación telefónica sobre diversos temas, días antes de que el primer ministro, Yoshihide Suga, visite Washington para estrechar los lazos entre Japón y Estados Unidos el 16 de abril.

El 5 de abril, Toshimitsu Motegi criticó el comportamiento de China en las aguas en disputa, en Xinjiang y en Hong Kong en una conversación telefónica de 90 minutos con Wang Yi.

Al tiempo que confirmaba con Wang la importancia de contribuir a la región y a la comunidad internacional, Motegi expresó sus “serias preocupaciones” por la invasión de las islas Senkaku (también llamadas islas Tiao-yu en Taiwán e islas Diaoyu en China continental) por parte de la Guardia Costera china, el mar de China Meridional, Hong Kong y la situación de los derechos humanos en Xinjiang durante la conversación, más larga de lo esperado.

Sin embargo, del lado chino, Wang Yi dijo que las cuestiones relacionadas con Hong Kong y Xinjiang son asuntos internos de China, esperando que Japón no se deje llevar por los países que se oponen al Partido Comunista Chino (PCCh).

Japón no debe estirar la mano “demasiado”, dijo.

El martes, solo un día después, un grupo de legisladores de varios partidos sobre derechos humanos pidió en su reunión inaugural una ley que permita sancionar las violaciones de los derechos humanos.

Akihisa Nagashima, legislador del LPD, dijo en la reunión que se están cometiendo graves violaciones de los derechos humanos en todo el mundo. “El mundo se está centrando cada vez más en cómo responderá Japón, cuya constitución hace hincapié en los derechos humanos”, añadió Nagashima.

El secretario jefe del Gabinete, Katsunobu Kato, también expresó que Japón debe evaluar constantemente la necesidad de su propia ley de sanciones en una sesión informativa en Tokio.

En la actualidad, Japón carece de un marco legal para imponer sanciones a los abusos de los derechos humanos.

Es raro que Japón critique públicamente a China, especialmente en materia de derechos humanos. Durante décadas, Japón ha mantenido prudentemente su relación con el régimen comunista, sin provocar que su vecino —la mayor nación comercial de Japón— se enfurezca.

Sin embargo, el gobierno japonés se muestra cada vez más decepcionado y crítico con las prácticas del PCCh en Xinjiang, Hong Kong y en las aguas en disputa.

El 1 de febrero de este año entró en vigor la controvertida ley de guardacostas de China, que autoriza a sus fuerzas de seguridad marítimas a abrir fuego contra los buques extranjeros si es necesario.

Jun Tsuruta, profesor asociado de Derecho Internacional en la Universidad Meiji Gakuin, cree que la Guardia Costera China supone un reto para Japón porque China no ofrece una definición clara de sus aguas jurisdiccionales en sentido geográfico, según un artículo publicado el 6 de abril en The Japan Times.

Sospecha que “China está haciendo reclamaciones bajo su propia interpretación de las zonas marítimas más allá de lo que establece la CNUDM” y considera que la Guardia Costera de China es una agencia de aplicación de la ley marítima y también una agencia militar después de examinar el texto de la ley en detalle.

La CNUDM es la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

El 4 de abril, el Ministerio de Defensa de Japón declaró que el día anterior, el portaaviones chino Liaoning navegó entre las islas de Okinawa y Miyakojima y se adentró en el sur del Océano Pacífico, la primera vez que un barco chino cruza las aguas desde abril del año pasado.

El 16 de marzo, el secretario de Estado de EE. UU., Antony J. Blinken, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, visitaron Japón y mantuvieron una reunión ministerial 2 más 2 con el ministro de Asuntos Exteriores japonés, Toshimitsu Motegi, y el ministro de Defensa, Nobuo Kishi, en Tokio.

En la reunión, ambas partes reconocieron que el comportamiento de China, cuando no es coherente con el orden internacional existente, presenta varios retos para la alianza entre Estados Unidos y Japón y la comunidad internacional, y expresaron su grave preocupación por la ley de guardacostas de China.

Japón es el primer destino de los viajes al extranjero de los secretarios estadounidenses de la Administración Biden.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS