Dir. de Salud de Florida advierte sobre nuevas vacunas contra COVID indicando “muchas señales de alarma”

Por Naveen Athrappully Author
10 de Septiembre de 2023 10:26 PM Actualizado: 11 de Septiembre de 2023 9:51 AM

El director de salud de Florida, el Dr. Joseph Ladapo, advirtió de que “no hay pruebas” de que las próximas vacunas contra COVID-19 sean seguras para los seres humanos y sugirió que sería mejor no vacunarse.

“Todos sabemos que hay una nueva vacuna que está a la vuelta de la esquina, [una] nueva vacuna contra COVID-19 de ARNm. Y esencialmente no hay pruebas ‘para ello. No se ha realizado ningún ensayo clínico en seres humanos que demuestre que beneficia a las personas, no se ha realizado ningún ensayo clínico que demuestre que es un producto seguro para las personas. Y no solo eso, sino que hay un montón de señales de alarma”, dijo el Dr. Ladapo el jueves durante una conferencia de prensa con el gobernador Ron DeSantis.

No está claro a qué vacuna se refería el Dr. Ladapo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., la vacuna contra COVID-19 de 2023-24 estará disponible a partir de mediados de septiembre.

Tanto Moderna como Pfizer están desarrollando vacunas para múltiples variantes de COVID-19. Pfizer afirmó recientemente que su vacuna actualizada proporcionaba protección contra la cepa BA.2.86 y otras variantes de rápida propagación en un ensayo realizado en animales. La vacuna de Moderna contra la cepa BA.2.86 ya se ha probado en seres humanos. Ambas empresas también tienen previsto lanzar nuevas vacunas contra la cepa Omicron XBB.1.5.

En la rueda de prensa, el Dr. Ladapo señaló algunos de los problemas de seguridad de las vacunas contra el ARNm COVID-19 e indicó que la gente no debería tomar las nuevas vacunas si no se siente segura de sus efectos.

“Así que algo de lo que no se oye hablar mucho … hay múltiples estudios ahora de todo el mundo, Brasil, Australia, Estados Unidos que muestran que con el tiempo estas vacunas, estos productos de ARNm COVID-19 en realidad aumentan las posibilidades de contraer COVID-19.”

“Eso no es normal y, por desgracia, vas a tener gente que va a salir en la televisión y tratar de explicar por qué usted debe estar cómodo con tomar un producto que en última instancia, al igual que sus predecesores, aumenta su probabilidad de contraer algo.”

El Dr. Ladapo pidió a la gente que tomara decisiones basadas en su “resonancia de la verdad” en lugar de depender de “personas muy educadas que te dicen lo que debes pensar.”

“Cuando intentan convencerte de que te sientas cómodo y estés de acuerdo con cosas que no te hacen sentir cómodo y no te parecen cosas con las que deberías estar de acuerdo, eso es una señal… Y te animo y desde luego te ruego y espero que lo escuches porque te servirá de algo”.

En un estudio realizado entre enero y julio de 2023 en el que se analizaron datos de 33 prisiones del estado de California, se descubrió que los individuos que recibieron las nuevas vacunas de refuerzo contra COVID-19 tenían más probabilidades de contraer la enfermedad en comparación con los que no las recibieron.
La tasa de infección entre el grupo que recibió las vacunas de refuerzo bivalentes fue del 3,2 por ciento, superior al 2,7 por ciento entre los no vacunados.

A finales del mes pasado, los CDC admitieron que la nueva cepa BA.2.86 puede causar infección incluso entre personas que se han vacunado previamente contra COVID-19.

“El gran número de mutaciones de esta variante hace temer un mayor escape de la inmunidad existente por vacunas e infecciones previas en comparación con otras variantes recientes”, señaló la agencia en su evaluación.

Lesión cardiaca, partículas de ARNm en el cuerpo

Durante la conferencia de prensa, el director de salud de Florida también afirmó que las vacunas de ARNm COVID-19 “realmente causaron lesiones cardíacas en muchas personas.”

“Y la magnitud de esa lesión cardiaca, va más allá de la miocarditis que lleva a la hospitalización. Lo llamamos miocarditis subclínica. Su importancia clínica es realmente desconocida. En un mundo perfecto, esperemos que no sea un gran problema, pero no lo sabemos”, dijo.

Una trabajadora médica prepara la vacuna COVID-19 después de la etapa de descongelación fuera del Centro Médico UCI, en Orange, California, el 16 de diciembre de 2020. (John Fredricks/The Epoch Times)

La miocarditis es una inflamación del corazón y es una enfermedad grave que puede conducir a la muerte.
“No es seguro y es verdaderamente irresponsable que la FDA, los CDC y otros estén defendiendo algo así cuando no conocemos sus implicaciones”, dijo el Dr. Ladapo.

“Probablemente sean del orden de tres a cinco por ciento las personas que tienen pruebas de ello. Quizá sea incluso mayor. Es totalmente irresponsable promover algo así”.

A principios de este año, un miembro del ejército denunció que se había producido un aumento de la tasa de miocarditis en el ejército en 2021 tras la introducción de las vacunas contra COVID-19. El mes pasado lo hizo público.

En una entrevista con el Epoch Times, el teniente Ted Macie, oficial en servicio activo del Cuerpo de Servicios Médicos de la Armada, citó datos del Pentágono para mostrar que el diagnóstico de miocarditis aumentó en más de un 130,5 por ciento en 2021 en comparación con la media de casos de 2016 a 2020.

El diagnóstico de embolia pulmonar, coágulos de sangre en los pulmones, y disfunción ovárica también se disparó.

En la rueda de prensa, el Dr. Ladapo citó otro estudio publicado recientemente que demuestra que la proteína spike en las vacunas de ARNm “aparentemente parece quedarse flotando en el cuerpo durante meses. Hay un estudio reciente que demostró que era detectable seis meses después en algunas personas.”

Impulso de la vacuna, mandatos por el COVID-19

La advertencia del Dr. Ladapo contra las vacunas de ARNm se produjo mientras la Casa Blanca declaraba en una hoja informativa del 8 de septiembre que el gobierno de Biden tiene la intención de que los ciudadanos estadounidenses reciban vacunas actualizadas este otoño, “animando a los estadounidenses a usarlas.”

Personas con mascarillas protectoras caminan por la calle en Brooklyn, Nueva York, el 7 de octubre de 2020. (Chung I Ho/The Epoch Times)

“La Administración ha asegurado más de 170 millones de dosis de las vacunas contra COVID-19 actualizadas”, decía. “La Administración está lanzando un esfuerzo integral para asegurar que estas vacunas sean gratuitas, ampliamente disponibles y de fácil acceso para todos los estadounidenses”.

Mientras tanto, se especula con la posibilidad de que vuelva a entrar en vigor la obligatoriedad del enmascaramiento ante el aumento de casos de COVID-19. Algunos estados como Texas y Florida ya han aclarado que no se impondrá el enmascaramiento obligatorio en sus estados

“Incluso hoy en día, algunas partes de nuestro país están obligando a los niños a llevar máscaras en el aula”, dijo DeSantis durante una conferencia de prensa el 7 de septiembre. “Esos mandatos están [muertos a su llegada] en Florida, y vamos a proteger a los padres y los niños de esta histeria COVID perpetua”.

“Uno piensa que simplemente no volverán a intentar nada nuevo, y entonces siempre intentan inventar algo”, dijo el gobernador de Florida, refiriéndose a los políticos y funcionarios de salud que anteriormente habían presionado para imponer mandatos de vacunas y bloqueos.

“Si les das a estas personas una pulgada, tomarán una milla”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.