Modelo australiana con síndrome de Down debuta en la pasarela, quiere mostrar “lo hermosa que soy”

Por Catherine Bolton
20 de Mayo de 2020
Actualizado: 20 de Mayo de 2020

Cuando Katie Harris, residente en Nueva Gales del Sur, Australia, de 24 años de edad, hizo su primer desfile en solitario por la pasarela de Sydney, logró un sueño de hace mucho tiempo y, en el proceso, se convirtió en una visible defensora de la diversidad y la inclusión en la comunidad del modelaje.

Harris, que es entrenada por Krysta Heath, Miss Planeta Australia 2018, tenía un mensaje que quería compartir con el mundo cuando hizo su debut en la pasarela: “mostrar al mundo lo hermosa que soy”, dijo.

(Cortesía de Redbelly Photography)

Fue el momento justo cuando Harris le reveló a su madre que soñaba con convertirse en modelo; un par de adolescentes de Bega Valley, en la costa sureste de Nueva Gales del Sur, se habían dado cuenta de que había muy poca conciencia sobre la discapacidad en el modelaje y decidieron hacer su propio espectáculo.

El Disability Trust NSW se unió a la iniciativa y Katie fue una de las 19 modelos elegidas para el espectáculo.

(Cortesía de Tracey Harris)

“Soy hermosa por dentro y por fuera y quiero convertirme en modelo para que la gente pueda ver realmente quién soy”, dijo Katie en una publicación de Facebook de Disability Trust.

La industria del modelaje tiene sus estándares, nos gusten o no, y hacerse notar y tener éxito no es una garantía ni siquiera para ellos, mucho menos para alguien como Harris, con una discapacidad. Esos desafíos se han cumplido en los últimos años. Otra modelo australiana con síndrome de Down, Madeline Stuart, ha sido líder en ese campo desde hace algún tiempo.

(Cortesía de Tracey Harris)

Stuart, que ha tenido un gran éxito en la industria desde que comenzó a modelar, dice que todavía hay una gran diferencia salarial entre las modelos que tienen alguna discapacidad y las que no tienen ninguna, según informó la cadena australiana ABC News. No obstante, Stuart ha hecho importantes progresos, habiendo recorrido 120 desfiles diferentes en todo el mundo y habiendo creado su propio estudio de danza para personas con discapacidad, así como su propia marca de moda.

Sin embargo, a pesar de todo ese éxito, Stuart todavía no ha podido encontrar una agencia de modelos convencional para contratarla.

(Cortesía de Redbelly Photography)

Para Harris, todavía una joven aspirante a modelo, el estigma de tener síndrome de Down no la ha detenido; ha sido elogiada por su autenticidad mientras camina por la pasarela, algo que, según su entrenadora Heath, atrae la atención en la industria de la moda.

Los que están viendo los desfiles de moda pueden “oler a una impostora a una milla de distancia”, dijo, una realidad que ella cree que le da a alguien tan genuino como Harris la oportunidad de brillar en la pasarela.

“Ser tú misma es lo que te hace bella”, añade.

(Cortesía de 700 500 Photography)

Un sentimiento similar fue repetido por la madre de Madeline Stuart al hablar de lo que las modelos con síndrome de Down pueden aportar a la comunidad, especialmente cuando vemos cómo el movimiento de positividad corporal está influyendo en el modelaje y la moda.

“Lo que tienen en el corazón lo muestran exteriormente, que es algo de lo que todos podríamos aprender”, dijo la Sra. Stuart. “[Madeline] no mira la edad o el peso o nada de eso; lo que ve es el corazón de alguien y cómo alguien la trata”.

“Todos se sienten cómodos a su alrededor porque pueden ver que es pura y que solo quiere amarlos y ser su amiga”.

(Cortesía de Tracey Harris)

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Esta chica solitaria y acosada recupera su autoestima al asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS