Gatito maltrecho celebra una increíble recuperación a fuerza de muchos cuidados y amor

Por La Gran Época
04 de Julio de 2019 Actualizado: 05 de Julio de 2019

Un grupo de rescate encontró a un gato herido y lo llevó a un refugio de la zona. La cara del gato lo decía todo; tenía los ojos bizcosos e hinchados y una cara triste y fruncida. Sin embargo, no todo estaba perdido. 

El día en que Nutmeg fue llevado al refugio de animales, tenía una herida en el cuello y requirió ayuda inmediata. Fue entonces cuando Kenosha Forgotten Friends intervino.

“Lo llevaron inmediatamente del refugio al Hospital de Animales de Kenosha, donde el Dr. Carlisle estaba esperando para examinarlo”, según dijo el grupo de rescate a Love Meow.

Ellos creían que era el gatito que la gente había estado alimentando por un año. “Desapareció por un tiempo y luego reapareció herido”, le dijo Kenosha Forgotten Friends a Love Meow.

Antes que el veterinario pudiera hacer la cirugía en Nutmeg, él tuvo que ser tratado por una infección e hinchazón. El personal le inyectó antibióticos. Dos cirugías fueron necesarias para cerrar la herida en el cuello de Nutmeg, y estas fueron seguidas por múltiples tratamientos con láser.

Las pruebas también revelaron que Nutmeg dio positivo para el virus de inmunodeficiencia felina (FIV+).

“¡Pero sabemos que eso no lo detendrá! El FIV solo se transmite a través de heridas de mordida profundas, así que puede vivir con otros gatitos que son tan tiernos como él”, explicaron al mismo medio.

El personal notó rápidamente que Nutmeg era un gato suave y apacible. No parecía molestarse cuando lo bañaban o cuando le aplicaban los tratamientos.

Inclusive se quedó dormido mientras ronroneaba durante su primer tratamiento con láser. ¡Inmediatamente todos quedaron enamorados de este dulce gatito!

No tomó mucho tiempo para que Nutmeg se diera cuenta de la rutina del veterinario también; él mismo se subía a la mesa y se echaba en posición para el tratamiento por su propia cuenta. Nutmeg se veía mejor y más sano cada día que pasaba.

“Es muy dulce y considerando a pesar de todo lo que ha pasado”, compartió el grupo de rescate.

Cuando lo bañaban Nutmeg no ponía resistencia y se dejaba hacer todo lo que sus cuidadores querían.

Cada vez mejoraba el semblante, hasta tener el rostro más feliz.

Todos los días mostraba a sus cuidadores todo el agradecimiento que tenía para ellos por haberlo rescatado.

Además consiguió muchos admiradores, que iban a visitarlo al refugio de animales.

Luego de unos meses, Nutmeg fue adoptado, y se acurrucó y ronroneó a su nueva dueña.

“Nutmeg se sentó en el regazo de su madre adoptiva durante un rato ronroneando y acurrucándose, luego saltó al regazo de su voluntario favorito como si dijera gracias pero estoy en casa ahora, y luego fue directamente a su nueva mamá”, dijeron los de Kenosha Forgotten Friends. “Fue un día muy emotivo para todos, ya que lo extrañaremos”.

En su nuevo hogar, ahora Nutmeg tiene un hermano, Frankie, con quien comparte una cama enorme.

La madre adoptiva de Nutmeg le dijo a Love Meow: “Ha recorrido un largo camino y está recibiendo todo el amor y la atención que merece”.

“Haber sido parte de su viaje desde el primer día, hace poco más de dos meses, cuando estaba cerca de la muerte, y verlo hoy con su nueva madre, es muy gratificante y nos recuerda por qué hacemos lo que hacemos”, escribió el grupo de rescate en Facebook.

Si las fotos recientes no son prueba suficiente, ¡Nutmeg ahora tiene todo lo que un gatito podría pedir!

Mira el video a continuación:

¡Miras las cosas extrañas que hace tu gato!

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS