Mueren más de 724 bebés en Queensland y Victoria, en Australia, tras intentos fallidos de aborto

Por Daniel Y. Teng
13 de Junio de 2023 5:26 PM Actualizado: 13 de Junio de 2023 5:26 PM

Durante un período de 10 años, 724 bebés en Victoria y Queensland sobrevivieron a intentos fallidos de aborto, pero el personal médico los dejó morir, y los expertos advierten que ese número podría ser mayor dada la falta de datos en la mayoría de las jurisdicciones australianas.

Los senadores federales están investigando posibles leyes para regular cómo debe responder el personal médico cuando los bebés sobreviven a los intentos de aborto tardíos.

“Existe una necesidad apremiante de una ley federal que brinde la misma protección a los bebés nacidos vivos después de un aborto…”, escribió la profesora Joanna Howe en una presentación a la investigación del Senado sobre el Proyecto de Ley de Derechos Humanos (Protección de Niños Nacidos Vivos) 2022 (pdf).

“En Queensland, por ejemplo, las pautas para la terminación del embarazo dejan en claro que no se debe proporcionar atención médica (ya sea cuidados paliativos o tratamiento para salvar la vida) a un bebé que sobrevive a un aborto”.

Según los datos presentados a la investigación, entre 2010 y 2020, Queensland registró 328 casos de este tipo, mientras que Victoria registró 396.

Lily Sage Weinrieb mira un molde de mano que hizo para un padre que sostenía la mano de su bebé muerto en la ciudad de Nueva York, el 27 de abril de 2020. (Misha Friedman/Getty Images)

Datos incompletos sobre muertes

Los datos de otros estados y territorios estaban incompletos, con un caso registrado en Nueva Gales del Sur (el estado más poblado de Australia) y otro en el Territorio del Norte.

El caso del Territorio del Norte involucró una investigación del forense del año 2000 sobre Jessica Jane, una bebé nacida viva y dejada en un plato de metal para riñones, revisada regularmente por una enfermera, pero sin ningún cuidado adicional, durante 80 minutos antes de morir.

En Nueva Gales del Sur, un bebé fue “abortado” y metido en una bolsa médica mientras aún respiraba en el Hospital Westmead.

“Parece haber una ausencia total de la responsabilidad, y mucho más de la humanidad común, por parte de aquellos que deberían haber soportado la carga de tratar con el niño”, dijo la forense estatal adjunta, Janet Stevenson, en su informe.

Personas caminando frente a la entrada principal del Hospital Westmead en Sydney, Australia, el 8 de septiembre de 2021. (Lisa Maree Williams/Getty Images)

La profesora Howe también advirtió que algunas madres no disponían de información adecuada sobre los abortos tardíos ni recibían asesoramiento.

Señaló un estudio a 1419 mujeres en el Journal of Obstetrics and Gynecology que encontró que el 75 por ciento de las encuestadas en su segundo trimestre tenían más probabilidades de seguir adelante con un embarazo, en comparación con solo el 10 por ciento en su primer trimestre.

“En algunos casos, es posible que se le haya dicho a la madre, a veces correctamente; lamentablemente, a veces incorrectamente, que el bebé será incompatible con la vida si llega a término”, dijo Wendy Francis, del Australian Christian Lobby, a los senadores del Comité de Legislación de Asuntos Comunitarios el 8 de junio.

“Se les anima, o ellas mismas lo deciden, a poner fin a la vida del bebé prematuramente para no tener que llegar a término”.

Francis también dijo que había interés en mantener vaga la información sobre el aborto.

“Si salieran a la luz las verdaderas estadísticas, los australianos estarían absolutamente conmocionados. Una de las razones por las que se ocultan las estadísticas sobre esta práctica en particular es que… la gente lo confunde con el tema del aborto, y no estamos tratando de confundirlo con el tema del aborto. Estamos hablando de un niño vivo”, dijo.

“En general, nos resulta muy difícil obtener estadísticas sobre el aborto. Una de estas razones es que hay algunos que se reclaman a través de Medicare, y hay algunos que son la píldora del día después, por lo que habría una cierta área gris con los números”.

“Señalización de valores”: Defensora del aborto

Los defensores del aborto se han opuesto a las nuevas leyes diciendo que limitarán los derechos de las mujeres.

“Perpetúa mitos y conceptos erróneos sobre la atención del aborto, lo que refuerza el estigma existente”, dijo la Dra. Catriona Melville, subdirectora médica del proveedor de servicios de aborto, Marie Stopes International.

“En su lugar, hay que apoyar la elaboración de directrices nacionales sobre el aborto clínico, que, de hecho, están actualmente en curso”, les dijo a los senadores.

Mientras tanto, el director de la Asociación de Salud Pública, Terry Slevin, escribió en la primera línea de su presentación: “Esto no es Estados Unidos”.

Slevin dijo que el proyecto de ley propuesto se hizo eco de la “política desesperada y mortal de negar la libertad reproductiva de las mujeres y los derechos a una atención médica segura que ocurre en algunas partes de Estados Unidos. No tiene cabida en nuestro país”.

Continuó calificando al proyecto de ley como un ejercicio de “señalización de valores”, diciendo que el proyecto de ley no debería consumir más tiempo del Senado.

Bajo el mandato del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, se firmó una orden ejecutiva instruyendo al gobierno federal a proteger los derechos de los recién nacidos, ya sea extremadamente prematuros o con discapacidades. El actual presidente Joe Biden derogó la orden una vez en el poder.

Sin embargo, tras el fallo de la Corte Suprema de EE.UU. en el caso Dobbs vs. Jackson, los líderes políticos pro-vida en todo EE.UU. continúan presionando para restringir las prácticas de aborto.

Por ejemplo, en Alabama, Mississippi y Luisiana, las prácticas de aborto han sido completamente prohibidas, mientras que, en Georgia, el aborto está prohibido después de que se haya detectado un latido fetal, lo que generalmente ocurre alrededor de las seis semanas.

Profesor: El aborto posparto es un asesinato

El profesor adjunto Johnny Sakr, de la Universidad de Notre Dame, en Australia, dijo que los niños nacidos deberían tener los mismos derechos que cualquier otra persona.

“Negarse a brindar atención médica a un niño que nace vivo equivale a permitir que una persona sea asesinada, lo que justifica el cargo de homicidio. Homicidio, tal como lo define el Instituto Australiano de Criminología, es el asesinato ilegal a una persona”, dijo al Comité del Senado.

Mientras que la Dra. Bernadette Tobin, directora del Plunkett Center for Ethics, apoyó el proyecto de ley diciendo: “Cualquiera que sea la historia pasada de lo que sea que haya causado esa circunstancia, a ese pequeño ser humano se le debe el tipo de atención que se le debe a cualquier bebé prematuro”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.